miércoles, 1 de julio de 2009

Tengo un problema

Sólo hay una persona en el mundo que coma a la misma velocidad que yo: mi comadre. La diferencia, apunta ella, es que yo no tengo lo que Fefé llama "el flotador" que me indique que ya estoy satisfecha, así que puedo seguir comiendo tranquilamente mientras me dejen. Siempre como acompañada, por cierto.
A raíz de la operación algo ha cambiado y me tiene muy preocupada. He perdido la apetencia (que no es lo mismo que apetito). Siento hambre pero no deseo de comer. No es porque la comida no sea invitante. El lunes hice un pollo marinado en leche de coco con jengibre y cubierto de glaseado de adobo. Olía riquísimo pero desgraciadamente el aroma no le dijo nada a mi cuerpo, ni a mi mente, ni a mi alma. Como porque me da hambre y satisfago el hambre pero no lo disfruto.
He estado pensando en razones para esto. Cume me dijo que podían ser las medicinas. Tal vez, pero tengo otra teoría: es la falta de sexo.
Hay una relación muy estrecha entre la comida y el sexo, nada más hay que pensar en todas las recetas afrodisíacas y toda la comida que sugiere intimidad, deseo y satisfacción.
Los orientales lo explican de una forma, los occidentales de otra, que si el ying y el yang, que si las hormonas, que si la cucaracha... claro, esta parte de mi reflexión sólo apunta al Como, luego sexo. Pero ¿no podrá existir esta ecuación a la inversa? Sexo, luego como. Y como la primera parte no la tengo, ergo la segunda tampoco.
Creo que he cerrado un poco algunos de mis sentidos, por autoconservación, especialmente el del olfato. Ya saben lo que pienso del olfato. Fefé se acuesta junto a mí por las noches y yo me volteo para no caer en la tentación de tocarlo y no-lo-permita-el-cielo, de olerlo.
Tal vez por eso el olfato tampoco me dice nada sobre la comida.
O tal vez sea lo que me dijo mi prima anoche: "¡¿Hasta cuándo vas a poder coger?! Eso no es vida. No me extraña que no tengas ganas de comer."
Puede ser.
Pero debo comer y ni modo, Como, luego sexo, aunque todavía falten unas semanas para ello.

* * * * *
A propósito de comida y otras delicias, estoy leyendo el Libro de Cocina de Tata Ogg, que bajé de esta página. Por desgracia no viene la receta de la Bananana porque fue censurada por los editores del libro, así como la parte de jardinería. Sin embargo tiene interesantes consejos a propósito de la etiqueta y cito:

La gente me dice, ¿qué es esto de la etiqueta? Y la respuesta es, es lo
que las personas tienen que usar si no tienen buenos modales.

Una de las partes que considero más importante sobre la etiqueta, es la parte de la prioridad a la hora de elegir invitados a una fiesta. Pero Tata Ogg lo hace muy fácil en su libro:

* Brujas (esto es automático, y las brujas se sientan donde desean).

* Alguien que ha traído una botella entera de whisky con un nombre que usted reconoce.

* Alguien que ha traído una botella entera de whisky con un nombre que usted reconoce, pero que, en un examen más detallado, está mal escrito (ésta es definitivamente una señal de que no debería derramar nada sobre la alfombra).

* Alguien que puede tocar un instrumento musical realmente bien cuando está borracho.

* Alguien que ha traído cualquier tipo de botella de bebidas (si es una botella usada con un corcho viejo enterrado a medio camino, sin embargo, tenga cuidado. Algunas de las mejores bebidas salen de los profundos bosques en botellas usadas. Olfatéelo. Si sus ojos lagrimean, usted tiene un nuevo amigo).

* Alguien que puede tocar un instrumento musical realmente bien mientras está sobrio.

* Alguien con cualquier chisme interesante. (Siempre digo: si usted no tiene nada bueno para decir sobre alguien, cuéntemelo)

* Alguien que puede hacer trucos interesantes, como hacer caras a través de un asiento de inodoro o tirarse pedos con melodías (las personas siemprerecuerdan mis fiestas, a menudo por años).

* Todos los demás.

¿Ve qué sensato es esto? Incluso si usted es un duque, a menos que traiga una botella o sepa todas las estrofas de la versión sucia de ‘¿Dónde Se Han Ido Todas Las Natillas?’, usted no es nadie en una de mis escalas. Estuve una vez en una fiesta refinada en Ankh-Morpork y había un hombre al que todos estaban haciendo inclinaciones y reverencias y, saben, ni siquiera cantó una sola canción cómica. Ni siquiera trajo una botella e incluso los trinos saben traer una botella. Algunas personas no tienen idea de cómo actuar, en mi opinión.

Y estoy totalmente de acuerdo con Tata.


12 comentarios:

DROCHA dijo...

Me sorprende gratamente tu post, es increible que todavia no se extingan las personas que creemos en esa ecuación. En hora buena y esperemos pronto puedas dar rienda suelta a ese gusto que tanto te hace falta.
Saludos tapatios.

Ministry of Silly Walks dijo...

En caridad de Dios!!!

"G" dijo...

Hola Ministry, yo también traigo problemillas de "falta de"/"exceso de" y ando un poco emmo... Curiosamente acabo de postear sobre eso, puse como título una frase tomada de una canción noventera de Green Day...

Es muy grato conocer personas olfativas. Los profesionales de la salud mental a veces lo ponen del lado de las filias, pero olvidan que el ofato es para nuestra superviviencia como especie...

Larga vida a los olores y al bulbo olfatorio!!!

Saludos.

Ministry of Silly Walks dijo...

En serio!!? Tengo una parafilia y no lo sabía? WOW!

Guendi dijo...

Encontraste tu alter ego literario, eh? :P

Pues yo no cojo y me da por comer mas y me crecen la sbubis y me siento salvavidas humano y al Patrick le gsutan las bubis grande sy yo no quiero ni que las vea y entonces no cogemos y me da por comer mas.

Y cuando cojo...luego me agarra un hambre!!!

La Negra dijo...

Ah caray, pues si ha de ser eso, y te estas privando de placeres que nacen del olfato para no volverte una bestia devoradora de comida y de hombres (bueno, de tu marido en ese caso) para mi que es solo por que tu cuerpo es sabio y sabe que es mejor cuidarse ahorita para estar bien y ya poder comer y coger a gusto. echele ganas!!!

Ministry of Silly Walks dijo...

Guendi, desde el primer libro me sentí identificada con Tata Ogg. Cuando sea grande quiero estar llena de nueras que hagan absolutamente todo por mí, excepto comer, pistear y fumar. Y tu caso es una prueba más de la relación tan profunda y significativa entre el sexo y la comida. Pobre Patrick, btw.

Negra, tu explicación es completamente adecuada y aceptable. Pero como la romántica que soy prefiero pensar que mi cuerpo se está tirando a la ruina por falta de amorsss.

Ann dijo...

me recordaste ese chiste que dice:
leí en una revista que fumar era malo para la salud y deje de fumar, despues lei que beber era malo para la salud y deje de beber, finalmente lei que coger era malo para la salud y deje de .....leer.

pues eso no es vida mujer, pero mas vale cuidarse ahorita y aguantar, ya veras lo bien que se pone el asunto cuando vuelvas a la circulación.

saluditos

cumerina dijo...

ahora entiendo por qué bajé tanto de peso...

Peungmasta dijo...

1. Que rico se lee ese pollito con gengibre y no se que más.
2. Totalmente de acuerdo con la relación comida sexo. Yo coxo y luego semo.

Shelle Bataclana dijo...

No se por que pero tambien me ha agarrado un hambre..ha de ser por equilibrar el universo

Ministry of Silly Walks dijo...

Ann, ahora todo lo que leo debe tener suficiente alcohol, tabaco y sexo.

Cume, pero qué tiene, la racha te dejó lista para la que sigue.

Peungmasta, comencé a reconocer esa relación cuando vi que mis amigas, las más cachondas, eran las que mejor cocinaban o que más disfrutaban de la comida.

Shelle, gracias a ti no se cae el mundo a pedazos. Voto por ti.