lunes, 29 de diciembre de 2008

Karaoke night

A mí me gusta el karaoke y qué chingaos.
¿Soy una cantante frustrada? Sí, pero ni tanto. Ya tuve mi oportunidad sobre el escenario. Fue chido mientras duró. Ahora sólo me quedan estos desahogos periódicos en los cuales desbordo todo mi talento vocal y artístico.
Nuestras noches de karaoke van más o menos así:


O sea, todos cantamos, no nomás la Marce. Así de talentosos somos, sobre todo la Shelle y yo que cuando unimos nuestras voces nos sale una muy chida.
Claro que no sólo nos dedicamos al bel canto:


Y también bailamos.


Imitamos gente.


Y nos ponemos románticos.


En unos cuantos días, cada quien para su rancho.
Siempre es difícil esperar por otro año para volvernos a ver.

Vísperas

Me caen gordas las vísperas de lo que sea. Y más gordo me cae ese espacio entre el 25 de diciembre y el primero de enero. Es como que tiempito muerto.
Si estás trabajando, nomás no te reajustas a ir un par de días al jale y luego empachangarte para luego regresar y volverte a empachangar.... ¿qué vida es esa? ¿qué clase de productividad se puede esperar de una persona en completo desequilibrio etílico?
Yo por eso no trabajo y no me desequilibro.
Me mantengo ebria.
Anoche estuve en ese punto delicioso en que estás lo suficientemente sobrio para darte cuenta de todo lo que pasa y lo suficientemente ebrio para que se te disculpen las pendejadas que haces.
No hice muchas pendejadas más de las que hago cuando estoy sobria, por cierto. Ni siquiera me le eché encima a la pirujita que le estaba sacando plática a Fefé. Me divirtió la pobrecita. Sobre todo porque no sabía lo que se le venía encima preguntándole a Fefé su nombre.
Es lindo también que la gente se ría mucho, contigo, de ti, a costa tuya, qué tiene.
Llegando a casa también estuve en otro estado que me encanta: en la cama, viendo cómo el techo da vueltas pero sabiendo que la cama está fija al suelo y que con cerrar los ojos sólo queda un sueño profundo y relajado por delante.
Demasiado relajado por cierto. Me la pasé soñando que tomaba agua y que iba al baño, todo el pinche sueño. O sea, la cruda. Y aunque tenía el vasote de agua junto a mi cama, no me podía despertar a tomarlo de lo profundamente dormida que estaba. Ni ir a hacer pipí.

Me queda el resto del año para mantenerme saludablemente peda y luego a trabajar en los proyectos pendientes.

¿Les conté de mis regalos navideños?
Fue un empate. Justo. Ya era hora.
Fefé me regaló la tercera temporada de Northern Exposure (que no cuenta porque no estaba envuelta), el disco de Puño de tierra, el disco Fiesta y me pasó su Nokia E65 (que tampoco cuenta pero está muy chido y puedo conectarme al interné y bloggear y feisbuquear y todo y del cual sólo lamento la cantidad de veces que se me cayó "accidentalmente" de la cama cuando me enojaba con Fefé). También me regaló un dvd de episodios selectos del Chavo del Ocho. No entendí el chiste. Mi marido es un enigma. Y nomás por ese detalle, gané yo la confrontación.

Se acerca el fin del año lo cual significa únicamente que ya no será el Año de la Liebre Encabronada.
Seguiré chupando pues para dejarlo ir en paz.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Feliz Navidad y los mejores deseos.

Si yo pudiera tener sólo un deseo para navidad sería...


Lo mismo para ustedes, de todo corazón.

jueves, 18 de diciembre de 2008

Charles Dickens meet Las Vegas

No son las pedotas de las posadas, ni los pegajosísimos jingles navideños de la radio, ni las interminables transmisiones de películas de santa clós por la tele, ni los centros comerciales atascados...
Lo más más más bonito de la navidad, son los festivales escolares.

Como cada año, a mediados de diciembre me convierto en una madre que se sienta en la primera fila para disfrutar del espectáculo de lepes bailando bajo el influjo del alguna droga (es clarísimo) y con evidentes problemas psicomotrices.
Y me emociono.
Y lloro.
Ayer vi a Harry llevando los movimientos de su número musical en perfecto orden y sincronía con... alguien que no estaba ahí. Sus compañeros levantaban la varita, él la bajaba. Sus compañeros hacían círculos, él movía la varita de arriba a abajo. Me sentía yo tan orgullosota.
Luego William, disfrazado de Scrooge, que más parecía una mezcla de Santa Claus judío (si eso existe) con Dumbledore. Pero le salió retechido. Pensar que el año pasado le temblaban las piernas al hablar frente al público...
Cuando yo era niña no había presupuesto para festivales navideños, así que me ahorré la humillación. Y ya siendo bastante grandecita, yo mismita me arrojé a los brazos del arte (Já) y a la pasión por el teatro (Jájá).
Nos salió retebonito el Cuento de Navidad a nosotros también. Pero definitivamente no es lo mismo que lo hagan unos niños de 9 años a que lo hagan unos mostruos peludotes de 19. No es lo mismo. Pero es más divertido. Jojojo.

Me voy unos días y prometo traer noticias de The Thing... si es que aún existe.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Esta mañana compré un café en el Oxxo con el fin de tomármelo camino a todos los pendientes que tenía. Como estaba hirviendo, lo dejé reposar un rato. Cuando lo volví a probar estaba tibio. El café del Oxxo, cuando se entibia sabe... ¿cuál es el adjetivo apropiado?
Culero.
Ésa es la palabra adecuada. Y suena horrible pero no hay palabra que defina mejor el sabor del café del Oxxo cuando se entibia. Culero suena tan tan tan vulgar, pero un hecho tan nefasto que incluso a la más vulgar de las personas impresiona, sólo puede ser definido así.
Paradójicamente la palabra culero tiene su raiz en culo. Y díganme si no, culo es una palabra totalmente armónica, distinguida, elegante y musical. Cualquiera puede decirla sin agraviar a los otros.
¿Viste el culo de esa vieja?
Deseo darte una patada en el culo.
Me duele el culo.
No necesito tanto papel para mi culito.

Tan parecidas pero tan diferentes.


* * * * *

Hoy que iba por el periférico me tocó ver un choque culerísimo.
Ya me voy porque me duele el culo de tanto estar sentada frente a mi compu.

lunes, 15 de diciembre de 2008

Sing along

Estaba escuchando una rola el otro día y me acordé de todo el pedo del replaqueo aquí en Chihuahua.

Se las comparto:


Como Madame Bovary todos tenemos un amante por ahí,
Como Madame Butterfly, todos tenemos un suicidio en stand by
Como Madame Pompadour, ya no queremos continuar en este tour
Como Madame Recamier, nadie se acuerda del periódico de ayer
Esta ostentación grandilocuente
Napoleónica y mayúscula
No exige responsables y pagamos
Y no existe algún veneno para ratas
Que aprovechan su gobierno
Para hacer los agujeros que pagamos y pagamos ….
Como Madame Bovary tenemos deudas con el FMI
Como Madame Butterfly, te jode un gringo y no te dice ni good bye
Como Madame Pompadour, tanta miseria nos da un toque de glamour
Como Madame Recamier, al más payaso le decimos “canciller”.
Esta desmesura prepotente
Monolítica y nefasta
No merece comentarios pero el precio
Que pagamos es tan alto
Que la deuda, esa no nos la acabamos
Y pagamos y pagamos…
Esta desvergüenza chabacana
Delirante, analfabeta, desquiciada , sanguinaria,
Maquiavélica, grotesca, perfumada y apestosa,
Antropófaga , violenta que aguantamos y aguantamos…
Y aguantamos y aguantamos y aguantamos…
Hasta que ya no aguantamos más
Y que se vayan todos a la putísima madre que los remilreparió!!!

Me dio mucha risa.
Pero luego ya no.

Muchos muchos estamos en desacuerdo con los altos costos del replaqueo, y el desacuerdo no se debería quedar ahí, en mera explosión de impotencia o coraje.
Dicen que la soberanía reside en lo que nos queda de resistencia (que no es lo mismo que aguante, por cierto).
A resistir entonces.

sábado, 13 de diciembre de 2008

Twelve days of Christmas


Legion of Doom:

On the first day of Christmas, my true love gave to me...
Hi, my name is Brak!
On the second day of Christmas, my true love gave to me...
Two plus eight is ten...
Hi, my name is Brak!!
On the third day of Christmas, my true love gave to me...
Three reruns of "What's Happenin'?"...
Two plus eight is ten...
Hi, my name is Brak!!!
On the fourth day of Christmas, my true love gave to me...
Four quesadillas!
Three reruns of "What's Happenin'?"...
Two plus eight is ten...
Hi, my name is Brak!!!
On the fifth day of Christmas, my true love gave to me...
Leonard... Nimoy... Sings!!!!
Four quesadillas!
Three reruns of "What's Happenin'?"...
Two plus eight is ten...
Hi, my name is Brak!!!

El Fantasma del Espacio de Costa a Costa rifa.

jueves, 11 de diciembre de 2008

El tiempo transcurre irremediablemente.
Estamos en la cuesta final del año.
Mi rol materno me obliga a llevar a los hijos a ensayos de festivales navideños, comprar disfraces, hacer cadenitas de papel rojo, pagar cuotas para posadas, y una larga lista de etcéteras.
A causa de todos estos etcéteras, William ayer tuvo un ataque de estrés que se reflejó en un incidente de violencia doméstica enfocada a Harry. Nadie salió herido. A Harry lo divierte ver enojado a su hermano (de lo cual ya hablamos, gracias).

William tiene en sus manos el periódico escolar, pertenece al club de ajedrez y al equipo de fútbol de la escuela, está en periodo de exámenes y para el festival le asignaron el papel más importante de la obra teatral: Ebenezer Scrooge. Tenía sus motivos para estar alterado, sin embargo no hay nada que no cure un baño con agua caliente y/o la amenaza de un castigo. Optamos por lo primero.

Todo están bien ahora, excepto la actitud scroogchesca que William ha adoptado a la perfección.
¿Ya les conté que es un escéptico? Y de todo. Admitió el nacimiento de Jesús luego de leer algunos de sus libros (y de ver que peligraba su lista de regalos de navidad) pero a Santa no lo traga con nada. Y yo que son fans de las cursipelículas de Santas, sufro por ello. (Menos de la de Navidad S.A., qué pérdida de tiempo, qué desperdicio de dinero, qué pésimo guión... excepto por la escena en que los santacloses toman la cárcel con sus trajes rojos raídos y sus barbas blancas todas chorreadas).

Por cierto... ¿ya vieron Fred Claus? Jo, jo, jo. Cotorrón Vince Vaughn en su papel de hermano a la sombra de la fama de Santa Claus; Paul Giamatti como Santa con problemas de comedor de galletas compulsivo a causa del estrés; Kevin Spacey tratando de "cerrar" la navidad porque la demanda de juguetes ha cambiado, los tiempos también y hay que evolucionar; Kathy Bates, magnífica también como una de esas mamases sobreconsentidoras de una de sus criaturas. Y hay una escena de reuniones de Siblings Anonymous que es buenísima.

¿A qué iba todo esto? A que estoy viendo demasiada televisión, tal vez. No sé.

Ya. A que William no ve películas navideñas conmigo porque Santa Claus es una tontería, excepto por los regalos y hay que portarse bien porque al final de cuentas son mamá y papá los que te los dan. Harry difiere y dice que Santa sí existe porque cómo iban sus papás a comprar tantos regalos si son bien pobres... así. Qué otra prueba necesita.

Bueno... el caso es que se acerca la navidad y hay muchas cosas qué hacer todavía. Sí, pinchi fecha mercadotécnica, pero nos encanta, no nos hagamos: regalar, que nos regalen, comer harto, andar de posada en posada, tomar ponche con piquete, las reuniones familiares, las reuniones de amigos que hace mucho no se ven... siempre hay alguito, habría que disfrutarlo todo el año, pero nos falta el soundtrack navideño de fondo.


Psss... Entre más vieja, más cursi, en caridádedios.



miércoles, 10 de diciembre de 2008

¿No desearían haberse quedado este día en casa, en pijamas, salir de la cama sólo por un café o un chocolate caliente, regresar a las tibias cobijas y ver una película?

Mmmmm... *sigh*

Bueno, suerte con eso.

Voy a mi cama a ver la tele y tomarme mi café.

martes, 9 de diciembre de 2008

Estrés decembrino

Comienza mi época de estrés anual.
Ya no me preocupa portarme bien para que Santa me traiga regalos.
Ahora tengo que portarme lo suficientemente mal para que me den lo que quiero.
Y ahí reside el asunto de mi estrés.
El pinche asunto de los regalos.

Fefé y yo estamos en competencia perpetua.
Él no lo sabe, nomás yo.
Cada año hay que hacer sufrir al otro con los mejores regalos. ¿Sufrir? Claro. Le tocan los mejores regalos así como la humillación de no haber estado a la altura de las circunstancias.

He perdido 10 años. Gané uno, hace dos años, en el que recibí un baby doll rojo. Me lo pongan como me lo pongan, o me lo quiten, un baby doll no es un buen regalo de navidad. Ni con lucecitas y gorrita de santaclós.
Sin embargo, el año pasado recuperó su racha ganadora.

Anoche pensaba qué le podía regalar y viendo el concierto de Dudamel por la tele, me dije, ya sé, el disco Fiesta. Regalazo, qué bárbaro, hasta que recordé que ese disco lo quiero yo, no él (wink, wink, ¿me estás leyendo, Fefé?).

Es terrible, terrible enfrentarme a la derrota nuevamente.
Se aceptan sugerencias, porque disfrutar de mis megachingones regalos de cada año, no repara el profundo impacto de la pérdida en la competencia.

lunes, 8 de diciembre de 2008

Memorias de mis gordas golfas

M tiene un marido adorable, unas hijas hermosas, una casa preciosa, un buen trabajo y un canco bien ponedor.
Éste último lo tiene en otra ciudad, a la que tiene que viajar con frecuencia por motivos laborales.
Pero todo chido, en balance perfecto.
Amor, amor, sólo al marido.
El otro es mera necesidad, sexual, de ego, aburrimiento, lo que quieran. No hay nada entre él y ella. Por nada, la mujer quiere decir amor.
La vi hace unos días y nos contó que hay problemas en casa, con su pareja. Gruesos.
Sin embargo, no es a causa de su canco.
Hay una mujer, una amiga, que no es ella, en la vida de su esposo.
Él dice que no hay nada, que no ha pasado nada entre ella y él. Por nada el hombre quiere decir sexo.
El dolor de M reside en que él ha salido con la amiga (¿los hombres tienen amigas?) al cine, a cenar, a tomar un café y cuando M lo invita a salir, él no quiere.
El miedo de M reside en la posibilidad de que él quiera a alguien más.
Él dice que ella no puede entender que la amiga sea solamente eso, una amiga.
M definitivamente no lo entiende.
Como él no entendería, si supiera, que el canco es solamente eso, un canco.

Esto me recuerda algo que leí en el blog de Verónica Maza.
Los celos prehistóricos. El hombre cela porque nunca está seguro de que el fruto del vientre materno sea suyo. Que se enamore de otros, pero que no coja con nadie más. La mujer cela porque no quiere que el proveedor se enamore de alguien más y se vaya a otra cueva. No importa que se coja a otras, mientras no se vaya de su lado.
Algunas cosas han cambiado y otros se mantienen en los genes.

¿Y ahora qué?
¿En este caso es válido ponerse en lugar del otro o una cosa no se relaciona con la otra?
¿Qué paradigmas y estereotipos están estropeando la forma en que deberían funcionar nuestras relaciones?
¿Qué es válido y que no es en un contexto económico y social tan distino al del cavernícola?
¿Es posible hacer a un lado nuestro condicionamiento prehistórico para conseguir formas más ricas en nuestras relaciones?

jueves, 4 de diciembre de 2008

Ayer ejecutaron a alguien cerca de mi casa.
Hoy, a cinco.

Ya me tienen hasta la madre.

Además de todo, tenemos que soportar al pinche helicóptero dando vueltas sobre nuestras cabezas.
No sé a ustedes, pero a mí me dan pánico cosas de más de una tonelada volando encima de uno.
Ya ven que los "accidentes" ocurren.
Y no sólo me da pánico. También me da un pinche coraje escuchar a la madresota ésa, consumiendo combustible -pagado con nuestros impuestos- a lo loco, con el piloto -que tiene un salario gracias a nuestros impuestos- bien divertido y las autoridades más, haciéndose pendejos todos porque nadie se la cree que puedan agarrar a alguien dando vueltas en círculos en el lugar del crimen, dos, tres, cuatro horas después de ocurrido.
¿Qué nos queda?
Pues tragarnos el coraje, el miedo y la impotencia, aderezados por la visión de la sangre salpicada sobre una pared.
Espero que se quite para mañana. Mis hijos no la deben ver.

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Escribo sentada (a veces lo hago de pie, soy bien versátil), con una taza de café a mi lado y todavía en pijamas. Pero no importa porque son las ocho de la mañana y acabo de comenzar mi día. Estoy en pijamas y no importa porque ustedes no me ven y porque no pienso salir así. Cuando lo haga, en aproximadamente dos horas más, usaré un atuendo apropiado para la ocasión.
¿A qué viene esto?
El lunes andaba de compras y en el supermercado me encontré con dos chicas en pijamas. Eran las once de la mañana. Bueeee... me dije. Habránse acabado de despertar. Seguramente estudiaron mucho la noche anterior, se desvelaron y no tuvieron tiempo esta mañana de ponerse otra ropa.
Ayer fui a recoger unas fotos a una farmacia y me topé con otras dos chicas. Ambas con pijama y pantunflas. Era la una de mediodía. El dato curioso es que aunque no alcanzaron a cambiarse de ropa, sí traían el cabello muy planchado e iban bastante bien maquilladas, pero no lo suficiente para que no se notara que habían tratado de maquillarse al "natural".
¿Qué pasa con el mundo?
¿Cuándo les dieron permiso de salir a la calle en pijamas?
¿Desde cuándo se puede salir a la calle en ropa de dormir que nadie me ha avisado y me sería muy útil?
¿Por qué me molesta?
¿Será que estoy dejando la edad de la ñoñez para entrar a la edad de la ñorez?
¿Hay alguien más en este mundo que se sienta como yo?

lunes, 1 de diciembre de 2008

Emmm... mmmm...

Durante este fin de semana conseguí etiquetar tooooooodos los posts de éste, su blog amigo. Logré editar exactamente 612 posts. Si no me creen, siéntanse con la absoluta libertad de contarlos.
(No falta el cabrón: para ti... está bien, son 612 pero me faltaron tres por etiquetar... ¿estamos?)
A la derecha pueden encontrar las etiquetas.
Lo curioso fue que, aunque leí todas las entradas para poder etiquetarlas adecuadamente, no fue hasta que las vi bajo sus respectivos títulos que pude apreciar el paso del tiempo.
Empecé este blog en agosto de 2004.
William acababa de entrar a la primaria. Ya está en quinto grado.
Qué susto.
Pero es un susto lindo.
Lo que ha cambiado en estos años no ha hecho sino mejorar mi vida.
Lo que se ha mantenido...
No, no hay nada que se haya mantenido.
Los hijos crecieron, los amores también.
Otras decrecieron, incluso desaparecieron.
Y queda todavía mucho por aparecer.
Qué susto.
Pero es un susto lindo.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Instrucciones para hacer un papalote

¿Recuerdan que hacer un papalote era actividad obligada en los libros de la SEP de cada grado de primaria?

Las instrucciones han de recordarlas, van más o menos así: unir dos palitos de carrizo con hilo, sedal preferentemente, cubrir los carrizos con papel de china, enlazar retazos de tela a manera de cola y echarlo a volar.

Como una guía de ayuda para padres o futuros padres, les dejo aquí las instrucciones que Fefé y yo hemos desarrollado a lo largo de estos años para un mejor desempeño de las habilidades manuales de sus hijos (y de los padres por supuesto).


Versión materna

1. Buscar carrizos (what the...), si vives como yo en un lugar donde los carrizos no se encuentran ni tirados en la calle ni en ninguna tienda de la ciudad, es conveniente ir a comprar dos paletas payaso. Bueno, cuatro, uno nunca sabe si se puede ofrecer.

2. Comerse dos paletas Payaso.

3. Unir los dos palitos con el sedal (what the...), si como yo viven lejos del mar, usen estambre, no hay problema.

4. Apretar y apretar y apretar hasta que los palitos dejen de moverse.

5. Comerse las otras dos paletas Payaso.

6. Cubrir la estructura con papel de china.

7. Hacer la cola del papalote. Si como yo no tienen retazos de tela, pueden utilizar algún pañuelo o romper la orillita de una cortina.

8. Admirar la obra.

9. Tratar de volarlo y ver, ante la atónita y decepcionada mirada del infante, como se va contra el suelo con el papel de china hecho pedazos.



Versión paterna

1. Esperar hasta las 9 de la noche para mandarle a la madre un mensaje que dice "El retoño tiene que hacer un papalote y no encuentro carrizos." La madre pensará "Ah, pero qué inútiles son los padres, las madres no nos detenemos por esas nimiedades aunque terminemos re-usando (bien ecológicas) algunos elementos domésticos." Pero preferirá no contestar y espera a que el padre resuelva el problema porque ya es hora de que se ponga a hacer tarea con los hijos.

2. Salir corriendo a Soriana, o en el centro comercial de preferencia, a las 9:30 de la noche a encontrar un papalote para quitarle el plástico de encima y cubrirlo de papel de china, o sea, piratearse la obra ajena.

3. No encontrar papalotes porque no es la época y acelerar para poder llegar a Home Depot, o la ferretería de su preferencia, por listones de madera, serrucho, lijas, hule, pegamento para plástico y un carrete de hilo para papalotes.

4. Medir, serrar, lijar. Unir, pegar, cubrir. Hacer nudos de marinero, nudos simples, nudos de ocho, nudos gordianos. Enlazar, amarrar y apretar.

5. Llevar al infante a la cama, que se quedó dormido sobre la mesa, cansado y aburrido, porque el papalote fue terminado, sin su ayuda porque es muy peligroso, a las 2 de la madrugada.

6. Enseñarle a la maestra el papalote para que diga: No seguiste las instrucciones del libro. No te lo puedo revisar.



Conocimientos adquiridos
O se siguen las instrucciones, te ponen 10 y el papalote no vuela; o lo haces mejor, te esmeras, el papalote vuela pero te ponen cero.
¿Alguien sigue dudando de la eficacia y aplicación real de los contenidos de los programas de la SEP?

lunes, 24 de noviembre de 2008

Yo tuve un pogobol.

¿Ustedes tuvieron alguno de esos juguetes de fama inmediata y efímera?

El mío lo dejé descansando cómodamente frente al calentón y se deformó de un lado por el calor.

Nunca más volvió a brincar igual.

sábado, 22 de noviembre de 2008

La primera

Soñé que alguien moría pero no era Paty.
Hoy nos veríamos, hoy ya no estaría incapacitada y podríamos reunirnos.


Ésta es la primera muerte de alguien tan cercano a mí.
Es la primera muerte mía también, supongo.
Antes no había entendido el fin de los funerales y los velorios. Pensaba que a los muertos había que dejarlos solos y tranquilos, a lo mejor en una de ésas hasta se levantaban a vivir de nuevo, como dijo Sabines.
Pero el velorio no es para los muertos, es para los vivos, los que estamos ahí sentados en una capilla, frente al ataúd abierto, midiendo los pasos que nos separan del féretro, como midiendo también qué tan real queremos que se vea la muerte.
Sentados frente al ataún medimos también la presencia y la ausencia. Primero dejamos que el cuerpo invada nuestro espacio, como calculando cuánto de esa vida estaba presente en la nuestra. Luego la vamos soltando, de poquito a poco para que duela menos, imaginando lo que va a quedarnos ahora, cuidando de no confundir la vida, la muerte y los recuerdos.
Los muertos nos hacen un último favor, ahí quietecitos.
Patty tenía las manos sobre su pecho. Nunca me había fijado qué tan blancas y pequeñas eran sus manos.

Me sobrecogen los vivos.
Su madre, que en su dolor de madre sola con su única hija en un ataúd, todavía era capaz de consolar a los demás y decir: "Cuánto te quería, cómo hablaba de ti."
Su tía, que estuvo haciendo todas las llamadas ayer, repitiendo y llorando cada vez que debía decir "Paty se murió."
Ahora tengo yo que repetírmelo una y otra vez, mientras conjugo esa verdad con la imagen de su cuerpo en la caja.

No concuerdan.

Ella me enseñó hace ya muchos años la absoluta realidad de las palabras, frente a lo concreto que nada tiene por decirnos, y por lo mismo, ninguna verdad por revelar. Su cuerpo vacío no me dijo nada. Han sido las palabras por el teléfono las que me siguen tocando cuando me niego a aceptar su muerte.

¿Cómo puede morir alguien así? Debería estar prohibido.
Que dejen de respirar los que ya están muertos de antemano.

Con el entierro o la cremación, terminan por disiparse todas nuestras dudas. No hay más qué afrontar que ese puño de cenizas es lo que queda de la persona, enorme, generosa, invasiva, ruidosa.
Y ya no hay de otra. Ya no está más aquí.
Es irreversible y por lo tanto debe ser superable.
Lo es, más cuando sabes que la primera muerte, es la tuya propia y hay que aprender a admitirlas porque no será la última.
Al final, dijo Liliana, todos somos sólo un montón de tierra.

jueves, 20 de noviembre de 2008

William es el fundador y director del periódico escolar. Ya lleva dos números editados.
Apenas dos números y ya comenzó a recibir amenazas.
Es el oficio del periodista. Siempre al filo del peligro.
Las amenazas eran de Harry que no quería que se publicara el resultado del partido de fútbol que tuvieron contra otra escuela (10-0, en contra). La amenaza consistió en intimidar por medio del "no te voy a prestar mi videojuego". Pero William es fuerte y sus valores, firmes. Además él posee la concesión del Wii, mientras que Harry sólo los videojuegos.
El asunto se arregló sin derramamiento de sangre.



* * * * *
Y a propósito de sangre...
Siempre me llamó la atención la disposición de Harry de convertir cualquier objeto en arma de fuego. Me explico: en la casa nunca entraron los juguetes bélicos, pero ni falta que hicieron porque Harry tomaba un auto de su hermano y apuntaba. Lo convertía automáticamente en pistola. Ahora que participa en bailables escolares y representaciones cívicas, le ha tocado ser pueblo armado y me tiene muy preocupada la seriedad con la que actúa los disparos. Una prima me dijo que cuidado, que a lo mejor iba para sicario. Y esto me dejó todavía más preocupada, sobre todo con lo que leí hoy en el periódico:

José Reyes Baeza, gobernador del estado, reveló que es lamentable que entre la detención de sicarios se cuente con menores de edad, que ya saben lo que hacen y que estos cobren mil pesos por evento.


O sea, con lo cara que está la vida...¿cómo podrá vivir Harry con eso? ¿No es para preocuparse?



miércoles, 19 de noviembre de 2008

Parte II y fin.

Al salir pasamos más tiempo en la tienda de regalos que en el recorrido de las cavernas. Me quedé con ganas de traer café con sabor a piñón, pero ya nos habíamos gastado 100 dólares en pendejadas. Bueno, Fefé compró unas pendejadas bien lindas, hasta eso. Y claro, también compramos el producto local por excelencia: bumper stickers.

La idea era irnos a Alamogordo (tampoco es albur) y alcanzar a llegar al Museo de Historia Espacial, pero en el camino nos encontramos con un pueblito maravilloso llamado Cloudcroft. Yo me sentía casi casi como en Cicely. Sniff.
Sobre el lugar, William dijo: Parece uno de esos pueblitos de las montañas de Estados Unidos. Antes de que pudiera yo reaccionar, Harry ya estaba botado de la risa diciendo: ¿será porque estamos en un pueblito, en una montaña, en Estados Unidos?

Ahí comimos en un restaurant de ésos de gringos gordos, donde todo lo que hay de comer tiene queso o papas. Vendían unos burritos enormes, cubiertos de queso por supuesto. El lugar era mmmm... pintoresco, porque los gringos también tienen lugares pintorescos; el frío que estaba haciendo se hizo menos con la comida y la amabilidad de la mesera mexicana que nos contó sobre su vida en el Chuco y su tienda de productos argentinos.
Una maravilla de lugar. Acababa de nevar en esos días y todavía se veía nieve en algunas partes. Pensar que estábamos en plena montaña, con el frío calándonos hasta los callos, admirando los pinos y las liebres muertas en la carretera (del lado mexicano nomás vimos ratas muertas, hasta en los roedores son mejores los gringos) y a 20 minutos de camino estaba nuevamente el desierto.
Después de hartarnos de brisket, elotes, caldillo con verduras, pollo frito y puré de papas, nos fuimos a Alamogordo. No llegamos a tiempo al museo así que nos metimos a ver Madagascar 2. A mí ya se me había pasado el efecto de la droga para el dolor de muelas, pero el dolorcito se me quitó con la película y los avances de La pantera rosa 2. ¡Sale John Cleese!

Nos quedamos en el hotel más gacho en que nos hemos quedado. Fefé se quejó al día siguiente y dijo que debíamos habernos quedado en el Best Western al menos. Pero el Best Western no tiene empleados de la India a los que no se les entiende ni madre cuando te dan las tarifas por noche, ¿verdad?, ¿verdad? Tuvo que darme la razón.

Desayunamos en otro restaurant de gringos gordos donde tuve más miedo que en plena Francisco Villa a las siete de la tarde (contexto: en la calle Francisco Villa se han cometido más ejecuciones en Chihuahua que en ninguna otra calle). Era el típico restaurante donde entra el gringo esquizoide a disparar contra todos los otros gringos que de todos modos se van a morir por la cantidad de colesterol de los desayunos.
Yo me comí tres hot cakes con mermelada de crapberries (o fuckberries o algo así) y crema batida, cuatro rebanadas de tocino, dos huevos (sunny plis!) y papa hash brown. Nada más. Para no volver a comer el resto de día, que fue casi como sucedió porque después de tomarnos muchas fotos con los misiles del museo, y volvernos green y pacifistas con la película del IMAX (así es, yo también noté la contradicción) partimos hacia El Paso con el firme objetivo de comprarme un saco. Y lo conseguí. Fefé quería comprarme uno en Abercrombie a 260 dolarucos. Él es fino. Yo no. Conseguí uno igual por 50. Soy bien pinche naca. Y coda. Y pobre. Pensaba comprarme calzones también, pero en la tienda me encontré con una amiga y su esposo, justo en la sección de lencería. Y el marido no se le despegaba. Hay ciertas cosas que todavía me incomodan.

Antes de salir de El Paso, le dije a Fefé que no tenía ganas de llegar a Chihuahua. Fefé me dijo que podíamos quedarnos un día más, pero eso no iba a solucionar nada. La verdad es que yo no quería regresar a Chihuahua ni ese día, ni el otro, ni el siguiente...
Pffftttsss... así es como están las cosas ahora. Yo que no aguanto lejos más de cinco días sin comenzar a extrañar mi casa, mis gatos, mi desierto, mi tele, mi trabajo... ya no quería regresar.
A lo mejor poco a poco y casi sin darme cuenta, me voy haciendo a la idea de que no quiero que mis hijos crezcan en un lugar donde la violencia, la muerte y la corrupción son la regla y no la excepción. No le temo a la inseguridad. Le temo cabrón a la insensibilidad.
Pero ya estamos aquí.
Haciendo planes para regresar a Cloudcroft en diciembre y tratando de resistir la tentación de leer el periódico cada mañana.

lunes, 17 de noviembre de 2008

Parte I

Me fui tres días y no tenía las más mínimas ganas de regresar.

Es increíble lo bien que se descansa después de dejar de leer en las noticias el número de muertos del día.

Fue una salida corta y por las fotografías que tomamos el álbum podría titularse "Un chingo de cerros y piedras". Pero hasta los cerros y las piedras se disfrutan sin la sangre nuestra de cada día. Tomamos 283 fotos por cierto. Sin ningún valor de impresión. Pero claro, uno se siente Ansel Adams ante cualquier paisaje medianamente estético y resulta que nos falta el talento. Extraño las cámaras de rollo.

Primero fuimos a Cuchillo Parado (sin albur), cuna de la revolución, que sigue siendo el mismo pueblo polvoso de hace cien años aunque una vez al año sesione ahí el congreso y prometan pavimentar la calle principal y la madre. El atardecer es lindo ahí, he de admitir. Y el río, aunque ya sin tanto caudal, luce todavía limpio e invitante.

Le seguimos al norte hacia Ojinaga. No pudimos ver el Pegüis y eso fue una pena. Estaba ya oscuro. En Presidio tramitamos los permisos bastante rápido y en un ratito ya estábamos en Marfa, siendo detenidos por un güero al que no le gustó que fuéramos tan rápido. Es que el pinchi pueblo está gachísimo y lo único que queríamos era dejarlo atrás. Imagino que el pavor se nos veía en los ojos porque el gringo nos dejó ir sin multarnos. Marfa es uno de esos pueblos donde nunca pasa nada y sus habitantes están metidos en sus casas desde las siete de la noche y se sienten orgullosos de ello, mientras los adolescentes andan en la calle sin lugar a donde ir y comprando cerveza de manera ilegal en los changarros. Nos tocó ver a varios haciéndolo en el negocio donde llegamos por café. Huimos a tiempo y llegamos a Van Horn a recargar gasolina, papas fritas y café. En la gasolinera nos dijeron que no era necesario quedarnos en un hotel en Van Horn, que en media hora llegábamos a White´s City. Ajá. Desgraciadamente nuestro único mapa disponible llegaba precisamente hasta Van Horn y sin sospechar siquiera las oscuras intenciones de los gringos, agarramos camino. Si no nos querían ahí, nos hubieran dicho.

A White´s City llegamos a la una de la madrugada a despertar a la monita de la recepción del hotel. En la mañana temprano arrancamos a las cavernas de Carlsbad y nos preparamos para hacer las dos horas del recorrido.
Piedras.
Piedras.
Piedras.
Y todavía no sé la diferencia entre estalacticas y estalagmitas.
En el camino hay monos en trajes de policía montada que te enseñan cosas en las piedras. Como una monita que nos detuvo y nos dijo: Do you want to see a ghost? Yo le contesté que no, que estaba viendo una roca con forma fálica así que el fantasma me tenía sin cuidado. Pero me di cuenta que su trabajo era ése: agarrar incautos que quisieran ver el fantasma entre las rocas. Me paso de buena gente y arrastré a mi familia a ver el fantasma.
No vimos ni madre.
Y la mona con una sonrisa en su rostro, preguntando: do you see it?! do you see it?!
¿Cómo decirle que no? El truco del fantasma parecía ser su razón de vivir, así que fingimos, pero sólo porque somos buenas personas y porque cuando haces llorar a una gringa a la que en su trabajo obligan a vestir como policía montada, te vas al infierno.
Más adelante nos topamos con otro de ésos que quería enseñarnos algo con su linternita y una pared. Resulta que unas sombras en la pared, si pasas la linterna por unos huecos, parecen la little red riding hood y el lobo. Cuando vi eso, admiré a esos güeyes. Me di cuenta que su trabajo no consiste meramente en enganchar gente que acepte ver el truco sino en pasar horas en las cavernas iluminando cada hueco de las piedras y ver qué chingados aparece en la pared. Eso sí que es un trabajo duro. Tampoco tuve el valor de decir que no pude ver a la pinche caperuza ni al puto lobo.
Lo que sí vi fue esto:




Posted by Picasa

Jijijiji....Fefé lo descubrió y no podíamos aguantar la risa. Y luego nos ocultamos para ver las reacciones de las demás personas y ¡nada! Nadie se rió. Salimos de nuestro escondite, volvimos a ver la piedra y seguimos riéndonos. Jijijiji. Pinches gringos apretados.

martes, 11 de noviembre de 2008

Solución

Si yo fuera Calderón, despenalizaba las drogas y ponía a los líderes de cárteles a cargo de la SAGARPA.
Qué crisis alimentaria ni qué la chingada.
Qué bonito sería... la producción, la distribución, la seguridad, las exporataciones, ¡la autonomía alimenticia!
Además, no estaría yo aquí sentada tratando de pensar en qué antro no va a ser incendiado de aquí al sábado, para poder festejar el cumple de la Lore.

jueves, 6 de noviembre de 2008

El cabrón

No faltan. Nunca faltan.
Un grupo no estará jamás completo sin el cabrón.
Los que trabajamos en la instrucción, la capacitación o la docencia, lo sabemos. Y hay que aprender a tratarlos. Uno de mis técnicas es demostrar que yo soy bien decente y linda, pero también puedo ser bien cabrona.
Esta semana he estado impartiendo un curso de ortografía dirigido a profesionistas. Todos están bien burros, excepto, ¿ya saben quién? ¡Claro! El cabrón. Porque entre las características del cabrón del grupo, además de ser líder, carismático, no mal parecido, es ser inteligente. Entonces no sólo tienes que lidiar con la ignorancia de los burros, sino además con los comentarios del cabrón.
El curso, como sólo contrataron unas cuantas horas, tiene que ser impartido a madre. Además ni el tiempo, ni el área de enseñanza, ni la distribución, ni el número de participantes, ayudan mucho a que sea una instrucción dinámica. Yo puse todos esos "peros", sin embargo, así quisieron que se impartiera, como cátedra de universidad gringa. Así, ante chorromil monos y entendió quien entendió.
Ayer que salimos del curso, escuché al cabrón del grupo decir a sus compañeros "¿Ya les dijeron que la semana que entra nos van a dar clases de Ciencias Naturales?". Y yo dije, "de aquí eres, mi reina, demuéstrale con quien se está metiendo, demuéstrale la clase de cabrona que puedes ser" y le respondí: "No. Te informaron mal. La semana que entra siguen clases de Historia." Le sonreí, me di media vuelta y me fui. Así, bien bien cabroncísima.

Nómbre..... si cuando quiero puedo ser bien mala y cabrona.

Beware.

martes, 4 de noviembre de 2008

Veo que en la tormenta de noticias nacionales e internacionales, a todos les importa un ovario de chapulina mis andares como instructora; sin embargo, haré una declaración para aclarar un poco el panorama periodístico nacional.

Ejem...

Lo de Mouriño, no fue el Peje, ni fue el Narco, fue este señor.

Creepy.

Lo más raro de todo es que se está muriendo gente que antes no se moría.

¿Cómo va Obama?
-- Entonces, convertimos las palabras en sobreesdrújulas al agregar los pronombres personales. En los ejemplos de la pantalla utilizamos me, te, se y l... luego, podemos utilizar otros como lo.

¿Quién dijo que dar este curso de ortografía iba a ser sencillo?
¡¿A ver, quién?!

miércoles, 29 de octubre de 2008

- Mamá, ¿a ti cómo te gustaría que conociera a mi futura esposa? ¿Básicamente o económicamente? me preguntó Harry mientras nos dirigíamos a un restaurant. Súbitamente se me quitó el hambre y Fefé casi se pasa un semáforo en rojo con la palabra "económicamente" retumbándole en la cabeza (mis hijos tienen la curiosa y peligrosa costumbre de preguntar este tipo de cosas cuando vamos en el carro). Tuve la precaución de preguntarle a qué se refería con su pregunta antes de intentar contestarla, así que me explicó: O sea, básicamente significa que la conoces así en persona, y económicamente, que pagas por publicar un anuncio en el periódico o en internet, de ésos de "se busca esposa...".

Así que... ¿Ustedes cómo conocieron a su novi@, espos@ o concubin@?
¿Básicamente o económicamente?


domingo, 26 de octubre de 2008

Regalo gatitos


Los encontramos hoy cruzando la calle como cuarteto británico. Frenamos de golpe antes de cometer gaticidio. Nadie en la calle los reclamó. Los llevamos a la casa.
Nos tienen encantados con sus caritas peludas, sus naricitas rosas, sus patitas blancas, sus brincos y sus juegos.
Son tan lindos que queremos abrazarlos, besarlos y comérnoslos.
Por desgracia Lucky siente lo mismo, por eso les estamos buscando hogar.
Interesados escribir a: lagartijaconalas@yahoo.com
Posted by Picasa

lunes, 20 de octubre de 2008

El oficio menos antiguo que el oficio más antiguo del mundo

Colaboración de mi BigBro.
Posted by Picasa

Historic Tale Construction


La invitación de Chidoguán me resultó irresistible, desgraciadamente carezco de sus profundos conocimientos lingüísticos y aunque me pasé los últimos dos minutos investigando a cabalidad, creando teorías semióticas, buscando referentes semánticos, cotejando información de diversos historiadores, no pude. Tuve que conformarme con el inglés actual para la recreación de este bellísimo tapiz de Bayeux que representa la Canción del Leñador, hermoso romance medieval protagonizado por los tatatatatatatatarabuelos del Monty Python.

Y aquí, la versión desde Youtube:



jueves, 16 de octubre de 2008

El post más difícil de escribir...


...porque Lucky no me deja.

Hay días en que uno no debe hacer absolutamente nada. Y otros en los que se debe encontrar obligadamente algo qué hacer. Conocer la dierencia significa un gran ahorro de ánimo y energía.

El martes terminé algunos deberes a las tres de la tarde. Me sentí feliz y satisfecha. Durante una hora. A partir de las cuatro comencé a considerar la búsqueda de un trabajo de tiempo completo. Tan mal me puse. Pero todo se compuso después de una cajita de fresas con crema y dos bolas de nieve de gansito. Y unas llamadas telefónicas recordándome algunas citas del día siguiente.

Ayer fui a una conferencia, luego a desayunar-comer con unas brujas maravillosas. Llegué a casa justo para recibir a los hijos. Los puse a hacer tarea y mientras tanto escribí un artículo sobre el concierto de Serrat para la revista, diseñé una presentación que necesitaba, trascribí un cuento que tenía en borrador, preparé un cuestionario para una entrevista e hice mi declaración de impuestos mensual. Terminé agotada pensando en aquella frase de Cuidado con lo que deseas.

Pero hoy... hoy... El día amaneció nublado. Llovizna. Hoy es la clase de días en los que, cuando estás en el trabajo, sólo piensas que debías haber avisado que amaneciste enfermo para quedarte en casa, envuelto en cobijas, tomándote un café y viendo películas.

Hoy es ese día. No tengo un trabajo de tiempo completo. Estoy en pijama. Me puse mis calcetas moradas de invierno. Tengo a Lucky en mi regazo. El café salió delicioso. Veo una película con Ed Harris, Paul Newman, Aidan Quinn y Phillip Seymour Hoffman. Y tengo hambre.

