jueves, 17 de junio de 2010

Ella es toda la onda

Es inteligente, guapa, segura, fuerte. Sabe consolar pero también sabe regañar. Excelente motivadora, buena amiga, sabe escuchar. Y los consejos que da... informada, culta, conocedora.
Y además de todo, es la maestra de mis hijos.

Como les he contado, la escuela de los talibanes es bilingüe así que a dos grupos les da la misma maestra de inglés y de español, se comparten la jornada escolar. Quinto y sexto comparten maestras.
El año anterior, en un principio, no fue tan bueno esto porque las maestras que tenían antes tendían a comparar a William con Harry y Harry siempre salía perdiendo. Aprendieron finalmente que ambos son muy diferentes y con muy distintas capacidades.
La maestra de este año, Kenia, lo entendió desde un principio y los impulsó de maneras diversas.
El saldo: William, liberado de complejos, más seguro, aútonomo, maduro y en constante superación de sus habilidades.
Harry, lleno de asombros por el mundo que se le presenta, con más necesidad de conocimientos y aprendiendo a romper sus limitaciones.

Yo sabía todo esto. Ya había visto a Harry, sobre todo, durante el año escolar emocionado contándonos lo que la maestra les enseñaba, lo que les contaba, lo que les decía (muchas veces fuera de guión y de programa) y la forma en que los motivaba --las mamás y papás del grupo escribimos hace unos meses una carta solicitando que fuera ella quien les diera clases nuevamente en sexto grado (changuitos)--.
Pero ayer, en la entrevista individual con los padres de familia, nos dejó más que sorprendidos.
Para empezar nos dijo muchas cosas bonitas sobre nuestros hijos, las cosas que a todos los progenitores nos gusta escuchar, sobre el desempeño, los talentos, las habilidades, las áreas de oportunidad. Me gustó saber que William sigue avanzando en la resolución de problemas de lectura y análisis, y que Harry está superándose rápidamente en matemáticas y ya ha alcanzado el nivel de los niños más avanzados (dice la maestra que muchos niños con TDAH tienen dificultades en esa área).
Luego, en un tono más confidencial, hablamos sobre las pláticas y las dudas que exponen los niños en otros temas. Y a agarrarse que es de miedo: posiciones sexuales, qué es el 69, para qué sirve el clítoris, cómo se siente un orgasmo, de qué se trata eso del sexo oral...
"El sexo oral es por tiempos ¿no?" dijo un niño que acompañó a William a hacer la pregunta. "No" dijo él "es algo con la boca".
Dice la maestra que hablaron del tema, que hablaron sobre el respeto, sobre el mutuo consentimiento y sobre que no hay nada malo o sucio en compartir en pareja caricias que sean agradables a ambos.
Yo ahí me quedé con el ojo cuadrado.
He sido maestra, he lidiado con maestras antes. Tenía el horrible recuerdo todavía de la experiencia que tuvo William en cuarto año con una maestra y una directora retrógradas que en lugar de atender a una expresión de William como un síntoma y una oportunidad para informar o educar, lo atendieron como un problema de comportamiento, lo llamaron grosero, casi casi pervertido y lo suspendieron por varios días. Y el día del taller del que les hablaba ayer, una maestra se había negado terminantemente a que unas feministas fueran a decirle a las niñas que ellas eran dueñas de sus cuerpos y las animaran a tocarse, y que ella se negaba a las pláticas sobre sexualidad porque ya no dejaban nada a la discreción (ni era el tema que íbamos a abordar, por cierto).
Así que imagínense escuchar a la maestra platicándonos cómo les explicó a los niños que si sobre el clítoris, que si sobre la masturbación, que fueron algunos de los temas que dejaron más inquietos a los niños después del taller pero no se animaron a hablarlo con el equipo de talleristas.
Ni con las mamás.
A pesar de la confianza que queremos que tengan nuestros hijos hacia nosotros, es difícil franquear algunos muros.
Qué suerte que cuenten con la maestra para esas dudas. Uno de los niños le dijo a William "Hay que investigar esto del sexo oral en internet" y la maestra les dijo que permitieran que ella les explicara bien o que les preguntaran a sus papás. Les explicó el riesgo que era buscar esos términos y la forma en que eran retratadas las relaciones sexuales y las mujeres en la pornografía.
A esas alturas de la plática tuve que cerrarle la boca a Fefé, y no porque estuviera hablando mucho, más bien porque ya estaba comenzando a babear.

Se va a terminar el año escolar.
Ni la directora ni la maestra nos han podido decir si ella se queda o no con nuestros niños que pasan a sexto grado.
Será una pena muy grande que no sea así, porque haber probado una excelente maestra y después volver a la normalidad, será algo doloroso.

Todas las maestros y los maestros deberían ser como ella: cultos, preparados, informados... desgraciadamente no es así. Los pocos maestros que lo son elevan la imagen de la docencia y dejan una marca en sus alumnos para siempre.

(Acompáñenme con los changuitos para que se quede)

11 comentarios:

Implicada dijo...

felicidades a Ella, toda una buena maestra :) a mi también se me cayó la baba jejejeje

changuitos, changuitos

SandyGallia dijo...

Que chidoooo! ojalá así fueran todas =P ya estoy haciéndo changuitos =D

Ministry of Silly Walks dijo...

Muchos changos, eha!!

::: P-lón ::: dijo...

Lo mejor de todo es que se da la información correcta de una manera natural, como describir como se forma una nube, sin traumas ni tabúes. Mucho se ha atacado a los maestros que son deficientes, pero aquí una joya y muestra de que si se puede hacer diferencia cuando así se decide.Increíble entrada en tu blog, felicidades.

Ann dijo...

que se quede! que se quede!

ijole, que diera yo por haber tenido una maestra así o mínimo que le tocara a mi hija.

La Negra dijo...

Nombre, que bárbara!! ojala asi hablen de mi algun dia, como una buena maestra... que suerte tienen tus hijos de encontrarse gias asi, por que a veces los papas no son suficente, siempre hacen falta guies externas que ayuden y apoyen, ojala siga con los niños o en su defecto, se encuentren más maestros asi... que horror pensar en la mestra que no queria decirle a las niñas que su cuerpo es de ellas y lo tienen que conocer, me imagino que ha de ser de las que sufren en sexo y no lo gozan por ideas retrógradas y medievales....

BRENDA dijo...

Nunca he comentado aunque te leo hace un tiempo, pero esto me ha parecido increíble y buenísimo. Dónde llegaría la educación si en México se diera una educación así, de calidad, sin complejos, prejuicios y tabùes?
Ahí si, Feliz Día del Maestro para ella y que siga así.
Ah y Chonguitos para que les toque el próximo curso!!
Saludos

Ministry of Silly Walks dijo...

Gracias por los changuitos.
Pero... se nos va.
:(

PHERRO dijo...

Pues que no rompan el molde y las fabriquen en serie.
Ojala no se pierda en el oscuro mundo de la intolerancia y la burocracia.
Róbatela y le pagas por hora para que les dé clases particulares a los muchachos.
Cuídate mucho, te sigo leyendo.

todavia dijo...

Changuitos para que se quede!


Como dices, lo malo es que la mayoria de los amestros se parecen mas a la gordillo que a otra cosa =P

todavia dijo...

Uy.... no lei que la maestra se iba hasta que deje el comentario.


De todos modos seguiré haciendo changuitos! los milagros pasan.