jueves, 21 de abril de 2005

Retrasado dental
Alex tiene casi siete años y su dentadura, intacta.
Hasta hoy que llegó a mi salón y me dijo: “¿Cuánto dijiste que faltaba para que se me cayera el diente?” Yo le respondí que unos tres días más. A lo que me contestó con una enorme sonrisa chimuela “¡Ya no!”.
Bueno, en realidad, no es una sonrisa chimuela. Mi hijo se estaba convirtiendo en un tiburón. Debido al retraso en la caída de sus dientes, ya tenía unos dientotes blancos esperando ocupar el lugar de los caídos, los muy abusones.
Ahora sigue el rollo del ratón de los dientes. La duda de Alex es muy lógica “¿Qué hace el ratón con todos los dientes que junta?”. La respuesta tiene que ser muy lógica también. “Mmmm… los usa como repuesto.” Me felicité a mí misma hasta la siguiente pregunta: “En Estados Unidos no hay ratón, hay Hada de los dientes ¿qué hace ella con los dientes?”….. “Mmmm… mmmm… se los vende a los ratones como repuesto… todo es un negocio, Alex, la diferencia entre el hada y el ratón es que nuestro ratón es un free lancer y el hada en cambio se regentea cuadrillas de inocentes ratoncillos para que vendan el producto de sus trueques.”
No sé si lo entendió pero ya no me volvió a preguntar nada más.
Sin embargo, yo sí tengo preguntas: ¿en cuánto están valuados hoy en día los dientes? Le pregunté a algunos chicos de la escuela, ya que tienen hermanos menores. La respuesta promedio fue: incisivos, $10.00; caninos, $25.00; premolares, $40.00 y molares, $50.00.
No intenten entender el por qué. Así funciona la bolsa y el mercado.

Mile, nuestra bartender de Luxe, platicaba hace un par de posts de unos discos de boleros que había comprado. Yo le tengo cierta rabia a los boleros. Me hacen pensar que la mala educación emocional que tenemos se debe a ellos. Sé que no estoy en lo correcto, pero debo encontrarle una justificación a este odio irracional. ¿O tal vez se deberá a las desveladas de hace muchos años, cuando llevábamos serenatas a las madrecitas hasta que terminábamos el tour a eso de las siete de la mañana?
El caso es que me encontré en una tienda con los citados discos y otros más. Me compré tres discos de música cubana y quiero comprarme unos de Tin Tán. Será mañana porque hoy no llevaba capital.


Les voy pegar un texto hermoso sobre un artista que se presentó en México. Me encantó el texto:
La noche del martes, Bobby McFerrin nos ofició su ceremonia secreta de purificación: nos dijo sin palabras, nos enseñó a cantar cantando: todos los fenómenos de la existencia tienen a la mente como precursora, como dirigente suprema, y están hechos de esa misma mente. Si uno habla o actúa con una mente pura, la felicidad le seguirá como una sombra y nunca le abandonará.
La noche del martes Bobby McFerrin nos recordó la luz del camino que traza un espíritu puro: la felicidad, la dicha dicha con música, sin palabras, con variaciones espontáneas. Tal cual es la vida.
La noche del martes Bobby McFerrin nos recordó que la música cura, purifica, eleva, exalta, nos hace mejores personas. Nos hizo recordar también que la música es un juego en el más estricto sentido de la palabra. Música y espíritu. Spiritus ludus.
La noche del martes, en el punto más elevado e insuperable del Festival de México en el Centro Histórico, la Grulla Negra, como bien lo definió Angel Vargas en estas páginas, desplegó su vuelo y desató su canto y desplegó su encanto con el aroma inconfundible de la belleza en estado puro, prístino, virginal, alfa y omega.

Ahora… remóntense a los ochentas y canten:
Uuuuuuhhhhh… uuhuuhuuhuuh…. Uuhuuuhuuuhuuh… uuuuuuuuuhhh…
Don´t worry… be happy…
¿ya?
¿están cantando?
Pues es el mismo Bobby. Pero yo no le conocía sus facetas de director de orquesta y todo lo demás. Lindo ¿no? Los artistas pueden ser más que la canción de moda. No se ve todos los días.


No hay comentarios.: