martes, 3 de mayo de 2005

Noche chidita

Qué pena que no pudieron ir al concierto.
El violín es un instrumento hermoso de ver y de escuchar.
Combinado con una guitarra y una voz, es todavía más hermoso.
Cuando vi en el programa que la Shela interpretaría A hard day´s night me fue difícil imaginarlo. Pero el ritmo jazzeadito que le dio el guitarrista (Gabriel Peña) y un cierto toque sensualón en la voz de la Shela, lo volvieron delicioso, apetecible, cachondón, rico. Muy ad hoc con las quesadillas de flor de calabaza, chicharrón prensado y champiñones que nos zungamos (neologismo, ver blog). Por cierto, el guitarrista fue el que acompaño a la Gwen cuando le cantó a su gringo en la boda. Buen tipo.

¿Recuerdan aquella película, creo que estaba basada en un libro de Stephen King, donde los electrodomésticos estaban poseídos?
Algo así había pasado con mi cafetera, el reloj de Fefé y mi celular.
Bueno. Lo de la cafetera se arregló gracias a la sabiduría maternal. El reloj tenía garantía. Y gozosamente he de decir que mi celular ya funciona. ¿Cómo? Mi teléfono siempre funcionó bien. Lo que no funcionaba era el cargador. Tópico arreglado.

Ya pueden hablarme todo lo que quieran.

No hay comentarios.: