jueves, 14 de julio de 2005

Esta mañana leí El viejo y el mar. Será tal vez la cuarta o quinta ocasión que lo hago. No es el tipo de lectura en la que encuentre algo nuevo cada vez que la leo. Soy yo la que tengo algo nuevo para la lectura cada vez que abro el libro.
Menos idealista cada vez, menos creyente del género humano, Santiago me sorprende.
Yo cambio, pero Santiago permanece.
Por eso no fue derrotado.
En cambio yo, busco entre sueños leones jugando junto al mar.




Gregorio Fuentes murió en el 2002, a los 104 años de edad. Ya no lo conoceré. Pero definitivamente iré a Cojimar cuando visite Cuba.

* * * * *
Otro regalo: éste es de Aute pero búsquenlo en la voz de Compay Segundo.

Hemingway Delira

A la deriva la noche...
la selva invade el lanchón,
la luna, bola de sangre,
la devoró el tiburón,
las olas vuelan tiñosas
rizadas por un ciclón,
"Pilar" navega sin rumbo
bajo un diluvio de ron...
En el Caribe...
se vive como se escribe,
se escribe como se vive...
en el Caribe...
Bajo la noche guajira
Hemingway delira.
Una sirena picúa
se proa de mascarón,
una bandera, a jirones,
lleva pintado un blasón:
"Cabeza de cocodrilo
y cuerpo de Camarón..."
Gregorio, el viejo marino,
aún sigue siendo el patrón...
En el Caribe...
se vive, se escribe,
escribe y vive
el Caribe como es
Bajo la noche guajira
Hemingway delira.
Una langosta mulata
anda buscando el timón,
y llora una viuda negra
sobre la tripulación...
Lejana, 'Finca Vigía'
sufre una alucinación...
Ernest, el aventurero,
se bate contra el Dragón...
En el Caribe...
y se bebe y se mueve y se bebe
en el Caribe...
y se mueve y se bebe y se mueve
en el Caribe... al compás del viejo son...
Bajo la noche guajira
Hemingway delira.

No hay comentarios.: