martes, 22 de junio de 2010

Así es la vida y el futbol

El jueves me hablaron del despacho, que si me aventaba un curso martes y miércoles de esta semana.
Yo ya sé cómo es con este cliente: me mandan el temario el viernes y debo tener listo el manual al menos, el domingo por la noche o lunes a primera hora.
No me gusta mucho trabajar de esa forma, pero puedo hacerlo así que dije que sí.
El viernes preparé toda la bibliografía y ya el sábado me senté a escribir. No me levanté hasta que terminé. Quería estar despreocupada el domingo para irme de festejo.
Ayer me puse a preparar lo que me faltaba: evaluaciones, actividades, copias y demás. Después de terminar recibí una llamada: el curso se había pospuesto que porque no se inscribió mucha gente.
Luego me cayó el veinte. ¿Cómo chingados se iban a inscribir a un curso que iniciaba el mismo día que el partido México-Uruguay?

Y luego por qué no me gusta el futbol.

Y no es que no me guste. Me mata el suspenso cuando los partidos son buenos y me mata el tedio cuando son malos.
Estaba invitada por unas amigas a ver el juego hoy (las mismas que me sonsacaron para entrar a aquel fatídico partido de fut donde me tacleó la directora) pero soy pésima televidente. Para qué echarles a perder la experiencia... me iba a estar quejando de las vuvuzuelas y por lo visto hasta este momento en el partido, me la iba a pasar pellizcando a la del lado.
Mejor así, aquí en la seguridad de mi hogar.

La que me preocupa es la Princesa, la chucha french poodle de mi mamá que tuvo una muy triste experiencia en el juego Francia-México, según contó mi madre. Se deprimió muy feo cuando perdió Francia y luego mi má tuvo que explicarle que ella era más mexicana que el mole (le pasó como al vedette aquel, que en Francia era François le Sensualité y aquí en México era Pancho el puto). Parece que la Princesa se recuperó porque dice mi papá que ahora en lugar de decir "Guau, guau" dice "Cuauh, Cuauh".
Pero con este gol de Uruguay, quién sabe cómo se nos vaya a poner.

Y yo. Así que mejor apago la tele y me pongo a ver el único partido de futbol que realmente disfruto:

6 comentarios:

PHERRO dijo...

¡¡¡Ganaron Los Clásicos!!!
:oþ

Y la selección mexicana de fut-bol, después de un espejismo, vuelve a su realidad ¡clásico!

Cuídate, te sigo leyendo.

todavia dijo...

De haber sabido mejor se hubieran apuntado al curso =)

Hay que disfrutar los juegos porque si los mayas tenian razón, este mundial es el último, y el deporte se hizo para gozar, no para sufrir.

Por cierto: Marx entra de relevo con mucha espectativa y el cambio no funciona porque si hubieran puesto a Kant y Hegel en la delantera acompañando a Marx, en vez de usarlos como zagueros y a Nietzche lo ponen de medio de contencion en vez de central, hubieran barrido a los griegos! Ese Martin Lutero no sirve de Tecnico!

Ministry of Silly Walks dijo...

Hola, Pherro... curioso juego el de ayer.
Me cuido pues.

Todavía, estoy aprendiendo a gozar de futbol, precisamente ayer después de que se empezaron a quitar las camisetas.
Y con respecto al juego Grecia-Alemania... ¡ahora todos se creen directores técnicos" Ja,já...

Implicada dijo...

jjejeje un partido clásico racionalista :)

trying not to sell dreams for small desires dijo...

GO Nietzche! He's the man!
(hmm, should I say UBERMAN?)

i love the video!

Ministry of Silly Walks dijo...

Implicada, así deberían ser. O al menos que fueran como la nueva disciplina que combina box y ajedrez. Sería mucho más interesante.

Trying, I have always been atracted to german philosophers, but this time, I don´t know... Greeks vs. Germans... you have to support the greeks. What a style.