martes, 9 de diciembre de 2014

Culpa y libros

Leo de nuevo.

Es la parte que más me gusta de que termine el semestre en la maestría.

Durante clases no puedo leer más que los muchos muchos documentos que nos asignan: libros, ensayos, investigaciones… Y no es que no lea por el placer de, porque lo de la escuela me quite mucho tiempo, es más bien porque la culpa no me deja… Es decir, tengo harto material que leer para la escuela. Anteriormente leía a conciencia, tomaba notas, hacía mapas mentales y por supuesto, sólo eso tenía tiempo de leer. Luego fui flexibilizando, cuando me di cuenta que era demasiado material. Uno de mis tutores dijo que lo importante era conocer los documentos y poder revisarlos una vez que tengamos más tiempo de hacerlo. Por mi parte yo aprendí que la vigencia de los textos se perdía demasiado pronto como para siquiera sacrificar el espacio de disco duro de mi computadora. Así que me hice más práctica: leo bien lo que sé que me sirve en específico para hacer un trabajo (o sea, ¿como para qué aventarme la lectura de todos los indicadores de evaluación de la UNESCO más los de otras tres entidades si los que voy a utilizar son los del BID?) y de pasadita lo que no. Además por mero hobby, leo bastante investigación educativa.

Pero, no soy de hule, y mi liviandad me pesa en la conciencia, así que cada vez que me acerco a mi librero me digo “Debería darte vergüenza, con tanto libro de la escuela que tienes por leer” y ya no agarro nada, pero tampoco leo mucho de la escuela lo que me arroja inevitablemente a los brazos abiertos del sillón frente a la televisión.

Pero ahorita no traigo culpa. Soy libre.

A la par de un libro de Galeano (no el que me mandaste, Amalthy, ése lo dejé ir… trabajosa y dolorosamente, pero lo dejé ir) me puse a releer “Good Omens”. Es mi lectura de ocio en el trabajo. Porque soy tan ociosa que incluso en el trabajo consigo tiempo para ello. Y me puse a releerlo porque para este mes los fanses de Terry Pratchett y Neil Gaiman, así como los de otros fandoms como Sherlock, Merlin, Game of Thrones, Shaun of the Dead (que yo sospecho somos los mismos) tendremos un orgasmo múltiple y masivo gracias a la adaptación radiofónica  del libro que correrá a cargo de Dirk Magg, quien ya había antes hecho lo mismo con “Neverwhere” (nota mental: releer) y había dirigido para cine “Hitchhiker’s Guide to the Galaxy” (nota mental: releer). Y aunque el elenco no será el mismo que la Güen y yo habíamos soñado muy húmedamenta (Colin Firth y Johnny Depp como Aziraphale y Crowley… insuperable) para nuestra versión cinematográfica, bueno, nos ayudará a esperar la versión que Terry Gilliam tiene planeada.  Un día.

Y bueno, si la idea de navidad que manejan involucra los Cuatro Jinetes, digo, motociclistas, del Apocalipsis y un poco de anticristo, Radio 4 estará transmitiendo esta adaptación, del 22 al 24 de diciembre. Búscalo por aquí:http://www.bbc.co.uk/programmes/b04knt4h

Eso y “Hogfather” harán mi navidad completa.

Claro y la familia y la cena y los regalos y el niñodios y el nacimiento y el árbol y todo lo demás.

No hay comentarios.: