lunes, 6 de julio de 2009

William tuvo un altercado con uno de sus temperamentales actores el sábado. El actor se soltó llorando, y no porque el guión lo indicara. William lo grabó. Ante esto, el actor (Harry) se fue sobre el director cayéndose la cámara y el tripié en la trifulca. Por fortuna, la cámara (mi cámara) cayó en la cama, pero el tripié (que William había pedido prestado sin permiso de nosotros) tuvo una ligera avería que luego el papá del director tuvo que arreglar. Posiblemente más adelante haya que pagarlo porque no quedó muy bien.
Ayer Harry me preguntó qué era una mancha sobre uno de los sillones. Me acerqué y me encontré con un bolígrafo sin la tapadera. El material del sillón absorbió toda la tinta. Era el bolígrafo que William había estado utilizando para escribir el guión de su última película.
El papá no tuvo compasión ante estos dos hechos: "Olvídate de la cámara y de las películas" le dijo. William ha estado muy triste. Yo me he estado preguntando qué sentido tienen los castigos, si fue un castigo muy duro o no, si debimos sentarnos a pensarlo mejor.
Veo a William completamente absorto en sus películas, en la edición, en las pequeñas historias que cuenta y temo por los efectos de esta sanción.

Antier vi un episodio de Northern Exposure en el que Ruth Anne le cuenta a Ed sobre sus dos hijos: Rudy y Matthew. Rudy es un trailero que escribe poesía y Matthew, un inversionista bancario ("no sé qué hicimos mal" diría Ruth Anne en uno de los primeros episodios). La plática se centra sobre cómo Matthew de niño amaba la música y cómo la había dejado. Ed pregunta qué fue lo que pasó. Ruth Anne responde que siempre se arrepentirá de lo que hizo. Ed asume que Ruth Anne no lo apoyó y ella responde "Oh, no, Ed, ése fue el problema. Siempre lo apoyé, siempre tuvo todo lo necesario. Pero los artistas necesitan obstáculos y yo los quité de su camino."

Pensando en esto último me relajo y pienso que tal vez el castigo no fue tan malo, aunque como padre o madre, nunca estás seguro de estas cosas. Es el problema de este oficio.

11 comentarios:

BigBro' dijo...

Ese no fue un buen castigo, porque el tiempo que duraba haciendo sus peliculas, ahora lo va a malgastar haciendo solo-dios-sabe-que....

Quieres aplicarle un castigo ejemplar ? Mandamelo a que corte el pasto de mi jardin!!! Ese si seria un buen castigo...Tiene todos los componentes de un castigo perfecto: Tiene el factor de ser un castigo fisico, o sea que se va a cansar sin matarse ni torturarse.. ademas le va a dar tiempo de pensar en lo que hizo y hacer un plan para que no vuelva a suceder...

Como la ves ? A poco no es perfecto ?

webita dijo...

de que color es el sillon? las manchas de tinta puedes quitarlas, o al menos intentarlo... te pasaré las recetas que tengo y lo que a mi siempre me funciona es el OXY. Oye esa de la Marcha Zapoteca que de quien es o que?

Ministry of Silly Walks dijo...

Mmm, no, disculpa, si alguien va a ponerlo a trabajar, soy yo.

Webita, gracias, estoy usando el fabuloso con Oxy, salió ya casi toda la tinta (y cayó en mis manos, parece como si me hubieran puesto tinta indeleble ayer en todos los dedos). La Marcha del Zapoteca es de Beirut.

BigBro' dijo...

No, tu no... ese es otro elemento que hace que este sea el castigo perfecto... No te podra poner su cara de yo-no-fui-no-me-castigues-mas-andale-ya-perdoname... Yo te lo mando de rgereso cuando purgue su condena...

"G" dijo...

Sí, los obstáculos pueden ayudar a empujar una carrera artística, pero todo depende de la personalidad del castigado... La efectividad de un castigo tiene que ver con "introyectar" una reflexión profunda en la persona que cometió el error. De algún modo hay errores que implican soportar el peso de la responsabilidad de consecuencias.

Así que probablemente antes del castigo vendría bien una charla a la medida... igual y se convierte en químico luego de pensar en la naturaleza de las manchas... o hace una peli con el test de Rorschach sobre muebles!!. ;)

Yo Soy Ben dijo...

Puchas...

pobres chamacos.


Snif

Ministry of Silly Walks dijo...

G, hasta eso que sus posibilidades son inagotables, aunque la del momento es trabajar en la edición de películas. Ni con el castigo lo podemos tener de manos atadas. Se puso a bajar un software de edición de películas y ahorita anda metido en su computadora probando el software.

Signo, así es. Soy una madre mala, de esas como la que yo tuve.

Ól dijo...

La increíble sabiduría de Northern Exposure...

Ministry of Silly Walks dijo...

Sip, no deja de sorprenderme todo lo que hay en un solo episodio.

webita dijo...

ahhh March of the Zapotec!!! excelente! me encantó :) lo tienes?

Ministry of Silly Walks dijo...

Sí, viene junto con Real Holland People.