miércoles, 1 de septiembre de 2004

Una limpia

Eso es lo que me habría dicho la suiza que yo necesito.
Cómo pasan cosas.
Apenas nos habíamos levantado de lo de la demanda, de Harry, de Lulú y hoy amanezco sin copas en las llantas de mi carrito, enferma de alguna infección rara que me trajo con el cuerpo deshecho todo el día y al llegar a mi casa y ver mi recibo telefónico: dos llamadas a Papúa. No una, dos.
Ustedes conocen a alguien que viva en Papúa?
Yo tampoco.
Tons pa´ qué chingados voy a estar hablando a un país que ni siquiera estoy segura de qué idioma habla?
Fregaderas.

Pero ya dormí un ratito esta tarde para que se me pasara la calentura y hablé con la mexicana.. Weee!!! Aquí está después de un año sin verla. Es el tipo de cosas que hace que todo lo demás mejore.

Voy a echarme otro tecito.

No hay comentarios.: