miércoles, 8 de septiembre de 2004

Cosas que pasan

Me encontré hoy con dos notas en el diario local:

Un elemento de la Policía Federal Preventiva fue detenido por la Policía Municipal de Chihuahua por haber participado en el robo de un vehículo. A través del sistema de monitoreo satelital se llevó a cabo una persecución que concluyó con la detención del servidor público y un cómplice. Robaban autos sobre pedido.

Fue ratificada la denuncia por abuso de autoridad en contra de los agentes de Tránsito que el domingo por la madrugada golpearon al joven Alejandro Fierro Algrávez, quien trató de defender a un adulto mayor que fue bajado salvajemente de su vehículo.

No es que me sorprenda ninguna de las dos notas. Que estoy viviendo el abuso de autoridad en carne propia. Lo sorprendente fue la nota siguiente:

Valiente niña de sólo nueve años siguió hasta cansar a ladrón que había arrebatado la cartera a su madre, la menor narró los hechos desde que el delincuente huyó, hasta que logró agotarlo y mirar dónde se escondió, luego pidió auxilio a vecinos, quienes se encargaron de someterlo y entregarlo ante la autoridad.

¿Qué mundo es éste donde los guardianes del orden roban y golpean, y los niños atrapan ladrones?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Es el mundo de las chicas superpoderosas,(hasta que no les pongan una madriza por pasarse de poderosas)

camila dijo...

es el mundo en el que vivimos :( ni hablar pero hay tanta gente (como esa niña) que valen la pena... que bueno, compensa

Eric dijo...

Bienvenido a Mexico y sus "bellas costumbres"