martes, 27 de diciembre de 2005

A mí el alcohol no me embriaga, me embriaga la gente.
La última vez que me emborraché fue cuando Rebecca se fue, a principios de octubre.
En las salidas posteriores ni siquiera una copita se me antojaba tomar.
Hasta ayer.
Y se puede decir que ya iba embriagada desde el momento en que fui a recoger a Wendy y a Patrick. Tal vez desde antes, desde el momento en que la reunión post navideña tomó forma y surgieron todos esos recuerdos que mantienen unidas a las personas a pesar de los pesares.
Las emociones me alteran y presento toda la sintomatología del bebedor. El alcohol viene después, como una forma de mantener la euforia, y también como una forma de justificar mi embriaguez emocional.

Me parece que ésta fue la reunión postnavideña número 9. O sea que comenzamos allá por 1996.
Entonces nos veíamos casi cada día pero con el paso del tiempo cada quien toma su camino, cerca o lejos. Pero es bueno volvernos a ver. Muy bueno.



lunes, 26 de diciembre de 2005

sábado, 24 de diciembre de 2005

viernes, 23 de diciembre de 2005

Oh Christmas tree, oh Christmas tree!

No habíamos puesto el árbol de navidad, no por desidia o flojera, no vaya usté a creer.
Tenía una buena razón para no andar de alborotada desde el 20 de noviembre con lo del arbolito.
He aquí la razón:


Hay una razón más.
De alguna manera Alex y Darío guardan impresiones de su época posterior al gateo, previo al caminar, en que la abuela les prestaba el matamoscas para matar esferas. Son niños excelentes, pero hay recuerdos que condicionan tu vida de por vida.
Así que, qué caso tenía adornar un árbol si iba a estar en el suelo al día siguiente.
Ya es 23 de diciembre. Si tenemos suerte el árbol de este año estará de pie todavía la mañana del 25.



Y una última razón: no teníamos árbol.

El año pasado compramos en un vivero un pino de verdad. Lo pusimos en una maceta, lo metimos a la casa y lo adornamos. La idea era transmitirles a los niños la imagen de un árbol vivo con todo lo que ello representa. La mañana del 25 lo sacaríamos de la maceta y lo llevaríamos a plantar.
Desgraciadamente no tenemos lo que los gringos llaman "green thumb". Somos culpables de ecocidio. El chingado árbol se murió junto con todas las enseñanzas que suponíamos nos traería la experiencia.

No más sentimientos de culpa.
No más árboles sintéticos tirados por el suelo.
He aquí el resultado final:


jueves, 22 de diciembre de 2005

Me levanté cuando los rayos del sol entraron a mi cuarto a darme los buenos días.
Me bañé con calma, sin prisas, disfrutando cada gota de agua tibia.
Desayuné entre charlas y risas, sin salir corriendo por culpa del tiempo.

¡Ahhh.....! las dulces mieles de las vacaciones.

.
.
.
.
.
.
Es una verdadera pena que la miel empalague tan pronto. Ya me conozco.
El primer día y el segundo es una maravilla.
Para la tercera noche voy a decir "Veré una película, al cabo que me puedo desvelar".
Me levantaré a regañadientes pero dormiré una larga siesta unas cuantas horas más tarde.
Por culpa de la siesta, no sentiré sueño así que buscaré alguna película y me daré cuenta que ya las vi todas, así que me conectaré al mIRC y encontraré al acosador de temporada.
Me dormiré aun más tarde, despertaré a medio día y recibiré al sol con un "¡Me derrito! ¡Me derrito!", mientras mis hijos brincan sobre mi cama y me gritan que tienen hambre.
Los días posteriores a las fiestas será aún peores y de repente, cierta mañana me daré cuenta que es 9 de enero y que debía estar en mi trabajo. Entonces agradeceré al sol que las vacaciones hayan terminado y me quejaré como cada fin de asueto, que no descansé nadita pero que me muero porque llegue semana santa.

lunes, 19 de diciembre de 2005

Leyendo a Tagore pensé en esto: la lámpara, la vereda, el cántaro en el pozo, los pies descalzos, son un mundo perdido. Aquí están las bombillas eléctricas, los automóviles, el grifo del agua, los aviones de propulsión a chorro. Nadie cuenta cuentos. La televisión y el cine han sustituido a los abuelos, y toda la técnica se acerca al milagro para anunciar jabones y dentríficos.

No sé por qué camino, pero hay que llegar a esa ternura de Tagore y de toda la poesía oriental sustituyendo a la muchacha del cántaro al hombro con nuestra mecanógrafa eficiente y empobrecida. Después de todo, tenemos las mismas nubes, y las mismas estrellas, y, si nos fijamos un poco, el mismo mar.

A esta muchacha de la oficina también le gusta el amor. Y entre el fárrago de papeles que la ensucian todos los días, hay hojas de sueños en blanco que guarda cuidadosamente, recortes de ternuras a que se atreve en soledad.

Yo quiero cantar algún día esta inmensa pobreza de nuestra vida, esta nostalgia de las cosas simples, este viaje suntuoso que hemos emprendido hacia el mañana sin haber amado lo suficiente nuestro ayer.

Jaime Sabines. Otro recuento de poemas.

Me enteré muy tarde, y me alegro porque en su momento me hubiera indignado. No debería tomarme las cosas tan en serio, pero...
“Prefiero, si ustedes me lo permiten, decirlo como lo hice unos días en otro espacio maravilloso, con las palabras de la escritora Rabina Grant Tagora..."

¿No les resulta grotesco?
Digo, es cierto que el resbalón aquél de Jorge Luis Borgues fue bastante celebrado por la prensa y por el pueblo, pero ¿con qué fin nuestra primera dama quiso hacerle competencia a Fox?

No me debería importar, pero qué pinche vergüenza.
"Queridas gentes del mundo: No todos en México somos así. Incluso algunos ni siquiera votamos por Focs."

Para que se me quite lo encabronada, les dejo unos fragmentos que les leía a mis infantes cuando eran bebés, cuando todavía podía decirles poemas en lugar de los "Cuentos en verso para niños perversos".

El principio
-¿De donde venía yo cuando me encontraste? -preguntó el niño a su madre. Ella, llorando y riendo, le respondió apretándolo contra su pecho:
-Estabas escondido en mi corazón, como un anhelo, amor mío: estabas en las muñecas de los juegos de mi infancia, y cuando, cada mañana, formaba yo la imagen de mi Dios con barro, a ti te hacía y te deshacía; estabas en el altar, con el Dios del hogar nuestro, y al adorarlo a Él, te adoraba a ti; estabas en todas mis esperanzas, y en todos mis cariños. Has vivido en mi vida y en la vida de mi madre, tú fuiste creado siglo tras siglo, en el seno del espíritu inmortal que rige nuestra casa. Cuando mi corazón adolescente abría sus hojas, flotabas tú, igual que una fragancia, a su alrededor; tu tierna suavidad florecía luego en mi cuerpo joven como antes de salir el sol la luz en el Oriente. Primer amor del cielo, hermano de la luz del alba, bajaste al mundo en el río de la vida y al fin te paraste en mi corazón... Qué misterioso temor me sobrecoge al mirarte a ti, hijo, que siendo de todos, te has hecho mío. Y qué miedo de perderte! ¡Así, bien apretado contra mi pecho! ¡Ay! ¿Qué magia ha entregado el tesoro del mundo a mis frágiles brazos?

Las razones del niño
Si quisiera, el niño podría volar ahora mismo al cielo.
Pero tiene sus razones para no dejarnos.
Toda su felicidad consiste en descansar su cabeza en el seno de su madre; por nada del mundo dejaría de verla.
La sabiduría del niño se expresa en sutiles palabras. ¡Qué pocos son los que pueden comprender su sentido! Si no habla, es que tiene sus razones.
Lo que más desea es aprender la lengua materna de los mismos labios de su madre. ¡Por ello adopta un aire tan inocente!
Pese a que poseía montones de oro y perlas, el niño vino a esta tierra como un mendigo.
Tuvo sus razones para llegar con este disfraz.
Pequeño, desnudo y suplicante, si simula una completa indigencia es para reclamar a su madre el inmenso tesoro de su ternura.
En el país de la minúscula luna creciente nada entorpecía la libertad del niño.
Si renunció a su independencia tuvo sus razones.
Sabe muy bien que ese pequeño nido, el corazón de su madre, contiene una alegría inagotable, y que la tierna atadura de los brazos maternales es infinitamente más dulce que la libertad.
El niño no sabía llorar. Vivía en el país de la felicidad perfecta.
No le faltaron las razones para empezar a verter lágrimas.
Las entrañas de su madre se conmueven con las sonrisas de su dulce rostro, pero es el pequeño llanto que nace de sus penas de niño el que teje entre ella y él el doble lazo de la piedad y el amor.


Rabindranath Tagore (a.k.a. Rabina Grant Tagora, la mujer barbuda)

sábado, 17 de diciembre de 2005

Las posadas, carnal

Estamos en la recta final antes del gran día.
Atrás quedaron partidos de fútbol, ensayos de obras teatrales, exámenes semestrales.
Han empezado los festejos escolares navideños y las posadas.
Alex y Darío ya hicieron su presentación coral.
Un éxito.
Alex se concentró tanto en la canción que decidió no buscarme entre el público por miedo a fallar. Tuvimos que ensayar todos los días la palabra "sabanero" ya que él insistía en decir "sanabero". Pero lo conseguimos.
Y Darío... estoy tan orgullosa de él... sniff... no tiró el micrófono, no se colgó del telón, no le pegó a San José y no se quitó la desesperante sotana de monaguillo que le tocó usar.
No hay forma de describir la belleza de un hijo de uno cuando está en un templete disfrazado de pastorcito o monaguillo (angelito, burro, José, María o estrellita de Belén) intentando seguir la tonada de una canción.
Es una pena que sólo dure unos minutos y que después los hijos se conviertan en los mismos talibanes de siempre.

* * * * *
Y con esto de las dichosas posadas hemos necesitado la ayuda extra de la posada de la abuela para poder cumplir. Pero nos empieza a salir muy caro.
Fefé: estoy convenciendo a Alex de que se quede otra noche con la abuela. Estamos negociando.
Lagartija: a ver
Fefé: 2 xbox games, pizzas, movie, and bengala lights!!!
Lagartija: mercenarios.
Ranita, disfrute ahora que su cachorro no pide nada.
* * * * *
Hemingway me siguió hasta el patio. Ya tenía tres días queriendo encontrarse frente a frente con Lulú. La Lula ni lo fumó, puso mas bien su expresión de incredulidad ante el nuevo advenedizo, pensando seguramente cuánto tiempo duraría éste en casa.
Pero Hemingway no salió en un plan amistoso, no. En cuanto se encontró con Lulú le lanzó un ataque directo con pelos erizados, cola parada, orejas hasta atrás y los sonidos adecuados a su objetivo.
Lulú volvió a ignorarlo hasta que Hemingway le saltó encima. Y ahí sí no, La Lula es paciente pero no tanto y le pegó un buen revolcón.
Ahora Hemingway apesta. ¿Será una forma zorrillesca de defensa o se habrá miado de la impresión?
Smelly cat, smelly cat...
* * * * *
Que sigan pasando alcohólicas y eróticas fiestas.

jueves, 15 de diciembre de 2005



My name es Way... HemingWay.


No había querido hablar de mi gato hasta que no hubieran pasado al menos un par de semanas desde su irrupción al seno familiar.
Ahora sí puedo contarles la increíble y onírica historia de Hemingway:
Hará unas semanas llegó un vecinito con su nuevo gato en brazos. Me encantó el desdichado. Me llamó la atención su dedito de más. Averigüé y supe que era una mutación genética y que Ernest Hemingway, en Finca Vigía, tenía muchos gatos mutantes. Es más, dicen que el primer piso de la casa todavía está poblada por los descendientes del primer gato que le regaló un marinero. (Eso ya lo veré con mis dos ojitos y les contaré).
Días después soñé que me regalaban un gato, no cualquiera, sino ESE gato.
Esa mañana llegó el vecinito y me contó que le habían regalado el gato a una niñita que vive cerca de aquí.
Y por la noche, la niñita, entre lágrimas, vino a dármelo porque su madre no la había dejado quedarse con él.
Soy bruja.

Hemingway es un gato simpaticón, cariñoso y altamente demandante.
Y ahora es el nuevo miembro de la familia.
Todavía le falta llevarse bien con Lulú pero no creo que le lleve mucho tiempo.

Mundo: él es Hemingway.

martes, 13 de diciembre de 2005

- Maestra, mi novia me dijo que cuando me ve, siente cosquillitas ahí.
- Suricata, o te callas o te voy a empezar a cobrar la cuenta de mi terapeuta.
- ¡Así me quedé yo cuando me lo dijo, maestra, igualito!

Pinchis lepes quinceañeros.
No saben limpiarse la cola, diría mi madre, y ya quieren tener novia.

Lo que sí es que las cosas están cambiando.
Mis alumnos me hicieron la siguiente relación:

Novios de palabra: En sexto de primaria.
Novios de besito y manita: En primero de secundaria.
Novios de a devis: En segundo de secundaria.
Novios de faje: En tercero de secundaria.

Me asusté.
Definitivamente.
Yo terminé con un novio en segundo de secundaria porque no le quería tomar la mano.
Luego llega una alumnita a pedirme consejo: el chico que le gusta se le va a declarar y ella no sabe qué hacer, si le debe tomar la mano, si debe besarlo... y si lo besa y él piensa que ella no sabe besar... me pregunta qué hacer, pero en mis tiempos, incluso el novio de bachilleres esperaba al menos uno o dos días después de la declaración antes de animarse a dar el beso, de lo contrario su reputación quedaba manchada con la tinta insana de la lujuria, para siempre.
Pobre niña, no le fui de gran ayuda.
Y creo que tampoco a la Suricata ni a su amigo el León, cuya novia le dice que quiere perder la virginidad con él. (O al menos, eso es lo que cuenta él).

Si me siguen disparando con estas preguntas, entraré una de estas noches en la escuela y pondré un expendedor de condones en los baños.
Lo de poner anticonceptivas en las sodas me está saliendo muy caro.

viernes, 9 de diciembre de 2005

Servicio a la comunidad

Dándome una vuelta por la blogósfera (y por la realidad, que también existe) me di cuenta que hay enfermos por dondequiera, incluyéndome. Pasé una noche horrorosa pero ya pasó. Y todo gracias a una serie de consejos que me mandó una querida amiga. Ojalá los puedan poner en práctica. Helos aquí:

Los especialistas recomiendan lo siguiente:
* Coma adecuadamente
* Asegúrese de incluir en su dieta diaria dos porciones de frutas y vegetales verdes.
* Tome sus vitaminas sobre todo la C.
* Haga ejercicio ya que el ejercicio ayuda a su sistema inmunológico.
* Camine por lo menos 1/2 hora diaria, haga natación y utilice las escaleras en lugar del elevador.
* Lave sus manos a menudo. Si no puede hacerlo mantenga a mano, un lavado en seco antibacterial.
* Trate de tomar aire fresco lo más que le sea posible.
* Descanse lo suficiente diariamente y evite el stress.

O simplemente.. vaya a donde el médico pero piense...
Le mandará medicinas o vacunas,
Piense ¿qué hace su medico antes de ponerle una vacuna?
Exacto... le desinfectará su brazo con alcohol ¿Por qué?
Porque el alcohol mata gérmenes.

Entonces... haga lo que hago yo
* Camino a la tienda de licores (ejercicio)
* Pongo limón en mi bebida (fruta) + (Vitamina C)
* Pongo jugo de tomate en mi tequila (vegetales)
* Bebo afuera en el jardín (aire fresco)
* Me río y digo chistes (elimino stress)
* Después de 8-10 tequi-bloody-marys, o margaritas, simplemente duermo (descanso)
O sea que de la manera que yo lo veo, si usted mantiene sus niveles de alcohol suficientemente altos, ..
¡¡USTED MANTIENE LOS GÉRMENES ALEJADOS DE SU ORGANISMO¡¡

Señores, ¡Salud!

miércoles, 7 de diciembre de 2005

a veces tengo dudas que se me pegan como tonadilla de cancion pegajosa
me decía un amigo hoy.

Yo siempre he sido medio obsesiva.
Esta mañana me preguntaron cómo se dice "beso" en francés y estuve dándome de golpes contra el escritorio por tres horas seguidas hasta que finalmente lo recordé. Eso es cuando tengo suerte.
Cuando no tengo, procuro tener el interné a la mano, si no, no respondo de mí.
Claro, hay que saber buscar, pero Google hace casi todo el trabajo.
Mi última duda me asaltó a las 7 de la madrugada el lunes pasado.
Yo iba manejando tranquilamente rumbo a mi trabajo cuando me encontré un bocho pintado como el famoso Herbie, de las películas de Disney. Me dio mucha risa ver que era empujado por la parte trasera por su conductor y me arrepentí de no traer la cámara a la mano. Pensar que es lo Ultra de las exhibiciones de la VW.
Total, que uno no espera en pleno lunes, sin deberla ni temerla, ser atacado por una duda, pero así son ellas. Se parecen a mi alumno El Borre cuando quiere salir al baño en mi clase.
Una cosa lleva a la otra, de Herbie pasé mágicamente a Harry Potter (no tengo idea por qué), luego recordé a Alan Rickman y salté a aquella tarde de 1992, en que tirada en la cama de mi madre, trataba de sacudirme los últimos mocos que se resistían a salir de mi nariz. Como la duda.
No tenía gripa, no estaba enferma, simplemente me había pasado las dos últimas horas llorando por culpa de una película que acababan de pasar en la tele. Recuerdo el nombre pues tuve la suerte de verla desde los créditos iniciales. Se llamaba Truly Madly Deeply.

A las siete de la mañana en plena avenida de la Cantera, me dio por llorar. Pero no por el recuerdo de la historia. Había algo más a lo que tuve que escarbarle durante toda la mañana. Después de varios golpes contra el escritorio di con la razón:

Si de pronto no existes,
si de pronto no vives,
yo seguiré viviendo.
No me atrevo,
no me atrevo a escribirlo,
si te mueres.
Yo seguiré viviendo.
Porque donde no tiene voz un hombre
allí, mi voz.
Donde los negros sean apaleados,
yo no puedo estar muerto.
Cuando entren en la cárcel mis hermanos
entraré yo con ellos.
Cuando la victoria,
no mi victoria,
sino la gran victoria
llegue, aunque esté mudo debo hablar:
yo la veré llegar aunque esté ciego.
No, perdóname.
Si tú no vives,
si tú, querida, amor mío,
si tú te has muerto,
todas las hojas caerán en mi pecho,
lloverá sobre mi alma noche y día,
la nieve quemará mi corazón,
andaré con frío y fuego y muerte y nieve,
mis pies querrán marchar hacia donde tú duermes,
pero seguiré vivo,
porque tú me quisiste sobre todas las cosas
indomable,y, amor,
porque tú sabes que soy no sólo un hombre
sino todos los hombres.
En la película, Juliet Stevenson sabe español y ayuda a una pareja de inmigrantes centroamericanos radicados en Londres.
El poema, de Neruda, que ella le ha enseñado a su pareja (Alan Rickman) lo recita él entre lágrimas y un pésimo español al momento de la despedida.
Por supuesto que no me aprendí el poema de memoria después de ver la película, pero en casos como esos, si los golpes no sirven, es cuando entra el interné.
Y uno sólo escribe: Truly madly deeply movie poem ¡Y ya está!
No es difícil encontrar estas cosas perdidas en la cibercarretera.
Lo sorprendente es encontrar de repente, a las siete de la mañana en plena avenida, un recuerdo perdido en la cabeza que todavía consigue conmover a su huésped.

domingo, 4 de diciembre de 2005


¿Qué ha pasado por aquí?
¿Recuerdan a Juan Diego?
¿La boda?
¿Los partidos de fut?
Nomás para que estén al día.


He ahí al angelito de la familia, cumpliendo con su papel como era debido. Se le dijo que debía estar viendo a la virgen durante el trayecto. No todos los 40 minutos, por supuesto, pero él lo hizo. Y creo que el sol en los ojos lo afectó un poco porque me dijo: "Mamá, cuando estaba mirando a la virgen, no me acordaba de nada, ni de ustedes ni de nada más".
Un golpe de calor. ¿O será el amors?


Y finalmente se celebró la boda. Por razones de ruta crítica, salud y la venta nocturna de Liverpool (¿alberca de hígado?) no pudimos llegar a la ceremonia religiosa. Pero llegamos, y tarde a la pachanga. ¿Ven qué felices lucen los novios? En unos cuantos días se subirán más fotos de la Flaka y el Caníbal en blogs de los alrededores. Estén pendientes.

Adivine usted quiénes son esos dos galanes al final de la fila para alcanzar la liga... Los dos hombres más aclamados de la fiesta, ni siquiera el novio fue tan vitoreado.

El señor del traje café fue a esconderse al baño después del incidente de la liga. Pero iba a tener que salir, tarde o temprano, así que gallardamente atendió a las damas que atraparon el ramo. Sí, fueron dos, ya ven como se ponen agresivas algunas mujeres en esos trances. La Rana y yo nomás nos hicimos a un ladito, que ni nos tocaran los tulipanes.

* * * * *
Es un placer informarles que el equipo de Alex pasó a la final del torneo de primaria menor al ganar contra un tercer grado 5-4. Uno de los goles fue de Alex, a pesar de andar enfermo y bien cansado. Y van contra el equipo de primer grado, Los Tigres, donde juega Darío, ya que le ganó a un equipo de tercer grado... por default. Creo que a la maestra se les olvidó informarles a sus alumnos del partido. Qué pena.
El caso es que el sábado entrante se juega la gran final. Rex contra Tigres, mano a mano, Alex contra Darío, los sentimientos paternales, divididos.
Por lo pronto, ambos tienen asegurados medallas de primer y segundo lugar. Pero... ¿qué dirá la suerte, las condiciones climatológicas, el destino? ¿Quién se traerá a casa, además de la medalla, la playera de campeón?
Dicen las malas lenguas que una maestra de secundaria que es mamá de unos niños de primaria, secuestró a la maestra de tercer grado para que no pudiera avisarles a sus alumnos de un partido.
Hablen culebras.


lunes, 28 de noviembre de 2005

(Fondo musical a la hora de la cena: A mi burro a mi burro le duele la cabeza... a mi burro a mi burro le duele la tripita...)

ALEX: ¿Qué es tripita?
DARÍO: El pene.
ALEX: Ahhh.

sábado, 26 de noviembre de 2005

Las diez cosas de Fefé

1- Dejar de fumar Shurros frente a una bellleza en la calle y quedarme a verle la jeta cuando detecte el olor y verme en pelotas.
2-Dejar de escribir ese "Inche libro interminable".
3-Dejar de ver a Lupita por lo menos dos fines de semana seguidos.
4-Destejer una Bufanda(Regalada of course)
5-Visitar y vivir en ese pinche pueblito de Don Jaimito.
6-Ir a la muestra de cine porno en el premier 70 de Mochilazo!
7-Ponerme calsones( o como se escriba)
8-Enamorarme otra vez de Televiza ! y que me duela!.
9-Borrarme un lunar que parece tatuaje pa entrar a jalar de burocrata
10-Tener un Blog.

Nota: El contenido de este post no refleja la opinión del creador... necesariamente.

viernes, 25 de noviembre de 2005

Mis diez

Vá, como Carlitos y la Shelle.

1. Un menage a trois.
2. El *****. (autocensura)
3. Posar desnuda.
4. Playa nudista.
5. Fumar mota.
6. Escribir un libro para mis hijos.
7. Intercambiar al menos dos palabras con Eugenia León.
8. Ponerme un tatuaje.
9. Cantar una rola en un café.
10. Ver Spamalot en Broadway.

(Ya sé, algunos puntos de mi lista tienen que ver con el sexo y la desnudez. Soy una mujer reprimida).

* * * * *
Ayer me lo informaron y por los rostros y las expresiones, por no mencionar las carcajadas que acompañaron a los gestos, no puedo atinar a decidir si se trata de un honor o una burla...
Darío va a ser Juan Diego en la peregrinación a la virgen.

jueves, 24 de noviembre de 2005

Soccer mom

Acabo de tener mi primera experiencia como madre de dos deportistas.
Fue el primer juego de futbol para Alex y Darío en el torneo interior de la primaria.
Alex es defensa del equipo de los Rex y Darío es banca del equipo de los Tigres.
Los Rex tienen 12 integrantes que juegan más o menos dos minutos cada uno para poder alcanzar a jugar todos. Los Tigres tienen 8 integrantes, de los cuales a dos no los pueden llevar a la hora en que son los juegos. Y el equipo está integrado por el niño llorón, el hiperactivo-agresivo, la niña hemipléjica, el niño teletón y Darío. (Ustedes perdonen mi incorrección política).
Y Darío…
Como siempre, Darío estaba ahí… pero no estaba.
Se la pasó haciendo trompetillas a los jugadores del equipo contrario y cometiendo toda clase de actos sin el espíritu deportivo que la ocasión ameritaba.
Incluso increpó a un jugador de su equipo (al llorón) por haberle pegado accidentalmente a su madre (o sea, a mí).
Corrió todo el juego tras los jugadores, no tras la pelota y se divirtió de lo lindo.
En cambio Alex, se concentró, esquivó jugadores, defendió la portería y metió uno de los cinco goles con el que les ganaron a los Tigres.
Marcador final: 5-1.
El único gol de los Tigres lo metió Darío.
(Y lo sigue negando.)

miércoles, 23 de noviembre de 2005

Pese a toda la parafernalia, mercadotecnia y millones de adeptos alrededor del mundo, me he mantenido fiel.
He sido fiel desde aquel aciago día en que Michelle, que trabajaba en una línea aérea, se encontró el primer libro de la saga en el asiento de un avión.
Han pasado algunos años y sigo siendo lectora e inútil promotora de Harry Potter. Y digo inútil porque tengo dos clases de auditorio: Un 70% que ya son fans y un 30% que piensa que Harry es joto.
No me han importado los detractores: mis hijos y yo somos asiduos a las pantallas, también, no importa qué tan malas hayan sido las películas. “El prisionero de Azkaban” se salva.
Hace un par de días pudimos disfrutar “El cáliz de fuego”.
Alex y Darío la pasaron pegados a sus asientos. Alex, incapaz de probar las palomitas, y Darío, engulléndolas entre gritos de júbilos al final de cada escena.
Al término de la película se notaron algo confundidos. Darío describió muy bien sus emociones: “Esta película hizo que mis pies y mi corazón se sintieran muy raros”.
Alex estaba contrariado y asustado.
Decía Gianni Rodari que si al niño lo aterroriza el cuento, no es el lobo de la historia la causa, sino el lobo interno.
A Alex lo confunde la muerte y nos tortura con preguntas que somos incapaces de responder.
Sus dudas no son sobre qué hay más allá de la vida y la muerte, sino la imposibilidad de imaginarse la muerte y pensar si morir es igual a nunca haber existido.
Si alguien puede ayudarnos con el tema, lo agradeceré.

Reflexiones
* Harry Potter ya tiene pelitos.
* Gary Oldman es la neta.
* Hermione está en edad de merecer. (Mis alumnos dixit)
* Cualquier wey con barba y bigote blanco es Dumbledore. (Kabeza dixit)
* “Yo, hasta que la dirija Tarantino, iré a ver una película de Harry Potter”. (La Shelle dixit).
* “Harry Potter is a fag” (Erick Cartman dixit).

lunes, 21 de noviembre de 2005


Les presento a la Sra. Azucarera.

No tiene nada de especial. Es una artesanía local, fabricada en barro (si la tocan con la lengua, se les queda pegada -no que lo haya hecho, me han dicho), con ciertas imperfecciones en su superficie y la abertura del tamaño idóneo para que entre la cucharita cafetera.

Lo especial de esta azucarera es que es la primera que adquiero en mis años de vida conyugal.
Antes no la había necesitado. Cualquier frasco podía suplirla fácilmente. No era una cuestión económica lo que me había llevado a la determinación de no tenerla.
Era miedo. El temor a ser esclava de un lujo vacuo que después podría llevarme a no sé dónde.
Porque, después de la azucarera, ¿qué iba a seguir? ¿una cama de agua? ¿un jacuzzi en mi habitación?
Pero el primer paso para derrotar al miedo, es enfrentarlo.
Y aquí estoy, con la Sra. Azucarera en el centro de la mesa.
Ahora debo aprender a contenerme o dentro de poco me veré obligada a comprar toda la línea de productos inútiles de Betterware.
Es un riesgo.
Pero estoy dispuesta a tomarlo.

sábado, 19 de noviembre de 2005

MEDITACIONES SOBRE LOS LENTES

(Columna de la Jornada Semanal... ¿puedo ser demandada por esto?)

(...)
Los lentes son como un animal de trasero grande y reflejante; montan a caballo en la nariz y se abrazan a la cabeza, como niños asustados. En realidad, los lentes dan la espalda al mundo y uno aprovecha su abrazo perpetuo para ver a través de ellos, como quien mira por encima del hombro de otro. Quizá por eso, porque son como un animalito que nunca crece y que, si no se le cuida bien, tiende a perderse o a ser aplastado, quienes usan lentes durante mucho tiempo desarrollan hacia ellos una afinidad entrañable, que no vencen los lentes de contacto ni las operaciones. Son ellos y sus lentes; los lentes ya no son su máscara, sino parte de su fisonomía. Eso lo entendió muy bien Groucho Marx. Los lentes con bigote de Groucho Marx eran en realidad Groucho Marx, y por eso los otros hermanos Marx se disfrazaban de Groucho y así atrapaban la esencia de Groucho –hay una escena de Sopa de pato que es inolvidable; en ella Groucho baila frente a sus hermanos alter-Grouchos con su gorro de dormir y su camisón largo. Igual podríamos decir que la esencia del Venustiano Carranza de las estampitas de la escuela se encontraba, sobre todo, en esos lentes diminutos y verdes que parecían encajados en su cuenca ocular como los de Eric Von Stroheim y esas barbas de cortinaje que todo lo ocultaban, pero la verdad el figurón no resulta ni tan entrañable, ni tan simpático como Groucho el sublime. También John Lennon disfrazó a muchos jóvenes de viejos y les puso lentes de colores que no necesitaban, pero se veían bien y uno atrapaba la esencia de John Lennon sin cantar ni componer como él.

Los lentes tienen parientes variados y curiosos. Sus parientes más cercanos son los lentes oscuros, caricaturescos de por sí. No hay manera de ponerse esas cosas sin verse disfrazado o con pretensiones de misterio, por más que el sol invada y queme y alumbre tanto que haga evidentísima su necesidad. Cuando llevamos lentes oscuros parece que no vemos, cubierto el rostro por mariposas negras, y da susto imaginar que quien nos ve detrás de aquellos vidrios de humo lo hace con malicia o frialdad. Otros hermanos de los lentes son los lentes de contacto, que parecen calcomanías; cuando se caen son como joyas perdidas. Uno rastrea el piso con cuidado, buscando ese brillo mínimo que se burla de uno y su ceguera en cualquier rincón. Pocas cosas son tan angustiosas para una persona como tentalear a ciegas una duela o un trozo de asfalto rasposo, en busca del ojo minúsculo que le hace ver el mundo. Otros hermanos de los lentes –estos muy simpáticos cuando no se empañan- son los encantadores googles, que nos convierten en ranas o en aviadores de la primera guerra mundial. Gracias a ellos vemos el fondo del agua, que es una visión tan tranquilizadora y hermosa como el cielo. El brasier y los lentes son primos hermanos. Los unen sus vocaciones de ladrón y de mapache, de máscara y antifaz. Y finalmente, los lentes acusan un parentesco obvio con las ventanas, pero en pequeña escala. De hecho, las personas que usan lentes tienen una vaga e inquietante similitud con los edificios.

Me puse mis lentes para escribir sobre los lentes. Mi relación con ellos es un tanto pasional: persisto en pretender que no los necesito, pero la verdad es que vivo con el ceño fruncido. Aun así, sólo en épocas de mucho tormento, de jaquecas innombrables o pantallas temblorosas, cedo a sus llamados. Y eso que insisto en perderlos, pero mis lentes siempre me encuentran. Con sus aros dizque antiguos, abandonados y polvosos, le ruegan a mi nariz que se deje de fingimientos y los cargue, pues tiene tamaño más que suficiente, y mis ojos, mucha necesidad. Luego los olvido y vuelvo a hacer como que no los llevo o no los necesito. Hasta que me tope un día contra la pared.

martes, 15 de noviembre de 2005

-¡Atiza! -exclamó de pronto uno de los gemelos, que había ido a mirar por la ventanita, queriendo adivinar de qué lado del edificio caía aquella habitación-. ¡Atiza! El antiguo almendro, que estaba seco, ha florecido. Se ven admirablemente las hojas a la luz de la luna.
-¡Dios lo ha perdonado! -dijo gravemente Virginia, levantándose. Y un magnífico resplandor parecía iluminar su rostro.
-¡Eres un ángel! -exclamó el duquesito, ciñéndole el cuello con sus brazos y besándola.



Entonces el niño sonrió al Gigante, y le dijo:
-Una vez tú me dejaste jugar en tu jardín; hoy jugarás conmigo en el jardín mío, que es el Paraíso.
Y cuando los niños llegaron esa tarde encontraron al Gigante muerto debajo del árbol. Parecía dormir, y estaba entero cubierto de flores blancas.



Los fundidores lo arrojaron al montón de basura en que yacía la golondrina muerta.
-Tráeme las dos cosas más preciosas de la ciudad -dijo Dios a uno de sus ángeles.
Y el ángel se llevó el corazón de plomo y el pájaro muerto.
-Has elegido bien -dijo Dios-. En mi jardín del Paraíso este pajarillo cantará eternamente, y en mi ciudad de oro el Príncipe Feliz repetirá mis alabanzas.


Resulta curiosa la forma en que funciona la memoria.
A falta de un libro que solía aparecer y desaparecer de mi casa continuamente, he intentado hacer memoria de mis cuentos más queridos para poder contarlos a mis hijos.
Muchos detalles se me van, tengo olvidados muchas acciones importantes, termino reinventando la historia.
Y el final, ni se diga.
Sin embargo, en un lugar que yo sé no es mi cabeza, guardo perfectamente las últimas palabras de esos cuentos.
Las escucho (aunque soy incapaz de repetirlas) de una voz que yo tuve a los siete años y la emoción que siento no es la de ahora, sino la de esa niña al leerlas por primera vez.

domingo, 13 de noviembre de 2005

Señales

Ya había sucedido (junio 24).
Comenzaron las señales.
Pero llegó la hora de tomar la decisión, optar por el paquete más conveniente, elegir entre las opciones disponibles, pues nomás le estábamos dando largas.
Hasta ayer que nuevamente las señales cayeron sobre nosotros.

Fefé tiene la manía de quemar cd tras cd con las mismas rolas. Me río de sus manías y se defiende diciéndome que el orden de las canciones es distinto en cada cd.
Anoche nos chutábamos por fskjfskjfsfgésima vez un disco de música cubana. Me encanta Lágrimas negras en la versión de Tito Gómez. Así que nos quedamos estacionados frente al café hasta que terminó. Sólo entonces salimos del auto. Llegamos al café y el trío comenzó con Lágrimas negras. Y después con aquélla de ... mamá yo quiero saber, de dónde son los cantantes...

Y como es lógico, si estás en duda, agárrate de lo que tengas a la mano, que fue tomar la decisión en ese mismo momento.

Después me acordé de una canción que les sale muy chida, y le dije a Fefé: ¿Cómo se llama aquella canción que me gusta, la que canta Serra Lima con los Panchos... ya sabes, aquélla, la de... sí sabes cuál ¿no? la de la película, la que fuimos a ver una vez, la del cineclub de Bellas artes... sí sabes... o ¿no te acuerdas? la de "Tralalalalalalala..." ¿ya te acordaste?... Y que me acuerdo (todavía no tengo tan avanzado el Alzheimer) y comienzo a cantar con mi dulce voz de contralto: Hace falta que te diga que me muero por tener algo contigo... y que el trío comienza a cantarla ¡al mismo tiempo que yo!.
Eso también debe ser una señal, pero me confunde un poco.
Sobre todo porque el autor, Chico Novarro era compositor de tangos, y como que no lo relaciono con La Habana.

Y luego... un señor con un títere en forma de ratón comenzó a tocar con su armónica (así es, tocaba la armónica y movía el títere con singular elegancia) La vie en rose. ¡Uy, pero qué bonito! dijimos nosotros, afuera de un café, el mimo haciendo sus mamadas y nosotros sintiéndonos en París (unos weyes se estaban robando un carro en la otra calle, y los policías pasaban y pasaban así que la sensación era igualita).
Otra señal, aunque ésta ya nos sonó un poco más como a ruido. ¿Qué relación tienen Cuba y París?
Fefé me lo resolvió: Morir de amor con Charles Aznavour y Compay Segundo. Oui. Mourir d‘aimer

Y por cierto... nadie se muere de amor, señores (¿o debo decir señoritas?). Y que quede registrado.
Se puede morir uno de hambre, o por asfixia al colgarte, o desangrado después de darte un tiro, pero no de amor.
He dicho.

miércoles, 9 de noviembre de 2005

La pelota iba derechito a la portería pero logró esquivarla graciosamente hasta llegar a los pies de un señor que en ese momento caminaba junto a la improvisada cancha. Alto, con un saco café cubriéndolo del frío nocturno, un poco calvo, duda un poco antes de detener el balón. Luego, suelta una ligera patada para devolverlo y en su rostro se dibuja levemente una sonrisa. La intenta apagar y después de unos segundos sigue su camino.

Yo también he hecho lo mismo.
E igualmente sonrío.

¿Por qué sonreimos?

viernes, 4 de noviembre de 2005

Alguien ya lo hizo, alguien lo hará, así que ¿por qué no hacerlo yo también?

Aunque la invitación ya se las habían hecho desde antes, los invito ahora yo a visitar la exposición en la Quinta Gameros.

Una muestra

(Espero que el ahora dueño del cuadro, porque ya fue comprado, no me demande)

Éste fue de mis favoritos, junto con otro titulado "¿Era para hoy?". Y ambos fueron vendidos. Ni siquiera una vaquita alcanzamos a hacer para comprarnos uno entre todos y compartir la custodia.


Grandes personalidades de la industria mediática estuvieron presentes admirando la exposición.
Noten sus rostros extasiados y en estado de contemplación beatífica.

Eso, señores, es lo que produce el arte.

Y sí... nos divertimos más que el festejado.
Hubo bastantes personas y hasta a un blogguero conocimos.



La verdad es que los cuadros son una verdadera maravilla. Me encantaron los monos, pequeños y frágiles, tan pequeños como el hombre, perdidos en la extensión del inmenso cielo donde sobrevuelan los cuervos de Van Gogh, o el cielo de las noches perdidas de Sabina, o el que brilla detrás de la mítica azotea donde tocaron los Beatles. Y por supuesto, el bellísimo cielo de "Pentagrama" (el cuadro de los pajaritos de la Aldama, dijo mi sister).

Si tienen lana, compren un cuadro y luego me lo prestan un ratito, ¿no?

miércoles, 2 de noviembre de 2005

A instancias de Wendy


En Chiwas las cuatro estaban
Rana, Shelle, Beba y Gwen
Ocupadas y sin saber
Que la muerte las envidiaba.

Quería de Anita su gracia
De la Shelle su talento
De la Beba el intelecto
Y de Gwen sus… exhuberancias.

La flaca pensó qué iba a hacer
En cómo las iba a acabar
Si citarlas en algún bar
O verlas en algún café.

Pero ellas se adelantaron
Cris en la ciudad estaba
Su shower se celebraba
Y ahí ellas se presentaron.

La flaca estaba rabiando
Fue hasta la fiesta a seguirlas
Y al tenerlas en la mira
Las vio riendo y cantando.

La muerte entonces decidió
Que lo mejor sería unirse
Pues con tal de un rato reírse
De su meta inicial se olvidó.

Así fue como se salvaron
Las teatreras y blogueras
Cada cual sigue su senda
Sin olvidar Coger y el Rancho.


Mal karma no escribirle a mis otras niñas



La muerte era siempre invitada
A las pedas del Círculo Cerrado
Ironías, chismes y sarcasmos
Encantaban a la petatiada.

Mas una noche fue a pasar
Algo que es mejor no revivir
Pues tratándose de divertir
A la calaca hicieron encabronar.

Resulta que un buen día
Padeciendo de abstinencia
Las aludidas, sin renuencia
Se reunieron con Cecilia.

Por supuesto a la catrina
No la dejaron de invitar
Pues además de cantar
Siempre llevaba el tequila.

Llegó primero Gisela
Disfrazada de piruja
Con su boca roja roja
Y blusa de pendejuela.

Luego llegó doña Velia
Cubierta con un sarape
Pensaron que era cantante
De música ranchera.

Las maestras de primero
Llegaron en tercero
Con un deseo sincero
De lanzar mucho veneno.

Luego cayó Teresita
Disfrazada de mamá
Pobre, no pudo tomar
El Altima lo amerita.

Como siempre, a las tardadas
Yessy y Laura aterrizaron
Y con el bocho taparon
De los vecinos la entrada.

Anita nomás no venía,
Cómo les daba pendiente
Pues se decía entre dientes
Que bien borracha estaría.


Finalmente algo pasó
La puerta fue golpeada
Y las niñas apuradas
Abrieron de un jalón.

Y allí estaba la calaca!
Catrina emperifollada
De sombrero, maquillada
Tan coquetona la flaca.

Pero al ver a Laura sintió
El coraje sus huesos roer
Pues el disfraz de esta mujer
Como una burla la ofendió.

La tomó contra todo el grupo
Que sin preocuparse seguía
Tomaba aire y se reía
De lo que nadie sabía o supo.

Y allí se formó un huracán
Dentro de la misma casa,
No pudieron ser salvadas
De la ira del primo de Stan.

La flaca su odio apagó
Cuando su obra vio terminar
Mas luego le dio por pensar
Que esto de nada sirvió.

Las chicas han llegado ya
Muy al fondo del averno
Donde ni luz ni invierno
Llega hasta el más allá.

Ahí se han puesto a festejar
Pues muchos conocidos hay
Mejor ambiente no verán
En el Paraíso de Adán.

Y siguen con sus tertulias
Invitando a quien se deje,
Y el inframundo agradece
Que el círculo abierto reúna.

(Total que las harpías
Convierten a santo en hereje.
Tornaron solo la fachada
La carne por la mortaja.
Así aprendió la desdichada.
* Colaboración de mi amiguito Lalo.)



Y de tener creatividad
a todos les escribía
pero ya estoy bien rendida
y mi cabeza no da pa´mas.

FELICES FIESTAS!!

Diálogo mortuorio

Lagartija con alas dice:
Cualquier blog es más interesante que la tele nacional.

Eduardo dice:
Reacciona, sal a la vida real, que te de el sol, baña a los niños!

Lagartija con alas dice:
Eso no es vida

Lagartija con alas dice:
Bueno, ora si ya me voy.

Lagartija con alas dice:
Mi marido está en calzones en mi cama y yo hablando contigo

Eduardo dice:
nada, estabas haciendo calaveras

Eduardo dice:
ora vas a ir bien fría...

Lagartija con alas dice:
Pero con el calorcito me derrito

Eduardo dice:
Bueno vaya y provóquele la muerte chiquita...

Lagartija con alas dice:
Eah!

Eduardo dice:
jajajaja

Eduardo dice:
Chau cues

¡Es miércoles! ¡Entradas de cine más baratas!


lunes, 31 de octubre de 2005

¿Cuál es la materia de los grandes amores?

Tuve que esperar medio año para el primer “te amo".

A la pregunta de “¿Nos casamos?” respondió: “A-já…”

Nuestra noche de bodas fue interrumpida por la ansiedad de Alex de salir de mí.


¿Cuál es la materia de los grandes amores?

Catorces de febrero, navidades y añonuevos

Las ausencias necesarias, las presencias imprescindibles, las estancias implacables.

Las palabras inflamadas… las miradas eternas… los poros ávidos… los silencios más profundos…

La historia de amor más grande jamás contada.
¿Comenzó por internet?
¿Los presentó un tercer?
¿Amor a primera vista?
¿Química, física, álgebra?


¿Cuál es la materia de tu historia?

jueves, 27 de octubre de 2005

¿Por qué siempre a mí me pasa? decía Virulo

55 niños formados alrededor de unas velas, rezando el rosario.
Cada niño concentrado en su Padre nuestro o en su Ave María.
Cada niño tenía que rezar su oración en el turno correspondiente.
Después del cuarto misterio:
Dios te salve María llena eres de....
Santa María madre de Dios....
Dios te salve María llena eres de...
Santa María madre de Dios...
Dios te salve María llena eres de...
Santa María madre de Dios...
Angelito de mi guarda mi dulce compañia... ¿ah no?... Dios te salve María...

Efectivamente.
Darío.

miércoles, 26 de octubre de 2005

Aquelarre.


¿Alguna sugerencia para mi disfraz?


URGE
Estaba leyendo en el Diario que hay desabasto de sangre en los bancos de los hospitales. Lamentablemente, por esta carencia una joven de 20 años falleció al dar a luz, no había sangre para una transfusión.
Hoy fui a que me tomaran unas muestras para ver si era apta para donar sangre a una persona internada en Cima, pero desgraciadamente salí ligeramente anémica, por lo que no me lo permitieron.
Hoy también, Kigra me pidió que pasara el aviso: se requiere sangre para una persona internada en la Clínica del Parque.
Yo ya no pude, pero si ustedes pueden, no les lleva mucho tiempo.
Echen una manita.
Tanto en hospitales públicos como particulares, hace mucha falta.

sábado, 22 de octubre de 2005

(Escapando de las garras de la estilista argentina, me esperaban unas garras peores)
DARÍO: Mamá, qué fea te ves.
ALEX: ¡Darío! No, mamá; te ves muy bien.
DARÍO: Bien fea.
ALEX: O sea, es que ahorita estábamos jugando a que bonito era feo y feo era bonito.
DARÍO: Mamá, te ves preciosa.

Pero no me importa. El chiste era no tenerme que peinar por las mañanas y como pueden verlo, lo conseguí.



Y heme aquí viendo al Sr. Ramírez Heredia autografiando libros.

Cuando uno supera la visión de sus bigotes rococó, se encuentra uno dos ojillos traviesos, de niño pequeño sorprendido ante el mundo.
(¿y la foto de Ramírez Heredia? en algún lugar entre Mis Documentos y una carpeta de fotos llamada Miscelánea. No encuentra la foto rejija!)

Pero les dejo ésta:



Es una bronca quedarme unos días sin el interné. Se me amontonan las cosas que quiero contar.

¿El concierto de Fito? Sí fui pero como no soy VIP, como otras personas... me estuve bailando, cantando y fumando toda la noche frente a una pantalla.

Hay algo que me molesta muchísimo y lo he visto de manera repetida a lo largo de todo el festival: las personas que se levantan a medio concierto y se van. ¿No es una falta de respeto? Como público, pienso que sí. Me molesta estar viendo a la gente pasar frente a mí y quitándome visión del evento. Como exponente artístico, me cae de a madres que también... o pónganse en el lugar de los monjes tibetanos...

Total.

Hace tiempo quería pegar esta foto del concierto de Betsy Pecanins y Cecilia Toussaint.


¿Y Betsy? Allá atrás, ¿no las ven? Lo que yo quería mostrar era al chero de camisa azul y pantalón guinda. Estuvo toda la noche ambientadísimo, yo casi me bajo de las gradas para bailar con él. Hasta cuadrillas bailó a medio blues. Pa' que luego no anden diciendo que la cultura es elitista. Even the cowboys get the blues.

Diálogo surrealista en el concierto de El Cigala:

(VAGABUNDO): Tenga, compa. Ai le compra un café al pianista, se nota que lo necesita.
(FEFÉ): ... ¿?

Fue tan surrealista, que ni siquiera fue un diálogo realmente.

Y ya mejor me voy.

A ver si mis amigos VIP me quieren invitar a salir en la noche, ora que ya se me quitó el esguince y puedo brincar como antes.

No sean amables. No espero comentarios a este post.

And now for something completely different...

Pasó el Tour de Cine Francés y sólo alcancé a ver Lila dix ca (odio el título en español), pero al final de cuentas era la única película que quería ver. Si buscan en mis archivos de noviembre del 2004 (no hay de otro), en el día 20 precisamente, tengo un post sobre el libro La voz de Lila. Dice Fefé que es un libro para mujeres. Dice el Sr. K (siento lo de anoche, deveras, deveritas, deveritas... yo ni quería... pasó) que quiere que le preste el libro para poder estar en nuestra misma sintonía. ¿Así era?. Por lo pronto mi libro también anda de tour, pero cuando regrese se los presto.

¿La película? Los intelectuales chafitas decimos: "¡Nombre, maestr0! La película es una porquería, mejor lee el libro." Pero hoy haré una excepción y diré: logré separarme del libro mientras veía la película, sólo a ratitos, es muy difícil, y pude disfrutar de la cinta como algo aislado, como si no supiera qué iba a suceder. Y al final, con una conclusión que habría hecho del libro una mierda, terminó la película haciéndola realmente hermosa. Curioso ¿no?

Pero no me hizo llorar como Emily anoche.

Sí, The Corpse Bride ya está aquí. Y si les llega el boletín de Cinépolis, no hagan caso. Ya hice mi coraje ayer pensando que la iba a encontrar subtitulada. En los dos complejos está en español. No es tan bueno como el doblaje de The nightmare before Christmas.

Y ahora sí ya me voy.

¿Saben qué escucho? The glory flight de The neverending story. Fantástico.



sábado, 15 de octubre de 2005

Siempre he poseído cierta habilidad mimética en cuanto a lenguaje se refiere.
Me explico: tengo la capacidad de mimetizarme con el ambiente lingüístico.
Cuando regresaba de vacaciones a Beautyfulville después de pasar un mes aquí, solían preguntarme dónde había estado y por qué hablaba tan raro.
Pero no me es necesario pasar un mes en otro ambiente para adoptarlo. Me bastan un par de minutos.
Debe ser alguna cualidad recesiva que se me quedó de mi novena reencarnación. ¿O acaso creen que a Mata Hari le bastaba su belleza, su astucia o su inteligencia? No. Tenía que adaptarme ipsofactamente.
Entonces me era útil, ahora me causa problemas.
Una vez en un torneo de boliche, tuve que trabajar con algunos defeños. De inmediato se me pegó el acento. Y creían que me estaba burlando.
Y si estoy con personas que hablan con diferentes entonaciones, se me cruzan las líneas.

Hoy fui a una estética. Yo no acostumbro ir a esos lugares. Para eso está mi madre. Pero me vi obligada.
Había dos estilistas, y para lo que yo necesitaba me atendió la más experimentada, que resultó ser una mujer argentina. ¿Por qué? Yo qué sé, no le pregunté.
El caso es que habló y habló todo el proceso, y cuando se me ocurrió abrir la boca, me salió un cordobés fluidito, que la pobre mujer interpretó por supuesto, como burla.
Mal pedo.
No digas cosas buenas, que parezcan malas sobre todo si tu escucha tiene tu cabello en sus manos.

"¿Los tubitos se sienten ajustados?"
"...N-n-n-o"
(pero dos lágrimas surcaban mis mejillas)

viernes, 14 de octubre de 2005

Todo tiene un límite

Irma es una mujer que trabaja en la tiendita escolar.
En una que otra ocasión, Irma viene a casa a ayudarme con los quehaceres y es cuando tenemos oportunidad de platicar.
Ya me había contado que se estaba separando. Esta vez me platicó otros detalles.
La historia clásica: él, desempleado y sin intención de trabajar. Ella, aportando todo su trabajo para mantener una casa y tres hijos. Y él, además, manteniendo una relación con otra mujer.
Él pareció querer rectificar. Ella no aceptaba sus disculpas.
Salió un día de su casa al trabajo y consideró perdonarlo.
Cuando regresó, encontró sus pantalones rotos de un lado o de otro, con jirones aquí y allá.
Él siguió insistiendo por el perdón.
Pero, la ropa de una... hay cosas que no pueden disculparse.

martes, 11 de octubre de 2005

Post sin suspenso

Y continuando... írenla qué agusto. El clima estaba perfecto y nos
acompañaban unas vecinas del valle.

Yo me estuve saboreando las papas fritas que se comía Rebecca, pero por

desgracia no cuento con su metabolismo. Me conformé con unos cacahuates igual de buenos y grasosos.


Allá hasta las alergias se saborean.


Retomamos el camino hacia Cusárare y Alex, que es un modelo nato,

quiso fotografiarse con las bicicletas.


El agua estaba heladísima, pero es bien sabido que los niños son de hule

y disfrutaron mucho con el chapuzón y andar persiguiendo a los inocentes pececitos

que se atrevieron a nadar cerca de ellos.

No hay nada que me guste tanto como comer al aire libre, con el aroma

del café hirviéndose y el pescado asándose.

Quén lo hubiera creído... una represa en el lago de Arareco.

Y tan benévola fue la lluvia este año que los árbolitos que estaban muy lejos de la orilla

del lago, fueron cubiertos en parte por el agua.

¡Casi se nos inunda la cabaña!

Nubes como éstas, nomás en la Sierra.

¿Quién quiere ir conmigo el año que entra?

lunes, 10 de octubre de 2005

Post tardío

¿Se acuerdan de la salidita que di a la sierra y que luego valió madres mi computadora?

Bueno, pues no podía quedarme sin postear sobre el viaje.

Y aunque las imágenes dicen más que mil palabras (falso de toda falsedad) luego les dejo otro post para que se chuten cuando estén bien aburridotes.

Foto chueca. Padre e hijo miran hacia el infinito, siguiendo con la vista cómo se pierde el camino.



La nueva casa de campaña. Está más tecnologizada que la anterior pero para eso estoy yo, que cuento con el sentido común suficiente para poder armarla.



El hombre, el proveedor, tratando de encender una fogata. Sólo hasta que llegó nuestro vecino Juanito, pudimos encontrar suficiente ocote. Seguimos siendo unos inútiles.



Una paseadita por el Valle de los Monjes.
La exploración y las fotos en pose son parte importantísima de la expedición.



¿Qué tal el paisaje que nos recibió al despertar por la mañana?














Y muy cerca de ahí... Vean qué roca.... Totalmente pensando en mí. Me dio muchas ideas para esa noche.

Puesto que me es imposible seguir agregando fotos, continuaré otro día y aprovecharé para dejar este post en suspenso..........................

viernes, 7 de octubre de 2005

¡Juan Rulfo es un naco!

Jesús es el chico más alto de la escuela. Es el más brusco. El más pesado para jugar. El que más reportes tiene. Es hiperactivo y padece déficit de atención.
Conmigo no lleva reportes, descubrí que una palmadita en la espalda y un grado de responsabilidad en el salón me lo dejaban dócil y participativo.
Todos los viernes leemos. Llevamos diferentes libros. Él eligió al final y le tocó un libro de poesía.
Los primeros dos viernes, me gritaba desde su asiento: ¡No entiendo nada! ¡Qué es esto!
Serenidad y paciencia, pensaba yo.
Han pasado más de seis viernes desde que empezamos a leer.
Me gusta observar a mis alumnos cuando leen. Es un espectáculo tan maravilloso como ver a mis hijos dormir.
Hoy pasé la mirada por el salón y vi a Jesús. Escribía algo en un cuaderno. Mis instintos de maestra me dijeron "Este cabrón no trajo tarea y la está haciendo en mi clase."
Me acerqué y le pregunté qué hacía. Cerró su cuaderno rápidamente y un poco ofuscado contestó "Nada".
Luego caí en la cuenta. Jesús estaba trascribiendo un poema del libro a su cuaderno. Cuando comprendí, muy apenada le pregunté si le estaba gustando el libro. Más relajado me contestó que sí. Me enseñó los poemas que más le gustaban y unos más que él mismo estaba escribiendo.
¿No es la docencia lo más hermoso del mundo?

*****
Jesús forma parte del grupo de los Terribles Tres, junto con Manuel y Carlos.
Manuel es el galán. Carlos, el gordo que les sigue la corriente en todo.
A Carlos le tocó un libro con ilustraciones de mujeres semidesnudas. No lee. Sólo pasa las páginas de un lado a otro.
Cuando escuchó a Jesús hablar de poesía, murmuró: "La poesía es una mariconada" mientras pasaba de un lado a otro las páginas de su libro. Jesús siguió leyendo.
Sonó el timbre, la clase terminó. Acto seguido, se levanta Jesús y en medio de las carcajadas de todos, se pone a moler a golpes a Carlos. "¡Maricón tú, que te conformas con las viejas de los dibujos!".
Me ganó la risa junto con ellos.
*****
A la mitad de la hora de lectura, escuché un grito: "¡Qué libro tan naco! ¡Juan Rulfo es un naco!"
Era Luisa. Una monada. Dulce, tranquila, inteligente, conversadora, disciplinada. Pero piensa que Juan Rulfo y Jorge Luis Borges son un par de nacos.
Me queda tanto trabajo por hacer.

miércoles, 5 de octubre de 2005

El 17 de octubre se presenta el libro "Otra vez el Santo" de Rafael Ramírez Heredia.
Ya tengo invitación y hasta el libro (me lo regalaron de Alfaguara).
Un libro regalado sabe mejor.
El 14 empieza la Feria Estatal del Libro. Estén pendientes.
Ah, y el 11 el Tour de Cine Francés.
Como si no tuviera bastante con los festivales.

(Señor ÓscarGabrielCampos: ya no le tengo envidia. Bueno, un poquito sí. Yo no tuve maestros así).

martes, 4 de octubre de 2005

Hernán Casciari en una ocasión contó sobre el chico asesinado cuyo homicida fue identificado gracias al blog que el chico escribía.
Había un link en el relato para llegar a la página. Lo visité y pude estar ahí sólo unos segundos. Fue tétrico, y triste.

Hay un blog que suelo visitar. Después me enteré que el dueño del blog había sido compañero mío en el instituto y era un buen amigo de una compañera de trabajo.
Esta mañana platicamos ella y yo. Me cuenta que su amigo murió. Lo asesinaron. Apenas unos días antes lo había visto, feliz y festejando porque finalmente había firmado las escrituras de su nueva casa. Tenía 30 años.
Ella se veía muy triste. Y yo no pude evitar recordar el texto de Casciari.

Estuve unos momentos en su página.
No fue tétrico.
Sólo tremendamente triste.

sábado, 1 de octubre de 2005

Anoche quedamos de vernos en un café. Como siempre, un poco tarde, sufrimos para encontrar estacionamiento. Un beneficio adicional del Festival Cultural: los cafés a reventar. Pero confiamos en que Rebecca y Ramiro habrían llegado y tendrían lugar para nosotros.
Efectivamente, habían llegado pero estaban en una mesa acompañados de muchos extranjeros. Ya que nos sentamos, Rebecca me explicó: por una de esas coincidencias de la vida, cuando Ramiro regresó de Berlín, en el vuelo México-Chihuahua, se encontró con una persona que trabaja para el Instituto, la verdad no sé cuál de los dos. Platican, se dan sus datos y ahí pareció quedar todo. Pero llega una Orquesta de Austria para el Festival y esta persona se comunica con Ramiro para pedirle que sea guía de turista para un viajecito que la orquesta iba a echarse a la sierra. Este lunes, Ramiro en un camión y Rebecca en otro, hacen el recorrido. Les va bien, cobran bien y se dicen adiós. Pero ayer se los encontraron en el café y los invitaron a sentarse con ellos. En ese punto llegamos Fefé, yo y más tarde, Shelle.
Fue una noche curiosa, divertida. Y me dio gusto, pues hoy Rebecca regresó a Berlín y queríamos que estuviera contenta.
La mesa era Babel. Y yo con más de dos sotoles encima me vuelvo políglota. Ya hablaba uno en español, otro en alemán, otro en inglés, uno más en francés y hasta en árabe. Creo que incluso hablamos en lenguas muertas.
Noche preciosa. Platicamos bastante, tomamos bastante y reímos un poco más.
Entra la noche, la orquesta dijo adiós.. Engelbert se quedó al final para despedirse de nosotros y mi Luis Ernesto Derbez personal (a.k.a Fefé) le dijo: "Pérate, cabrón. Tenemos dos incidentes internacionales pendientes. Uno, Maximiliano de Habsburgo; dos, ¿on tá el penacho de Moctezuma?".
Me alegro que no supiera nadita de español.

Y pues sí. Finalmente Rebecca partió.
Fefé dijo que hoy parecía domingo. Es cierto, se sentía tristón el ambiente. En el aeropuerto entendimos por qué. Nos pudo la partida de Rebecca. Habrá que esperar un año para que consiga su beca para estudiar aquí.
Un año muy largo.

viernes, 30 de septiembre de 2005

Mabel me dice: Tengo un programa, vamos al salón. Tomo el programa y voy con Velita. Me da un programa y otro más para Gis. Gis me dice que tiene un programa actualizado, lo fotocopiamos y repartimos. Las niñas de prepa me prestan el periódico y prometen buscarme el suplemento con el programa.
Al final del día tengo cinco programas del Festival Internacional dela ciudad de Chihuahua y ninguno del Festival Internacional Chihuahua.

Palomita dice que su mamá la arrastró al concierto de Pablo Milanés. Ana dice que a pesar de la música, el concierto estuvo chido (su papá es un conocido músico de trova). Palomita espera con ansia Carmina Burana e Irma, alias “La Chúntara”, se agrega a la conversación pues quiere ir a ver a la Maldita y a Celso Piña.
Los chicos de secundaria saben que algo sucedo. El centro se cierra por las noches. La Liber se convirtió en un corredor cultural e incluso el CERESO tiene su foro artístico.
Los niños también se han dado cuenta. Sus padres los llevan a lugares donde no quieren estar para luego terminar hipnotizados con los espectáculos. También para ellos habrá teatro, música y títeres.

Se siente un cosquilleo bajo del suelo. Primero es un movimiento muy leve pero poco a poco parece tomar la forma de un temblor.
¿Será como aquella vez que juré y perjuré haber escuchado el trineo de Santa Claus?

Densidad 6, Big Band Jazz, Armando Manzanero, Los Musiqueros, Beto Caletti, Sonidos nacientes, Michael Jon Fink, Pavel Steidl, América, Mariachi Vargas, Mexicanto, Maldita Vecindad, Natalia y la Forquetina, La Trouppe, el Ensamble Nacional de Danza de Rusia, Christopher Cross, The Singapore Indian Orchestra and Choir, Danzas Hopis, Apaches y Rarámuris, Jesé Cook, las Marionetas de la esquina, Patita de Perro, Orquesta Alta Austria, El Tri, Skirla, Cabezas de Cera, Bandúla, Performance de Phillip Genty, Dominic Grasca, Patch Adams, Celso Piña, Cecilia Toussaint, Betsy Pecanins, María Barracuda, Tango Emotion, Dieguito “El Cigala”, charlas literarias con Fernando Vallejo, Carlos Montemayor, Víctor Hugo Rascón Banda, exposiciones pictóricas, fotográficas, coros locales, conferencias, mesas redondas, teatro...
Todo en tres semanas.
¿Qué se creen?
¿De dónde voy a sacar tiempo?

miércoles, 28 de septiembre de 2005

Acuerdos tácitos

23:00 hrs.
Papelería de la colonia.
Madre despeinada y en pijamas buscando los elementos faltantes de la maqueta escolar en la única papelería abierta de la zona.
El dependiente atiende a otro cliente y le grita a su mujer para que atienda a "la señora", o sea yo.
Sale la esposa del dependiente y me doy cuenta que es la Sra. Terrazas, madre de una exalumna. Cuando yo la veía en juntas o actividades de la escuela, se veía diferente, elegante. Era la "SEÑORA TERRAZAS", el apellido dice mucho por aquí. Yo también debí parecerle muy diferente anoche. Por eso, optamos por no reconocernos. Ambas sabíamos perfectamente quiénes éramos, pero hay cosas que es mejor callar. Por nuestra dignidad, acordamos tácitamente ni siquiera mirarnos.


Hay un compañero del trabajo al que hace un tiempo yo solía llevar a su casa. Luego lo cambiaron de turno y dejé de verlo un rato. Cuando lo volví a ver, el tipo se había convertido en un patán. No me preocupaba porque no tenía que verlo mucho, pero al inicio del ciclo escolar me di cuenta que vive por mi casa y espera el camión justo por donde yo paso cada día.
He inventado mil cosas para fingir no verlo: irme maquillando, traer lentes oscuros, voltear hacia atrás a regañar a los niños, simular que estoy dormida...
Una mañana ya no lo vi. Ni las siguientes.
Con una gran delicadeza y tacto, decidió tomar el camión más tarde. Así nos ahorrábamos molestias y vergüenzas los dos.
Me conmovió el gesto.
Casi deseo verlo frente a la parada del camión para darle un aventón.

Casi.

lunes, 26 de septiembre de 2005

Mientras viví en Beautyfulville, fui una niña extrovertida y siempre rodeada de amigos.
Cuando tenía once años, nos mudamos para acá.
La forma de ser de las personas, muy diferente a lo que había vivido hasta entonces, me volvió un poco reservada y no encontraba amistades en quien apoyarme.
Tenía una prima. Una belleza. Juntas nos parecíamos a Vilma y Daphne, ella era Daphne por supuesto. Pero gracias a ese don tenía algunas amistades cerca de su casa, que fue donde yo viví algún tiempo por la mudanza.
Sus amigos ahí eran únicamente chicos. Buena suerte para mí, que siempre había tenido dificultades para relacionarme con las chicas. Y en ese grupo había un chico flaco, de anteojos y gran inteligencia (como personaje de televisión) que estaba profundamente enamorado de mi prima. Desde que ambos andaban en triciclo, según me contaría él después. Mi prima, la belleza de 12 años, tenía demasiados pretendientes como para hacerle algún caso a Daniel. Ése era su nombre.
Por dichas circunstancias, llegué a ser muy amiga de Daniel; u confidente en amores y su contrincante en las vencidas (yo siempre le ganaba). Entramos a la misma escuela secundaria pero a él le tocó estar en la tarde. Yo me mudé a una casa cercana a la de mi prima así que nos seguíamos viendo.
En segundo de secundaria a Daniel lo pudieron cambiar al turno matutino, y coincidentemente, en mi salón. Siguió siendo flaco, desgarbado, con anteojos pero era de una inteligencia tan clara y un sentido del humor tan fácil que fue gran amigo de todos, además de jefe de grupo por dos años. También fue mi mejor amigo en ese tiempo.
Siempre he dicho que los hombres suelen confundir la amistad de una mujer (situación de la que tomé ventaja después, pregúntenle a Fefé) y eso le sucedió a Daniel.
Yo no me di cuenta. En estas cosas, una es la última que se entera. Todos me lo decían y yo respondía que no, que él estaba enamorado de Daphne. Pero comencé a ver los síntomas: se alejaba de los demás e intentaba estar a solas conmigo, trataba de mantenerse físicamente cercano y en alguna ocasión estuvo a punto de declararse pero no le di mucha oportunidad. Al mismo tiempo yo sentía ese cambio en su actitud y me ofuscaba. Me empecé a alejar. Y él a aislarse. De pasar todo el tiempo juntos en los recesos; de regresar juntos a casa, haciendo más tiempo por nuestras charlas y ser mi confidente, no quedó nada. Lo veía quedarse solo, yo me sentía culpable y no hallaba qué hacer.
Tuvimos una fiesta del salón.
Fue en la casa de nuestra amiga rica. Bailábamos en la terraza y tomábamos refresco en copas. Daniel me invitó a bailar. A esas alturas hasta tenerlo cerca me perturbaba. Me negué.
A los minutos algunos chicos me comenzaron a hacer comentarios: “Pobre Daniel, mira cómo sufre”, “No seas mala, baila con él”, “Cómo eres, Daniel que te quiere tanto”. Hasta que me enojé. Increpé al que se dejó, les eché en cara que se preocuparan por Daniel y no por mí, les dije que ellos no tenían derecho a hablar si no tenían la menor idea de cómo me sentía yo. Corrí al baño y me di cuenta que estaba bañada en lágrimas. Me desahogué con la chica que se ponía rimel en las pestañas y a quien le importaba un comino cómo me sentía. Al tiempo salí y Daniel estaba fuera del baño. Caminamos juntos a una salita y nos sentamos ahí sin hablar por un rato. Él habló primero: “¿Qué le voy a hacer?” me dijo, resignado. Yo le dije que lo sentía, que sentía todo, que sufriera, que estuviera solo y sobre todo, sentía haberlo perdido. Creo que lloramos un momento los dos. Nos levantamos y bailamos una canción. Nos separamos al entrar a la preparatoria. Aunque ya nos habíamos distanciado desde mucho antes.
Fui la primera vez que perdí un amigo.
Decía Richard Dreyfuss, como el escritor en “Stand by me”: Nunca más tuve amigos como los que tuve a los doce años. Dios, ¿alguien los tiene?

miércoles, 21 de septiembre de 2005

Wash and Wire

La computadora sigue de terca, pero no está muerta. Descansa. Como el perico.

Ha estado muy movida la semana, tengo un par de posts pendientes pero por mientras les dejo un reporte de status:

Desfile: 10, aunque nadie me haya visto. Un bronceado parejito parejito.
Sierra: Chidísimo. Vayan a Arareco, hay reteharta agua.
Trabajo: Hasta la cola. He tenido que aumentar mis dosis de expreso.
Familia: El gato, que según el Sr. Kabeza no existe, es alérgico a Alex.
Darío ya sabe leer.Para quien todavía tenía sus dudas.
Sociedad: Nunca pasa nada en esta ciudad y ahora nos tocan dos festivales culturales juntos (Según el Sr.Kabeza, tampoco existen). A los consumidores ya nos empezó a generar problemas: 1. Necesito una niñera. 2.Necesito clonarme para estar al mismo tiempo con Pablo Milanés y con Fito Páez. 3. Todos los shos son gratuitos, pero voy a necesitar dinero para la niñera. 4. El problema de la clonación se podría resolver.Qué tal hacer un frente-a-frente Celso Piña y Ramón Ayala... Habrá que hablar con Espinoza al respecto.

Me voy y luego les mando algo desde mi trabajo. Ahorita estoy en una lavandería con servicio gratuito de interné. Aquí en mi colonia somos muy modernos. Wash-and-wire.

martes, 13 de septiembre de 2005

Había una vez una computadora que se llamaba resistol. Un día se cayó y se pegó.
Qué mamón.

Mi computadora no sirve. No sé si habré capturado un virus en alguno de los sitios indecentes que suelo visitar. Por lo pronto, estaré posteando desde mi trabajo. Y que no se culpe a nadie de mi ausencia.

sábado, 10 de septiembre de 2005

Para todos los que quedaron preocupados, no pasa nada.
La cuestión de las parejas fue a raiz de una discusión entre mi pareja y yo sobre una pareja de amigos que son pareja. ¿Ya ven por qué me cae tan mal el término?
La relación con mi significant other es mejor de lo que se puede suponer a través de los comentarios ácidos de Fefé.
O sea, todo está bien pero ya ven como me encanta armar y luego destruir mis teorías sobre el mundo.

* * * * *
Ahi ustedes disculparán la tardanza en volver a postear.
Ha sido una larga semana, entre ensayos para el desfile (seremos el contingente #2, no se lo pierda), juntas de padres de familia, visitas al doctor, reuniones extra laborales e incluso, una ida al cine.
Intento disfrutar el fin de semana y hasta el momento debo decir que va de maravilla.
* * * * *
Fuimos a ver What the (bleep) you know?. Me llamó la atención después de leer una reseña en una revista y no me decepcionó. Muchos de los cuestionamientos planteados en el documental ya los habían hecho mis alumnos en la clase de Filosfía para Niños. Fue interesante ver el punto de vista de varias ramas académicas, sobre todo de la Física Cuántica, de la que no entendí ni madre pero se oía todo rebonito.
La recomiendo si todavía está en cartelera. Pesimistas y negativos, abstenerse.
* * * * *
Hace algunos años solía leer una página en internet de una madre sobre su experiencia con el embarazo y la maternidad. Me encantaban sus crónicas, llenas de humor y asombro. Sus crónicas fueron después publicadas por una editorial y ella siguió escribiendo para su página en internet. Al paso del tiempo sus escritos se fueron espaciando, pero recientemente recibí un boletín que me informaba sobre su última publicación.
Lo que más me llamó la atención fue el hecho de que mudó su página al formato de blog. Eso también lo hizo hace muy poco Luis Pescetti. Ahora su página resulta mucho más atractiva, dinámica y nos permite interactuar a los lectores y fans.
Señores, nos estamos blogalizando.
* * * * *
Llegaron los extranjeros. Fefé, feliz de ver a su amigo-hermano del alma. Yo, feliz de que también haya llegado Rebecca y no sólo por el gusto de verla, sino por el gusto de ver a Fefé y al Sr. de Santiago, imposibilitados para largarse por su cuenta.
Anoche nos acabamos unas botellitas que teníamos guardadas y atacamos con vigor aceitunas y ostiones.
Nos trajeron unos regalitos que agradezco con todo el corazón: una cafetera para hacer expreso, unos souvenirs y chocolates para los niños, una playera para mí y una para Fefé. Lo mejor es que a Fefé no le quedó tan bien la suya, pero a mí me luce rebien.
Parece que Rebecca tendrá que irse en octubre a Berlín para hacer unos exámenes. Ojalá los apruebe para que le den la beca que necesita para estudiar aquí. (Yo también pensé lo mismo, ¿estudiar aquí en lugar de Berlín? Decisiones de cada quien.)







¿Un cafecito? Fefé tuesta café de Chiapas, lo muele y lo prepara.

lunes, 5 de septiembre de 2005

Fui engañada.
Me siento tonta, crédula, torpe, ingenua.
Y todo por creer en ese abstracto llamado “pareja”.
¿Cuántas veces dije “encontré a mi alma gemela”? ¿Cuántas veces apoyé mi cursilería en aquel corolario de “la suma de las partes…”?
Filosofía, matemáticas… estaban de mi parte.
Las poesías y los boleros me daban la razón.
¿Quién era yo para cuestionar a Castellanos con su “hay otro, siempre hay otro”?

Me siento arrojada de manera violenta hacia el cinismo.
Yo sé que ya muchos han dicho antes que el matrimonio es la forma infalible, institucionalizada y segura de perpetuar la especie.
Ahora tengo una teoría geopolítica sobre la pareja.
Se me aparecen imágenes de otras lecturas, imágenes de hermosas mujeres morenas adornadas con flores, caminando libres por la fragante selva, sabiendo que no está obligada a permanecer con quien no quiere, que la “pareja” no existe mas que para fines sensuales y que ninguna relación está establecida en el “para siempre”.
¿Quién necesita “matrimonio” cuando se vive en una islita que amenaza con sobrepoblarse?
Geografía.
¿Será por eso que el Estado Grande posee el mayor índice de divorcios en el país, divorcios que aseguran la procreación con una y otras parejas?

Sigo cayendo en el profundo vacío del cinismo.
Pero, he de aferrarme a algo.
El panorama no debe ser tan desolador.

Es cierto.
He vivido engañada pero habría que mirar un par de veces alrededor y replantearse las concepciones del mundo. Total que me la paso haciendo teorías a ver cuál pega.
Pensemos otra vez.
Platón dice que somos seres incompletos que vamos por la vida buscando a nuestra otra mitad.
Partiendo de ahí, topo con pared.
No sé ustedes pero yo no estoy incompleta. Hasta un apéndice tengo que según sé, ni falta hace. O sea que tengo piezas de repuesto.
Luego, buscamos the meaningful other.
Es decir, la búsqueda no conlleva amor, es mera fatalidad, predestinación.
A mí eso del destino como que no se me da. Prefiero pensar que las riendas de mi vida las manejo yo, aunque tampoco sea verdad.
También quiero pensar que estar con quien estoy fue producto de una decisión nacida de una libre elección. Y que el embonamiento perfecto de nuestros cuerpos en el abrazo, en el sueño, en la faena, ha sido resultado de un proceso de pulimentación, donde nos hemos perfeccionado como seres para entonces sí, ser el uno para el otro, libremente, y no fatídicamente.
Claro, en el proceso, institucionalizamos relaciones, procreamos e hicimos lo que medio mundo hace pero el punto es… el punto era… tenía moraleja… este… contenía altas y profundas enseñanzas.
Ya me perdí.
Si me encuentro, les hablo.

sábado, 3 de septiembre de 2005

Y tú en el cine sin saber
quién es el malo
mientras la ciudad se llena de árboles que arden.

p.d. 1. No hay ningún mensaje oculto en estas líneas. Es sólo para exorcisar la canción que me persigue todas las mañanas mientras me baño. Y para que sepan QUE ESTA BOCA ES MÍA!!! (Y para que sepan que peda peda pero no se me olvidan tan fácil las letras de las canciones y que puedo teclear sin faltas de ortografía.)

p.d. 2 No encuentro mis cigarros ni lo que quedó del vino. Ah, pinchis. ¿Se lo llevaron?

miércoles, 31 de agosto de 2005

Tuve una crisis de rechazo y odio injustificado contra el mundo.
Y en realidad no era contra el mundo. Era contra la carne.
Entiéndase por carne, no lo carnal sino lo cárnico. Así como los productos cárnicos.
Tampoco me volví vegetariana ni nada eso.
Simplemente experimenté una urgente necesidad de aislarme de las personas, no como seres sino como productos cárnicos. (De esto no está enterado el psicólogo, y que ni se entere, luego me va a querer meter en el refrigerador de algún centro comercial para que lo supere).
Mucho de esto debe haber tenido relación con mi visita al hospital (mi hermana salió muy bien, gracias, y hoy ya le estaba pintando las uñas una amiga. Dice que es terapia anti-depresión. Yo también andaría sumamente feliz oliendo el esmalte y la acetona).
También debe tener relación con esta visión del mundo occidental, donde continuamente se vive separando el cuerpo del alma, lo carnal de lo espiritual, el pecado de la virtud. En el cuerpo reside el mal, el pecado, la suciedad, el hambre... y sobre todo, la enfermedad, como una consecuencia de todo lo anterior.
He leído que gran parte de nuestras enfermedades físicas y mentales podrían curarse, resolviendo nuestra dualidad.
Uno es uno y ya. Mira qué fácil, si a mí me enseñaron que mi cuerpo se convierte en polvo y mi alma se eleva flamante al paraíso (bueno, yo ya no, pero es un supuesto).
La simplicidad es tan compleja.
Y luego, las formas que busca uno para tratar de coser la dualidad: yo me harté de chocolates, café, chilaquiles, y todo aquéllo que me hace daño. Y efectivamente, mi unidad se sintió mal completita completita.
Cuerpoalmaespíritupensamientoimaginaciónsueñosmentetotalidad.
Toda ella (porque es femenino) sufrió una colitis terrible.

Pero no es nada, después de todo.
Nada que una botella de vino y un par de amigos no puedan remediar.

martes, 30 de agosto de 2005

Walking around
Sucede que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
navegando en un agua de origen y ceniza.

El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.

Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.

Sin embargo sería delicioso
asustar a un notario con un lirio cortado
o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.
Sería bello
ir por las calles con un cuchillo verde
y dando gritos hasta morir de frío.

No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas,
vacilante, extendido, tiritando de sueño,
hacia abajo, en las tapias mojadas de la tierra,
absorbiendo y pensando, comiendo cada día.

No quiero para mí tantas desgracias.
No quiero continuar de raíz y de tumba,
de subterráneo solo, de bodega con muertos
ateridos, muriéndose de pena

Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
y da pasos de sangre caliente hacia la noche.

Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas.

Hay pájaros de color azufre y horribles intestinos
colgando de las puertas de las casas que odio,
hay dentaduras olvidadas en una cafetera,
hay espejos
que debieran haber llorado de vergüenza y espanto,
hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.

Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,
con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
calzoncillos, toallas y camisas
que lloran lentas lágrimas sucias.

Pablo Neruda

miércoles, 24 de agosto de 2005

Debo decir, en contra de toooooodos los principios morales (dos) que aún me quedan, que el día de hoy las palabras de Flanders me fueron sumamente útiles. Pero ¿quién es Flanders? Dícese de la persona moralista y mocha. Dícese de la persona moralista, mocha y lasciva. Dícese de mi profesor de periodismo en la universidad.
¿Y qué palabras de una persona que no dejaba de verme el trasero cuando yo exponía puedieron serme tan útiles hoy? El encabezado de su editorial de hoy.
Parece que no ha superado su problema de incapacidad para pronunciar correctamente palabras de más de dos sílabas. Y su problema no solamente es oral sino también escrito. Las seis palabras del encabezado eran todas o monosílabas o bisílabas. Pero qué bueno, porque la tarea de Darío de hoy era recortar cinco palabras cortas y las encontramos facilito. He ahí la utilidad de las palabras del señor. (Ojalá la Rana, que también fue su alumna, estuviera conectada para que comentara algo con su singular ingenio, snif).

* * * * *
Tercer día de clases.
Mis hijos se están portando de lo mejor. No he tenido quejas de las maestras. Menos de la de Darío que todo lo que él hace a Mabelito le causa gracia.
Es el niño más chiquito de su salón en cuanto a tamaño, pero defiendo a sus compañeros de los más grandes. Tengo que llevarle un cojín para que alcance la paleta del mesabanco. Ya mi papá me está haciendo uno con espuma de 25 cm. de alto.
Darío todavía no lee pero no será problema según me dicen, porque la misma escuela va a armar un grupo de apoyo los sábados para que se pongan al nivel de los demás niños. Por lo pronto hay una cosa con la que no voy a batallar: Darío es muy organizado para trabajar y muy limpio. Alex ya leía y escribía pero sufrimos mucho con sus trabajos para que los hiciera ordenadamente. Eso en Darío no será problema, y como buen zurdo ya se ve que tendrá muy buena letra.
* * * * *
Soy una madre orgullosa y qué.

lunes, 22 de agosto de 2005

Lecciones de vida

ALEX: Mira, Darío. Yo ya estuve en primero de primaria así que te voy a explicar algunas cosas.
Primero, el baño.
No entres al baño de los niños, mejor aguántate y en cuanto puedas ve a la oficina de mi mamá y usas el baño de las maestras, está más limpio.
Luego, la tiendita.
La señora de la tiendita es amiga de mi mamá, entra a la tiendita y pide lo que quieras sin hacer fila. (En un susurro) y si no te alcanza, pídele fiado.
En los bebederos puedes tomar agua, pero si se te antoja otra cosa, ve con la maestra Velia y ella siempre tiene jugos en su oficina.
¡Ah! y una última cosa, en la preparatoria todas las muchachas te van a agarrar los cachetes y a decir "Mira, qué bonito". Acostúmbrate.
DARÍO: Ash. Bonito. Eso es cosa de niñas.

* * * * *
Primer día de clases y al igual que millones de padres y madres, llevé a mis hijos a la escuela cargando las enormes mochilas y las bolsas de materiales para todo el año.
Yo quería despedirme de ellos pero los maestros nos corrieron. De todos modos creo que a ellos no les preocupó mucho aunque yo tuve que aguantarme como las machas para no llorar de la emoción y el sentimiento.
Darío hoy aprendió que Car es carro en inglés. Y Alex ya tiene algunos amigos nuevos.
Ya hicieron la tarea, aunque tuve un pequeño problema con el vástago menor: se picó el ojo con el borrador del lápiz mientras trabajaba y se quedó completamente ciego por algún tiempo (como si necesitáramos excusas para no hacer la tarea). Pero la vista le regresó cuando le enseñé una paleta. No se preocupen más.
Ya veremos cómo nos pinta el resto del año.

viernes, 19 de agosto de 2005

Si fueran una póliza de garantía de celular ¿dónde se esconderían?

miércoles, 17 de agosto de 2005


Mi jefe se va dos semanas a Rusia. Me dejó encargada su clase de Historia del Arte, cosa que me hace muy feliz. De todos modos tuve que hacerme la difícil y decirle que a cambio de las clases me trajera una Matrushka. Me miró con cierto gesto que no pude interpretar en el momento y respondió: "Sí, con todo gusto te doy una Matrushka".

Lo pienso y lo pienso y cada vez me convenzo más de que no estábamos refiriéndonos a la misma cosa. (Sí, soy bastante suspicaz).

lunes, 15 de agosto de 2005

Palabras más, palabras menos.

Interlocutor 1: Oye, ¿qué pasó anoche?
Interlocutor 2: ¿De qué, o qué?
1: ¿Nos emborrachamos mucho?
2: Mmmm... No sé, no me acuerdo, ¿por qué?
1: Es que me encontré unas fotos en mi cámara muy comprometedoras.
2: Este... y ¿así como de qué?
1: Pues era el comienzo como de una orgía.
2: ¡Ah, cañón! Tons lo que pensé que había soñado, no fue un sueño después de todo.
1: No. Traigo cruda.
2: ¿Sabes? Me estoy acordando de algo... sí. Sí nos emborrachamos. Creo recordar que a media borrachera comenzamos a organizarnos para editar una revista.
1: ¿Una revista? ¡NOOOOOOOOOOOOOO! Nos salió lo intelectual chafita.
2: Ough. Tengo cruda intelectual.

* * * * *
Y para que no quede duda sobre mi chafez, les cuento que mi jefe llegó hoy diciéndome: ¿Sabes quién es Perengano de Tal? Y yo que lo sé todo porque mi eneatipo es el cinco, respondí: Ah, claro. Él escribió el guara guara de la guara, ¿por qué?. Continuó mi jefe: Porque me habló ayer (así es él de cosmopolita - y fue a Nueva York y lo único que me trajo fue un pinche llavero-) y me pidió que le rentara un salón para sus talleres literarios. Y yo le dije que no le cobraba si me becaba a dos maestros en su taller. Y ya te apunté.
Así es señores. Así se vislumbra el camino hacia la intelectualidad chafita: Primero un taller literario y luego una beca.
Ya puedo tener una revista.