sábado, 11 de enero de 2014

No hay consuelo

Soñé que William tenía novia.
Y yo que juzgaba de payasas a las madres celosas, desperté sintiéndome ligeramente incómoda.
Todavía no quiero que los hijos tengan novia o novio, lo que finalmente elijan. No porque crea que son muy jóvenes sino por mis muy egoístas motivos.
Si William comienza a hacer visitas románticas vespertinas... ¿con quién voy a hablar al llegar del trabajo sobre el nuevo episodio de la serie x o el director de la película y?
Si súbitamente le comienzan a llenar su muro de FB con mensajes amorosos... ¿tendrá tiempo de leer los enlaces que le comparto?
Fefé me intenta tranquilizar cuando le cuento el sueño.
- Despreocúpate. La única nena que va a hacerle caso, será una igual de geek que él y así no habrás perdido un hijo, sino que habrás ganado dos nerds.

Pero a mí no me gusta compartir.
:(

2 comentarios:

Shelle dijo...

Dafuq.

Ministry of Silly Walks dijo...

Debes estar conmigo en ésta, comadre. Como madrina sustituta estás obligada.