lunes, 11 de octubre de 2004

De todo, como en botica

Crisis

"¿Por qué, habiendo tanta vida detrás de una y de las cosas dispersas, había pensado que la casa vacía era una manera de la inutilidad y luego, con un solo detalle, la cortina colgando en el pasillo, por ejemplo, la magia o como se llamara, hacía brotar movimiento dentro de una y en los contornos de las cosas, o que se viera de distinta manera lo que antes parecía desastroso? ¿O sería que esa sensación de desacomodo, de destrucción, de inutilidad, correspondía a otro tiempo, a otro suceso, a otro espacio, nada más que al entrar en casa vino y lo presentí de golpe porque de todos modos tenía que joder y porque ya estaba dentro del departamento rondado por ahí, para metérsele y golpearla a una?"
Guillermo Samperio.

P.D. Sigo con lo de la renovación.


Estas ruinas que ves...


Cuando fui a México me maravillé caminando entre las construcciones de Teotihuacán. Asombrada, sorprendida (no es lo mismo ver fotos que estar ahí), babeando con esa inmensa carga histórica flotando sobre nuestras cabezas. Tocar las piedras, oler las paredes... estando ahí quise quitarme las alas para poder arrastrarme entre las rocas y sentir que me penetraba toda la identidad que se me ha perdido.
Leo el periódico y me preocupo por todo lo que implica este asalto a nuestra nacionalidad, y realmente no se me ocurre qué hacer desde aquí.
Los que están por allá... échenle una manita a Jesusa... ¿ya vieron qué bonita se ve la Chucha?
Y si alguien sabe qué puedo hacer desde este ombligo sucio del mundo, se agradecerán las ideas.




La Shelle´s Porn Site
Mi amiga la Shelle subió hace unos días su blog, así que les hago una atenta invitación a que lo visiten. Es bastante entretenida su vida cotidiana en sus palabras... y hablando de sus palabras... si tienen suerte les puede tocar que invente alguna. Es buenísima para combinar prefijos y sufijos donde no van y así enriquecer nuestra lengua nacional. Buena suerte, Shele.


Yukon Ho!
Mis hijos sacaron un mapa y decidieron que viajarían al Yukón.
Yo esto lo escuchaba desde mi recámara. Me sorprendió el destino, aunque me sorprendió más aún que de camino pasaron por Colombia. No sé si querían comprar café o artesanías, pero eso fue lo que dijeron.
Al momento me acordé de mi etapa de novata universitaria.
En esa época comenzaba a editarse en México la historieta de Calvin y Hobbes. Yo la comencé a leer en dos o tres apariciones que hizo en el pediódico local. Mi amigo Fernando recién se había ido a vivir a Utah y me mandaba recortes de periódicos donde aparecía la tira. Esa navidad mi apá me trajo de México los primeros cinco libros y de ahí comencé mi fulgurante carrera como fan de Calvin y Hobbes. Ya después me toparía con que mi amigo el Gus también tenía los libros, y cuando Fer regresó, traía algunas compilaciones en su mochila.
En esa época me podía reír de Calvin y sonreír tranquilamente con las tretas de un par de padres primerizos batallando con la energía de un niño hiperactivo, súpercreativo y muy muy imaginativo. Pero mi ídolo máximo era, por supuesto, Hobbes. Tenía bastante sabiduría y filosofía para ser sólo un tigre de felpa.
Ahora soy mamá. Y tengo dos Calvin en mi casa. Necesito urgentemente un Hobbes. ¿Alguien tiene uno que le sobre?
No es tan fácil reírse ahora.






Diálogo viajero
DARÍO.- ¿Viste la noticia de la bañe... la malle... la mallena?... la bañena...?
ALEX.- ¿Ballena?
DARÍO.- Espérame... bañe... malle... mañena...
ALEX.- ¿Bañera?
DARÍO.- ¡No! Bañena. ¡No lo puedo decir!
ALEX.- No importa. Di lo que sigue. Cuéntame la noticia.
DARÍO.- ¡Sí importa! ¡Sí importa que yo no pueda decir "ballena"!
ALEX.- ¡Ya pudiste Darío! Cuenta la noticia.
DARÍO.- Es que salió en la tele que una mallena... ¡otra vez! ¡no puedo!
ALEX.- Tengo una idea. Mira: yo digo "ballena" y tú cuentas la noticia.
DARÍO.- Bueno... Vi en la tele que una...
ALEX.- Ballena...
DARÍO.- ¡No me interrumpas!
ALEX.- ¡Te estoy ayudando! ¡Yo digo "ballena" y tú dices lo demás!
DARÍO.- Ah, bueno. Ayer vi en la tele que una...
ALEX.- Ballena...
DARÍO.- Quedó varada en la arena y la ayudaron a regresar al mar.
ALEX.- Darío, era un delfín.
DARÍO.- ¿Un delfín? ¿Deveras?
ALEX.- Sí, un delfín.
DARÍO.- Mmmm.... del-fín.


1 comentario:

Shelle Bataclana dijo...

Gracias comadre se agradece la bienvenida!
:D nos vemos pronto!