Apenas son las 9 de la mañana y tengo tanto no-quehacer por delante.

lunes, 13 de octubre de 2008

Pinchi estrés de viernes

Y todo por culpa de una acreditación.
El viernes mientras pensaba a qué hora me iría al concierto de Serrat, me habló por teléfono una de las personas con las que ahora trabajo en mis ratitos libres (estoy escribiendo para una revista de sociedá, jijijiji...), que estuviera lista, que en cualquier momento me hablaba para confirmarme si me había logrado acreditar para ir como prensa al concierto, que consiguiera cámara, grabadora y etcéteras por si se daba rueda de prensa, que preparara unas preguntas, buenas preguntas, por si nos permitían hablar con él antes o después del concierto, que en fin, flojita y cooperando. En cambio, yo me puse tensa y cuasi-histérica pensando qué le iba yo a preguntar al señor. Luego me habló mi prima que ya estaba en el parque y me tenía apartados dos lugares. Enseguida me habló mi ex-jefe que tenía dos pulseritas para la zona 3. Y yo sin saber si aceptar o no porque no estaba confirmada la acreditación. Terminé por aceptar las pulseritas mientras pensaba en qué preguntas hacer.
Como mi amigo Lalo estaba conectado, le pedí ayuda con lo de las preguntas y él me dijo: Ya sé, pregúntale por qué los nacidos en el norte de España son tan fregones, o sea, Dalí, él, Picasso... Pero me quedé pensando que Picasso era malagueño así que se nos tronaba el hilo argumental de la pregunta y valió madre. Vi entonces conectado a Kabeza y también pedí ayuda. Sabiamente me dijo: No preguntes nada, sólo abrázalo. Y volvió a valer madre.
Tuve que convencerme a mí misma que soy rebuena para preguntar y debía despreocuparme. En eso se me ocurrió que lo mejor que podía preguntar era sobre sus viñedos y qué clase de uva estaba cosechando y qué clase de vino estaba produciendo. Tan tán, problema resuelto.
Inmediatamente después me habló mi compañera de la revista, que no iba a haber rueda de prensa, pero que me lanzara con fulanita para que me dejaran pasar ahí enfrentito, enfrentito, con los demás periodistas, que no había gafetes pero que me iban a dejar pasar.
Mentira.
No andaban tan mamones, pero no me dejaron pasar a buscar a la fulanita. En eso mi ex-jefe se comunicó, me llevó las pulseritas y pude pasar para buscar a la mona y que me dejara entrar al área de prensa. Ya estando allá me relajé, pero nomás un poquito cuando me di cuenta que no me dejarían salir a entregarle las pulseritas a Fefé y los niños.
Comenzó a llegar la gente, el escenario estaba frente a mí, rolas de Serrat pasaban por mi cabeza y yo sin tener con quién compartirlas. Quise llorar.
Fefé habló enseguida. Me tranquilizó su voz. Es un hombre sumamente recursivo, algo haría para entrar y estar junto a mí.
Efectivamente, entró unos minutos más tarde. Me contó que una persona lo había saludado, habían hablado y que esta persona le ofreció un gafete de prensa para que pudiera pasar. Fefé pasó, en la entrada checaron a los niños que no traían boleto y Fefé les dijo: ¿Qué se supone que haga? Yo tengo que pasar a tomar fotografías y ni modo de dejarlos solos en las gradas. Los dejaron pasar. No supimos quién le prestó el gafete. Dice Fefé que no lo conocía.
Llegaron mis hombres y con nieve, papas fritas y refrescos, mantuvimos a los enanos debidamente ocupados para disfrutar del concierto.
Jijoelachingada. Deveras que uno no es nada si no tiene con quien compartir algo chido.
Serrat abrió con Cantares, así sin vaselina, sin un besito siquiera. Lloré, a huevo. Lloré con Tu nombre me sabe a yerba, Lucía, Esos locos bajitos, Es caprichoso el azar, Para la libertad...
También me reí, entre rola y rola con las intervenciones del señor. Me reí con Señora, recordando que Fefé fue también un beso del infierno, pero un beso al fin, Señora. Me reí, tristemente, pero me reí con Algo personal, pensando en la balacera de la noche anterior donde perdieron la vida 11 personas, pensando en esos sicarios y en los otros, los cachorros de buenas personas, los peores, los que permiten que estas tragedias estén sucediendo.
En fin.
Qué noche.
No hubo entrevista, pero qué tiene. Tuve al poeta ahí enfrentito de mí.
Cuando un tipo es un tipazo, se nota. Y Serrat es un tipazo.

viernes, 10 de octubre de 2008

Ayer fui a la escuela de los niños a externar mis inquietudes sobre un torneo de fútbol en el que van a participar. Yo no voy a la escuela a quejarme, yo voy a externar mis inquietudes y en algunos casos, mis preocupaciones, así, toda linda y bienintencionada. Y de paso, fui a preguntar si los niños de la escuela participarían en el torneo de ajedrez, porque William tenía muchas ganas de entrar. Me dijeron que no y pues ni pedo, al otro año sería.

Hoy en la mañana recibí una llamada telefónica del director general de la escuela avisándome que algunos niños sí participarían en el torneo de ajedrez y que William era de los elegidos.
Me quedé pensando.
Las instituciones educativas saben dos cosas por seguro:
1. Hijo de maestra, hijo de lo peor. (Me lo compartió mi maestra de ESEM del bachi) y
2. Las madres que son maestras pueden convertirse en tu peor pesadilla, o en el mejor de los casos, un excelente enemigo.
Pero yo no tengo madera de enemigo.
Las maestras de los niños de la otra escuela llegaban conmigo gritando ¡Hijadetuchinacamadre, casi ahorco a Harry en la mañana! y yo toda dulzura y paciencia: Adelante si eso te hace sentir mejor, pero debo recordarte que es tu alumno, es mi hijo y es ilegal. Ya investigué.

Sin embargo, dentro de cada maestra o maestro, cada director o directora, se desarrolla un diálogo interno a la hora de hablar con las madres de sus alumnos que incidentalmente son maestras. Más que diálogo interno es algo así como telepatía. Pongo un ejemplo:
La semana pasada fui a pedirle al director que me permitiera inscribir a Harry en el concurso del Quijote, que sí, que yo sé que se terminó el tiempo de inscripción, pero que al niño se le había perdido la papeleta, que le diera la oportunidad. Eso dije pero el director escuchó: Mire, no me venga con pendejadas si yo sé muy bien que las inscripciones cierran hasta el día 31 del mes, así que no sea güebón, encienda esa computadora e inscríbame al niño. ¡Yo sé de eso!
A lo que el director reaccionó escribiendo rápidamente algo en una hoja que después me mostró, diciéndome: No se preocupe, mire, aquí está la lista de niños inscritos y ahí está su hijo. En tinta azul y no negra como los nombres de los demás niños. Mmmm...
Pues volviendo a lo del ajedrez, se lo comenté a Fefé y después de pensarlo me dijo:
- Saben que eres maestra ¿verdad?
- Sí.
- ¿Sabes que te están dando por tu lado?
- Eso pensé.
-Mmj.
- Mmj.
Y yo aborrrrrrrrrrezco que me den por mi lado. Pero como bien me dijo una vez un amigo: Reina, que te den por tu lado, por el otro, pero que te den.
Y ha de tener razón.

martes, 7 de octubre de 2008

Tiempo de leer

Mientras Wendy me intenta provocar montones de envida por todos los libros gratis que le llegan, yo intento manejar mi tiempo y los libros que todavía me faltan de los que compré en la feria y los que Fefé me regaló el día de las madres. Me tomó un buen terminar de leer el de Pancho Villa, de Paco Ignacio Taibo II, porque entre capítulo y capítulo me leía algunos artículos sobre género, la construcción de la identidad y la identidad masculina. Muy muy interesante.
Antes de continuar con los que tengo pendientes, tengo unas recomendaciones de William y de Harry para esta semana. William me recomendó Peter Pan en rojo escarlata y Harry, Las vacaciones del pequeño Nicolás. Creo que empezaré por la del pequeño Nicolás. Me encanta René Goscinny y el sentido del humor en sus libros.
Las novelas pornográficas de Jane Austen que Wendy está leyendo, las dejaré para otra ocasión. Todo el sexo que quiero en este momento, me está esperando en la cama.

Buen inicio de semana.

martes, 30 de septiembre de 2008

Martes de crítica cinematográfica

Arráncame la vida. (Arráncamela, vida no la hallé en cartelera pero Kabeza dice que ya la vio, que luego escriba sobre ella).



En contra:
* La Talancón no tiene nalgas.

A favor:
* Mejor enseñó las chichis.

En contra:
* La Talancón sigue hablando igualito que en todas sus películas.

A favor:
* Al personaje le quedaba bien el tonito medio pendejo.

En contra:
* El galán parece que tiene vello púbico en el pecho.

A favor:
* No eran Gael, ni Diego.

En contra:
* Ninguna adaptación cinematográfica se equipara a la novela.

A favor:
* La película y el libro son igual de... de... pues de, pues. Divertidositas.

En contra:
* La propuesta feminista se pierde porque Giménez Cacho opaca cabrón a Catalina y al resto de los personajes.

A favor:
* Yo con un macho como Giménez Cacho sí le ponía.

En contra:
* Le cambiaron sin motivo aparente el nombre al pendejo de Emilito, por Memito, el hijo del dueño de los medios del país.

A favor:
* Cualquier semejanza de los personajes de la película con personales de la vida real puede pagarlo caro en la censura.

En contra:
* Eugenia cantó bien poquito.

A favor:
* ¡Era Eugenia!


Calificación:
No uno, no tres, no cinco, sino..... ¡Doce Silly Ministries!La máxima calificación otorgada hasta hoy por la academia que represento.
¡¿Pero por qué?! exclamarán algunos. ¡¿Cómo es posible?! gritarán otros. ¡Pero es un atentado hacia los estándares de calidad que los Silly Ministries han mantenido en los últimos dos días!, llorarán algunos más.

Simple y sencillamente porque la película inicia con el Danzón #2 de Márquez, y es la música de fondo con sus variantes a lo largo de la película. Soundtrack mata guión.

(El hecho de haberla visto en VIP, con palomitas acarameladas, café capuchino y crepas, no afecta en absoluto mi juicio crítico. Tal vez, un poquito, sí, lo que generaron las escenas de la Talancón después de la película. Si alguien quiere los videos, se los acabo de confiscar a Fefé de su celular. Con una lana.)








sábado, 27 de septiembre de 2008

Confesión

- ¿Ya te diste cuenta que en esta reunión la única heterosexual eres tú?
Ésa fue la sutilísima estrategia que utilizó anoche una amiga para confesarme su homosexualidad.

No fue una sorpresa. Algo me sospechaba. Lo que no me esperaba fue lo otro.
Mientras asimilaba la confesión que me hacía, un mono preguntó:
- ¿Qué tiene tu amiga?
- Está en shock. Le acabo de decir.
- Pero... pero ella también es ¿no?
En eso reaccioné yo y contesté:
- No, gracias, lo mío es otra cosa.
Y ahí ya fueron más rostros los que voltearon a verme con cara de incredulidad.
- ¿No eres les?
- ¿Cómo que no eres?
- ¡Pero si se te nota!
- Se te huele ¡y yo nunca me he equivocado!
Nuevamente respondí:
- Pues es un honor lo de la confusión, pero no, soy heterosexual (hasta que se me demuestre lo contrario, pero esto ya no lo dije, no fuera a haber alguna con complejo de abogado y con cierta iniciativa).

Lo que iba a ser una reunión de gente peda se convirtió súbitamente en un viajesote desde mi más remoto pasada hasta el momento actual. No, pos... mi mamá siempre me traía de pelo corto. Y yo andaba siempre jugando entre niños. Pero eso es normal, a todas las niñas les llama la atención jugar al beisbol y al tochito. Sí, cuando jugaba con la Male yo salía de su novio, pero eso es normal, ningún niño quería jugar con nosotras a ser el novio. Además tuve novio en la primaria, que luego se volvió gay, pero qué tiene, no tiene nada que ver. Y sí, admito que hay muchas chicas que me parecen bonitas. Y a la Angelina Jolie sí le daba, pero quién no, ¿que no? Aunque a mí me gustan más las mujeres medio étnicas, y más bien interesantes. ¿Se oyó eso muy gay? He tenido sueños lésbicos pero todos normales. Una vez fui con una amiga a un antro gay y nos tomamos de la mano para que creyeran que éramos pareja, y sentirnos protegidas y la verdad si nos veíamos bien, así como que hacíamos bonita pareja ¿eso me hace gay? No, no, todo mundo ha ido alguna vez a un antro gay en su vida. Y lo de besar a una chica no fue como lo cuenta Katy Perry. Está demasiado sobrevaluado. Eso tampoco me hace gay, ¿verdad?

Y así le seguí hasta llegar a mis 32 añitos en los que nunca había habido sombra de duda sobre mis preferencias, hasta ayer.
Le marqué a Fefé a madre y le conté el asunto. Él lo resolvió de un tirón: Les no eres, en todo caso bi, tal vez. Muy conveniente para él.

Lo he seguido pensando toda esta mañana y aunque mi bandera sigue siendo "Heterosexual hasta que se me demuestre lo contrario" he caído en la cuenta que aun cuando algunas mujeres me pudieran parecer atractivas, no... lo de las chichis es algo que no podría superar.

Lo mío, lo mío, es el pito.

martes, 23 de septiembre de 2008

Estaba buscando esto:


Una prima me consiguió boletos para el concierto de Gal Costa (que coisa mais linda, muito linda!) y por supuesto que no dejamos de ir. Por cierto me encontré con varias personas regalando boletos que les habían sobrado. No entendí muy bien cómo consiguieron tantos si hasta notario hay entregando los boletos del festival, pero bueno, que a alguien sirva la información si un día gusta caerle a algún evento y no trae boletos.

Tonces, buscando aquéllo, me encontré esto:

¿Se acuerdan? Yo estaba en la prepa. En la casa regresábamos de morrear por ahí de las 10:30 de la noche y a las once, empezaba la hora familiar, hora de la telenovela.


El francés no es el lenguaje del amor.
Es el portugués.
He dicho.

lunes, 22 de septiembre de 2008

Harry, Harry, Harry...

Solía escuchar su nombre bastante a menudo en los recreos, cuando pasaba por su salón, en honores a la bandera, en las fiestas escolares.
Lo conocían todos en primaria, secundaria y bachillerato. Si no sabían quién era, al menos sabían que era mío y que era vago.
Y no era precisamente vago... mmmm... cómo definirlo... no era maloso, no era peleonero, no era platicador en clase... era un cabrón, decía el director de la escuela.
Era Harry.
Y ahora con el cambio de escuela, imaginaba esperanzada el borrón y la cuenta nueva.
Nope.
¡Harry! en los honores, ¡Harry! en el juego de fútbol, ¡Harry! en el salón de clases.
Fefé y yo hemos estado muy preocupados.
Lo vemos más disperso que nunca. Pero sabemos que los cambios siempre lo han afectado mucho. Se introvierte, se evade y se muda de planeta.
¿Y cómo culparlo? Lo trae en los genes. Papá soñador empedernido, mamá fantaseadora compulsiva. Y además heredó lo mejor de cada uno de nosotros: desorganizado por parte de padre y distraído por parte de madre.
Hoy hablé con la maestra. Me había estado mandando recaditos sobre tareas olvidadas y cuadernos perdidos. Fui a ponerme toda cariacontecida frente a ella. Y la maestra con la novedad de los resultados de Harry en los exámenes. Excelentes calificaciones. Se le movió el mundo a la mujer y la realidad se le ha vuelto inexplicable. No a mí, que ya no me asombran los espasmos de atención de la criatura.
Tal vez debamos dejar de preocuparnos y dejar que siga enriqueciendo su ya sobrepoblado mundo interno. Algo bueno puede salir de todo eso.
Digo, no se lastima a sí mismo, no lastima a nadie más, responde, con cierta lentitud, pero lo hace...
Los niños tienen muchas maneras de reaccionar ante el mundo.
Y quizá, en medio de todo este caos, violencia y confusión, debería aprender de Harry.
No me caería mal ensimismarme un poquito y soñar con... quién... ¿mmm? ¿Jonathan Rhys-Meyers?
Bueno pues.

jueves, 11 de septiembre de 2008

Anoche escuché a Harry tratando de decir Massachusset y recordé a un profesor de la universidad a quien le atribuíamos una completa ineptitud para pronunciar palabras de más de tres sílabas. Curiosamente, esto es una condición mental, y como yo no soy wikignosolotomitolecafilopedagicotelorotomegnsofóbica busqué en wikipedia el nombre de esta condición: hipopotomonstrosesquipedaliofobia, miedo irracional (o fobia) a la pronunciación de palabras largas y complicadas. Se caracteriza por aversión o nerviosismo a la hora en la cual el sujeto entra en charlas en las cuales se usan palabras largas o de uso poco común.

Ahí lo tienen.
Que no se diga que en este blog no aprenden algo nuevo cada dia.

miércoles, 10 de septiembre de 2008

- Harry ¿y esos brazaletes?
- ¡Ah! es que soy gótico.
- Mmmm. Tons qué pedo con el peinado? Pensé que eras emo.
- ... es la única forma en que puedo peinarme.
- Méndigos remolinos ¿verdad?
- Ajá.

Extraño la época pre-tween de Harry, cuando le gustaba Manu Chao y Los Beatles, Pablo Milanés y Elvis Presley, y poco le preocupaba lo que los demás pensaran de sus gustos.
Luego le llegó la edad. High School Musical, Camp Rock, Jonas Brothers...

Supongo que esto de pertenecer a un grupo le va a durar de aquí hasta la secundaria.

Sólo espero que pase y que sepa que aquí voy a tener guardada toda su música, su violín y sus discos, para cuando quiera regresar.

* * * * *

Sabían que sólo una entre cinco mil personas respaldan la información de su computadora? (Estadística que pueden encontrar en http://www.melosaquédelamanga.com/) Por un lado es un alivio saber que por una vez pertenezco a una mayoría. Por otro lado...

Regalo gato que gusta de bailar zapateado sobre teclados de la computadora cuando se está haciendo una actualización.

Le disculpo que no sepa computación, como dijo mi sobrino, pero que no sepa leer el mensajito de advertencia? Eso sí que no puedo perdonarlo.


Nobody loves me


Je ne regrette rien.

martes, 9 de septiembre de 2008

Entre otras cosas felices...

Ya está aquí Código DF-Radio Cultural en Línea.
Para una provincianita como yo, tan poco acostumbrada a una radio de calidad, toparme con la programación de Código ha sido muy refrescante.
Chequen aquí.

Música, literatura, cine, sexualidad y sexología, cocina, medio ambiente, noticias, ciencia, programación para niños...
Todos los programas conducidos por especialistas de la fauna más diversa.
No se pierdan los programas de Eugenia León, Regina Orozco, Mónica Lavín, Sofía Álvarez entre muchos otros que se encuentran más que bien.

Hoy a las 21:30 hrs, del D.F., estará La Regina de la Noche.
Chido ¿no?

Y siguiendo con la onda feliz...
Quesque el 10 de octubre nos visita Serrat.
Y para no morirme de la emoción, la misma noche estará la Orquesta de Baja California.
O sea que me tengo que decidir.
Ni moyo.

lunes, 8 de septiembre de 2008

No son lonjas

Desbordo felicidad por todos lados, porque...

¿Vieron esto? (Señores magistrados: han hecho cosas realmente deleznables. No los perdono pero puedo admitir que aprecio las últimas dos decisiones que han tomado).



El texto aquí:

Corte pone un alto a las virtuales tiendas de raya en Wal-Mart
Ampara a trabajador por vales que sólo podía canjear en esa firma con descuento a salario.
Antonio Méndez y Angeles Cruz Publicado: 05/09/2008 09:54


La segunda sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) amparó el pasado miércoles a un empleado de la cadena comercial Wal-Mart, en el estado de Chihuahua, quien decidió cuestionar el llamado Plan de Previsión Social que había firmado voluntariamente con la empresa.
Dicho convenio establece que el trabajador adquiere vales de despensa con descuento a su salario, mismos que sólo puede canjear por mercancías y servicios de venta en establecimientos de Wal-Mart.
“Este plan es similar a la práctica que se llevaba a cabo en las antiguas tiendas de raya en que los trabajadores también recibían el pago de su salario mediante vales de despensa para ser canjeados en dichas tiendas propiedad del patrón, con la diferencia de que los productos los adquirían a un precio alto”, indicó ayer la Corte en un comunicado.
El concepto de vales de despensa que utiliza Wal-Mart para sus empleados es muy parecido a la estrategia implementada durante el siglo XIX por las llamadas “tiendas de raya”. En ese tipo de comercios, los hacendados y empresarios de aquella época pagaban a sus trabajadores mediante vales que sólo eran canjeables en tiendas del mismo patrón, el cual después vendía sus mercancías a precios elevados, a fin de recuperar la inversión destinada a los salarios.
Contraviene el artículo 123
Raúl Avila Andujo fue el empleado de Wal-Mart que impugnó el convenio y solicitó el amparo. Si otros trabajadores también están inconformes con el plan de vales de esa compañía, deberán tramitar su demanda de amparo y esperar varios meses a que su caso concluya.
“Un contrato de trabajo que obligue directa o indirectamente a los empleados a adquirir artículos de consumo en tiendas o lugares determinados contraviene los principios fundamentales consignados en el artículo 123 constitucional, por lo que debe declararse nulo de pleno derecho”, indicó el comunicado.
Según el boletín, “la segunda sala de la Corte declaró la nulidad del convenio reclamado mediante el cual el trabajador manifestó su conformidad en adherirse al Plan de Previsión Social relativo al otorgamiento de vales de despensa para ser canjeados por mercancía y servicios en los establecimientos propiedad del patrón.
“En la resolución se consideró, además, que del análisis comparativo entre la práctica de las antiguas tiendas de raya abolidas por la Constitución de 1917, y el objeto del convenio adicional al contrato de plan de previsión social establecido por el patrón en el caso concreto, al que se adhiere el trabajador en forma voluntaria para adquirir vales de despensa que serán canjeados en establecimientos propiedad de aquél, se desprende que ambas figuras son semejantes, ya que el costo de los respectivos descuentos no son absorbidos por el patrón, sino por el trabajador”, puntualizó la Corte.
(La Jornada, 5 de septiembre, 2008)



En otros textos se advierte que este hecho puede crear precedentes, y qué bonito sería que las demandas de todos los empleados quebraran a la transnacional (es uno de los escenarios que se advierten) y que la empresa se fuera de aquí, ¡a la chingada, cabrones!...



Por lo pronto ya le dimos la noticia a mi cuñada para que vaya hoy a levantar su demanda. Si conocen a alguien que también trabaje ahí, échenles un grito ¿no?. Si no hemos podido ser lo suficientemente fuertes para apoyar a quienes han intentado combatir las prácticas de Wal-mart, pues al menos podemos informar sobre lo que está pasando.

sábado, 6 de septiembre de 2008

Mamá, ¿cómo nacen los blogs?

Harry me preguntó hace un momento:

- Mamá, ¿puedo ir a casa de César?
- Pero si se acaba de ir. Estuvo toda la tarde aquí.
- Es que tengo que ir a decirle algo.
- Díselo cuando se conecte al messenger.
- Es que no se ha conectado, quiero ir a decirle que se conecte para poder decirle unas cosas.

Desde que mis hijos tienen computadora propia, la vida les ha cambiado. Sus relaciones con el mundo no son las mismas. Y de qué me espanto si por eso pasamos todos cuando nos encontramos con la entonces llamada Súper carretera de la información.

Los ahora entrados en los mmmtas, fuimos los primeros en utilizar internet desde las universidades usando Unix para podernos conectar. Era un sistema muy básico, en los que debíamos aprender ciertas órdenes para enlazarnos a las páginas. Y los nombres de las páginas eran sumamente largas y difíciles. ¿Imágenes? Ni pensarlo. Te enlazabas a las páginas y aparecía entre llaves la palabra image. Si contabas con un programa apropiado, podías bajar esas imágenes, que por cierto podía tomar más de media hora su descarga. Yo podía presumir entonces de mi bien provista colección de imágenes de Johnny Depp (15 fotos), la cual había reunido durante algunas semanas en las que tuve que hacer uso de mis influencias y algunos recursos más sucios en el centro de cómputo, para que no me corrieran al terminar mi tiempo de uso de internet.

También recuerdo a los nuevos usuarios de los chats, manteniendo amores platónicos con estudiantes de Chile y de Colombia. O algunos más atrevidos, relacionándose con estudiantes de facultades vecinas y dando descripciones (a falta de imágenes) que muchas veces no tenían absolutamente nada que ver con los propietarios de las mismas. Recuerdo especialmente a una chica que nos pidió que si preguntaban por ella, que no la conocíamos. Y recuerdo también que hicimos lo contrario y le rompimos el corazón a un futuro ingeniero (la chica lo superó y tuvo un puestazo en el gobierno de Focs).

De esa época de amigos a distancia, todavía conservo a Max y a Christian.

Sin embargo, el hecho de que uno tenga dependiendo de un teclado, una pantalla y un módem más de 13 años, no lo hace a uno más eficaz ni mejor en el uso del internet.

Veo a William y a Harry con la computadora y me sorprenden.

Hace unos días, William me dijo:

- Mamá, ¿me enseñas a hacer un blog?
- ¿Qué es eso? - le respondí.
- No te hagas, tú tienes uno.
- ¿Yoooo? Claro que no, esas cosas son del diablo. Además a los que tienen blogs, y Hi5, MySpace, los secuestran.
- Ay, mamá. Ándale, enséñame y te prometo que no doy datos personales ni fotos ni nada.

No sé cómo conseguí zafarme pero de poco sirvió porque William siguió las indicaciones de Blogger y en unos cuantos minutos ya tenía listo su blog.

No debería sorprenderme tanto. Cuando William tenía 3 años, el papá le puso una sesión en la computadora con la imagen de un patito amarillo. Un día que encendí la máquina me encontré con un patito mutado a Osama Bin Laden. Regañé al papá de inmediato. Una cosa es que yo les dijera talibanes y otra que les pusiera la imagen en la sesión. El papá, muy serio, me dijo que él no había sido. William me dijo entonces que él lo había hecho y acto seguido, me mostró cómo se hacía porque yo ya estaba aburrida de mis palmeritas borrachas de sol, y ya quería cambiarlas y no sabía cómo.

Las relaciones de Harry con las computadoras comenzaron siendo más bien hostiles.

Tendría dos años cuando se trepó al escritorio y se hizo pipí sobre el teclado en franca represalia hacia mí por el tiempo que pasaba trabajando en la computadora. (Compréndanme, además del trabajo que debía hacer, el messenger era el único medio que tenía para comunicarme con mi comadre que estaba en Colorado e interactuar con otras personas adultas. Mi mundo estaba limitado a ir a trabajar, regresar a casa y encerrarme con los hijos porque Fefé regresaba de trabajar para irse a la universidad y volvía muy tarde. No era vida.)

Después de aceptar la indirecta de la criatura y de comprar un teclado nuevo porque el otro dejó de funcionar, Harry comenzó a interactuar en forma más apropiada con la computadora, teniendo sólo ligeros roces con el mouse, que no se adaptaba a su estado zurdo, pero lo superó.

Y ahora...

Los veo grabando videos, editando películas, bajando imágenes, creando collages, haciendo periódicos, creando noticieros por webcam, haciendo creativísimas tareas para la escuela, quemando discos, leyendo páginas, coqueteando en messenger (bueno, Harry nomás) y veo, con resignada emoción, que los hijos nos superan.

Y es lindo, y da miedo.
Da miedo pensar en que uno puede llegar a esa edad en la que lo actual y la tecnología nos comienzan a ser completamente incomprensibles y el mundo totalmente desconocido, cuando sólo unos años antes nos sentíamos herederos del saber universal vía Wikipedia.

Yo ya comencé sintiéndome una completa ignorante ante Twitter y Facebook.
Mis canas no son de adorno.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

¿Soy yo...

o alguien más también tiene problemas para encontrar el programa del Festival del Instituto de Cultura del Municipio?

¿Soy yo o alguien más piensa que lo de la alfombra roja es una nacada? (Alejandra Procuna, Gustavo Munguía, Leticia Perdigón, Ingrid Martz, Jan, Sharis Cid, Manuel “el Flaco Ibáñez” y Tere la Secretaria engalanarán la alfombra roja)

¿Soy yo o alguien encuentra extraño no encontrar el programa en la página del ICM?

¿Soy yo o alguien más también sospecha de malos manejos en las votaciones para elegir a los artistas porque desaparecieron los numeritos de un día para otro? ¿Que ya habrían apartado a Julieta Venegas y las votaciones apuntaban a Susana Zabaleta o viceversa?

¿Soy yo o alguien más piensa que es una jalada eso de Riwi, la mascota del instituto?

¿Soy yo o alguien más piensa que Riwi es hijo putativo de Pepe Grillo y Cri cri? (Ah, no, eso no lo pienso yo, lo piensa Kabeza)







¿Soy yo o alguien más piensa en mudarse próximamente de país?
No lo sé.
Pudo ser el impacto de los dos gatitos muertos en mi jardín.
O la paloma sin patas y sin plumas todavía palpitante que me mostró Lucky tan orgulloso.
Tanta muerte.

Padezco una ansiedad que no entiendo.
Cuando alguien espera algo de mí y por alguna razón no puedo cumplir las expectativas, me desmorono. No importa que no haya habido compromiso previo.
Entonces no puedo pensar en nada más que en eso, obsesivamente.
Me trato de distraer, leo y cada tres líneas me detengo a justificar una situación que no lo requiere.
Pensé que era hora de hacer algo al respecto y me tomé la pastillita de yerba de San Juan.

Pudo ser eso.
O los gatos muertos con los ojos abiertos.
O el cuerpo tembloroso del avecilla.
No sé, pero traigo un puto dolor de cabeza...


Con todo, mi prima me alegró el día después de haberle escrito para saber dónde y cómo se encontraba, por culpa de Gustav.
Y esto respondió:
Ay mi prima linda, no sé cómo contarte de todo lo que estoy sufriendo!! first i have to endure coffee with only paradise to look at. then....Ay, then i have to listen to all the birds and watch the sun come up over the valley. it is harder than you can imagine to have to travel an entire three, theee minutes! to the beach...i know you feel my pain. pobrecita yo...

Estaba en Hawaii y no en Louisiana.
Good timing.

domingo, 31 de agosto de 2008

¿Julio Verne existió?

¿Cuándo nació?

¿Qué día se murió?

¿Él inventó los submarinos?

¿Qué inventó?

¿Por qué es tan famoso?

¿Sus libros eran de cosas de verdad?

¿De dónde viene el diamante?

¿Por qué es tan caro?

¿Es muy resistente?

Ay, sí, ¿a poco nomás por su resistencia es tan caro?

¿Cómo puedo encontrar diamantes?

Si entro a una mina pública y encuentro un diamante ¿me lo puedo quedar?

¿Hay minas públicas?

Si tengo un diamante del tamaño de una ventana y luego le apunto con una pistola ¿se rompe?

¿Y si le disparo con una bazooka?

¿Qué tal con una granada?

Si dejo caer un diamante desde la estratósfera, ¿se raya?

¿Se derriten los diamantes?

¿Qué temperatura se necesitaría para derretir un diamante?

¿Y qué hacen con los diamantes?

¿Y la kriptonita?

¿Existen los pajaritos fosforecentes?

¿Podrían sobrevivir en nuestro mundo con tanta luz?

¿Por qué brillan las luciérnagas?

Si hacemos un hoyo justo enfrente de la casa ¿saldríamos a Italia o a fuerzas tenemos que irnos por Islandia?

¿Podríamos abrir un negocio que no pagara impuestos? (no me pregunten cómo llegamos ahí)

¿Qué hacen con los impuestos?

¿Por qué tenemos que pagar impuestos cuando vamos a El Paso?

¿Cómo te los devuelven?

¿Cómo te devuelven los impuestos de lo que compraste en Canadá?



NOTA MENTAL: Tratar de encontrar películas que no motiven la curiosidad científica de mis hijos.

sábado, 30 de agosto de 2008

Estoy enganchada.
Soy una junkie.
Se me acabaron en tres días los episodios de las dos temporadas de la serie que me trajo Fefé.
Intenté ser disciplinada pero no pude.
Ahora sólo me falta esperar a tener dinero y comprar las temporadas siguientes. Mientras, intentaré aferrarme a los otros vicios que tengo para casos de emergencia.

Ver desde el principio la serie ayuda a observar las transformaciones de los personajes, los movimientos de protagonistas y actores de apoyo, la evolución de personajes ambientales.
Mi personaje favorito siempre fue Ruth Anne. Era sin duda el más fuerte, encantador, independiente y con más sentido común de todos. Tuvo incluso la osadía de enamorarse como adolescente a sus 65 años en una de las temporadas. Fue curioso ver sus esporádicas apariciones en la temporada uno, y luego verla con líneas más completas y en momentos más complejos de las historias. Este desarrollo de los personajes influyó fuertemente en el retiro del aire de la serie. Resulta imposible crear una historia, con personajes tan bien descritos, en un escenario que permite tantas posibilidades, en la que los personajes no terminen por tomar el control de los guiones. Y en esta toma de control Rob Morrow terminó por compartir protagonismo, situación que discutieron sus representantes y para la que no hubo solución. Morrow abandonó la serie y la teleaudiencia no lo toleró. Hacía falta. Ningún otro médico podía sustituirlo. Cada personaje fue insustituible. (A ver si tan machín... en diez segundos, responde... ¿cuántas veces escribí la palabra personaje?)


¿Es o no maravillosa Ruth Anne? En uno de mis episodios favoritos, se cansa de que todos sean tan dependientes de ella, manda todo a la chingada (en su tienda está el correo, la biblioteca, el abarrotes...), se lleva la Harley de Chris y es invitada a unirse a una banda de choppers con quienes discute en un oscuro bar las inicios del movimiento de motociclistas.

Esta escena, dedicada a la Shelle y al Profeta de la Carretera, pertenece a Northern Lights, uno de los episodios más geniales. Aunque la verdad es difícil decidir qué episodio es más genial que otro.


La Shelle quiere un hombre así.
¿Hay alguno por aquí?

Ya se me acabaron las dos temporadas, así que despreocúpense.
No habrá más Northern Exposure por aquí en un buen rato.
Mientras seguiré con el chiste que es mi vida, aunque nadie le entienda.

martes, 26 de agosto de 2008



Fefé me trajo la primera y segunda temporada de Northern Exposure. Me quise sentar de un jalón a ver todos los episodios, pero el placer fue insoportable. Después de cuatro episodios, terminé con el rostro adolorido de felicidad y éxtasis.

Y hoy, mientras manejaba por la carretera escuchando un monólogo de Johnny Depp en un disco de Goran Bregovic, me puse a pensar en la cantante gorda de Black cat white cat y en su enorme trasero que conseguía sacar clavos de las paredes.

Es el problema de hundirse de repente en la bizarrez y el surrealismo de la serie de televisión.

Lo superaré.

Eventualmente.

miércoles, 20 de agosto de 2008

Y sin embargo...

Hoy me levante temprano. No tanto como cuando trabajaba, pero lo suficiente para tener que decirme a mi misma "cuando regreses te duermes otro ratito" como motivante para poder asomar un pie por debajo de la sabana y obligar al resto del cuerpo a seguirlo.
Los hijos se levantaron un poco despues de mi y mientras me baniaba, ellos hacian las actividades propias de su sexo: echarse agua en las laganias, unicamente, fuera de ahi el agua quema como acido; ponerse tenis (para que molestarse en ponerse todo el uniforme? han decidido que es una perdida de tiempo, mejor duermen con el uniforme puesto); echarse una plasta de gel sobre el cabello y finalmente, sentarse a desayunar.
Yo me pude sentar con ellos y una taza de cafe.
Desde cuando no me sentaba con los crios en el desayuno? Cuando fue la ultima vez que platicamos un poco antes de ir a la escuela?
William me hablo de lo feliz que se sentia en la nueva primaria y de la cantidad de amigos que habia hecho. Harry no pudo decir lo mismo con respecto a los amigos, pero afirmo haberse enamorado de una ninia de quien no quiso mencionar el nombre, seguramente porque aun no lo sabe.
Despues del desayuno, con mochilas y almuerzos empacados, subimos al auto y en unos cuantos minutos llegamos a la escuela, asi, sin estres, sin pelearme en el camino con los semaforos y los automovilistas.
Pense que seria buena idea hacer algunas compras ya que el super se encuentra muy cerca. Hechas las diligencias me fui a casa. Escuche a Lulu tocar la puerta del patio cuando llegue. Me parecio justo retribuir su siempre atenta bienvenida con una caminata manianera en los alrededores. Lucky Skywalker y sus secuaces, Lucas y Tom, nos iban siguiendo como quien no quiere la cosa, indiferentemente. Hemingway decidio seguirnos solo con la mirada desde la protectora presencia del auto del vecino.
Regresamos del paseo a las 9 de la maniana y despues de darle de comer a la jauria, me sente frente al periodico a degustar mi desayuno, consistente en un waffle, huevito revuelto y otro cafe, acto que luego descarte pues es imposible leer un periodico chihuahuense y seguir comiendo (por las noticias y la calidad de las editoriales, basicamente). Cuando termine de retirar los platos de la mesa, me entro una urgencia tremenda de escribir lo que acabo de escribir.
Que tiene que no tenga inspiracion? Estoy haciendo cosas a las que no estaba habituada. Me tomo un cierto tiempo dejar las prisas y el estres y reencontrarme con la persona que era antes, hace mas de diez anios.
Tengo cosas que hacer, es cierto. La semana que entra viajo a Juarez a impartir un curso y tengo que sentarme en santa paz a desarrollarlo. Pero tengo el tiempo. Y mucho con que llenar ese tiempo. O decidir no meterle nada, pues que diablos.
Solo me falta que llegue Fefe y mientras tanto esperar a que cuando pida la llave del hotel, a medianoche no pida un buen champan frances.

Es todo.
No cambio esta etapa de mi vida por una tonelada de inspiracion.

martes, 19 de agosto de 2008

Mi sentido de la responsabilidad es mas fuerte que mi falta de inspiracion.

Que pedo conmigo?
En que limbo estoy viviendo que no encuentro nada blogueable?
Y no es que en mi vida no pase nada.
Noooooooo.
O sea, acaso es nada que haya reacomodado la estancia de Fefe? Acaso es nada que haya reorganizado los cajones de los hijos? Acaso es nada que haya hecho limpieza en mis escritorio?
Entonces?

Voy a la calle a que me atropelle un carro.

Nah. No vale la pena.
Tendre que aprender a vivir con mi inspirationless.

miércoles, 13 de agosto de 2008

Yo tengo que postear esto

Sorry, Flaka. Me adelante, pero no podia esperar mas.



La Flaka nos mando a la madre a la Shelle y a mi.
Nosotras tan contentas presumiendo lo de Munioz Ledo y aquella con que les habia dicho que le hicimos coros a La Tesorito?

Y hay mas...

Esto no se le hace a tus amigas, Flaka, deveras. Nos mataste.
No podemos hacer nada para superarte.
Ni la vision de Al Gore de la Shelle en NiuYors, o que Robbie Williams le dijera Excuse me para pasar al banio.
Yo nomas tengo momentos relevantes por aproximacion.


Pero bien por ti, amiga, envidia de la mala.

* * * * *
Recibi un flashazo memorioso.
Once anios, auto de mi amigo Tilin. Hablabamos de musica y ondas varias. Entonces mi amiga La Rana dijo:
- A mi me gustan mucho los tangos de Laura Leon.
Tilin y yo nos quedamos callados. Yo en ese momento, open minded y todo, me dije pues ni pedo, a lo mejor le salen bien los tangos. Pero Tilin, un poco mas esceptico pregunto:
- Laura Leon, Ranita?
- Si, Laura Leon, replico ella con mas firmeza.
- No sera Eugenia Leon?
- Ah, peeeeendeja! Si! Que estupida y bla, bla, bla.
Fue una conversacion de menos de tres minutos.
Pero en la tumba de la Rana su epitafio dira: A mi me gustan los tangos de Laura Leon y que!
Por alguna razon nadie lo ha olvidado y cada navidad lo celebramos (por fijaditos ha de ser).
♪♪ A-a-a-a-m-o-o-o l-o-o-o-os pa-a-a-jar-o-os pe-e-e-erdi-i-i-i-do-o-o-os... ♪♪♪

martes, 12 de agosto de 2008

Que vida imperfecta aquella de quien lo tiene todo, aquella del que nada le falta.
Los huecos permiten la entrada de sorpresas.
El vacio produce un efecto atractor.

Dejar ir las cosas, las personas, es facil.
Decir te quiero no por lo que tienes sino por todo lo que te falta, ya no es tan sencillo.
Que tal seria dejar ir nuestros mas profundos anhelos, deseos, aspiraciones?
La renuncia, tan triste y vituperada en una sociedad de exitos, se presenta sutilmente perfumada y seductora.
Seria una experiencia dolorosa y dulce de transitar.
El tierno encanto de la promesa.
Ser juguetes del destino?
Quien sabe. Tal vez el tiene mas experiencia en este juego que nosotros.

No es budismo.

Simple cuestion de fisica.

sábado, 9 de agosto de 2008

Le dije a Fefe que me diera algo para aminorar el dolor de su partida.

Entonces empaco mi laptop junto con sus cosas y se marcho.
.
.
.
Ahora estoy en la computadora verde, con las teclas duras, el mouse mas grande que mi mano y sufriendo por la falta de acentos.

Cuando dije "algo" me referia a las llaves de su carro.
Ahora me duele menos que se haya ido.
Pero... mi laptop. De eso... como me recupero?

Seran dos semanas eternas.
Mi blog nunca habia sufrido semejante atentado a la ortografia.
Confio en que sabran disculpar.

jueves, 7 de agosto de 2008

Made for walking

No tengo mucho que escribir.
Mi vida gira en torno a los desajustes de personalidad de Lucky (sospecho que se encuentra entrando a la adolescencia y está en búsqueda de su identidad), en tratar de que Harry deje de ponerle alas a sus letras para que no salgan volando del cuaderno, en hacer entender a William las diferencias entre ser nerd y ser interesante (y convencerlo de que él es lo segundo) y en prepararme para dos semanas carentes de Fefé y llenas de todas las ocupaciones previas a la entrada a la escuela.

Además de continuar mis esfuerzos por dejar de ver tanta televisión.
Por cierto...



Y en esta temporada tiene co-protagónico el guapísimo de Demián Bichir, que sale agasajándose y agasajando a Mary Louise Parker. Pique aquí para ver unas escenas. Se advierte que las escenas son violentas, pero resulta una violencia con un cierto nivel de atractivo.

Tengo que ponerme a trabajar y dejar de ver televisión.