sábado, 28 de abril de 2012

Sobreviví la semana

Y no sólo sobreviví, pude interactuar saludable y asertivamente incluso en conversaciones que contenían estas perlas:
-- ¿Viste qué gorda quedó la vieja ésa después de su embarazo?
-- Me invitaron a una fiesta naquísima. Yo quería ir a un antro donde hubiera DJ y mi amigo en lugar de eso, me llevó a una fiesta donde había gente bien feíta, unos con barba y otros con unas rastas larguísimas. Es que mi amigo es muy de cultura, y eso.
-- (Hablando sobre un conductor que amablemente nos pidió si lo dejábamos meterse en nuestro carril) ¡¿Viste los tatuajes que traía?! Qué bueno que lo dejaste pasar, si no quién sabe que nos hubiera hecho...
-- Los tres de ese departamento en nuestra agencia son unas nenas ¿puedes creer eso? (inserte aquí una larga lista de chistes homofóbicos)

No estoy inventando estas líneas, lo juro.
De hecho, son sólo líneas de un par de personas que dieron lugar a respuestas igualmente cargadas de misoginia, homofobia, prejuicios.
En la mayoría de las pláticas intervine amablemente.
En una de ellas tuve que ser más tajante llevando incluso a mi jefe a intervenir y conminar a todos que dejaran de hacer esos chistes, que eran una falta de respeto. Les eché a perder su ánimo chistoretín del desayuno.
Y a mí me gusta bromear, créanme, pero como me dijo alguna vez mi amiga la Florecita: búrlate del pedófilo, haz chistes del político corrupto... hay tanto material...

Con todo, sobreviví.
Son buenas personas, como también quiero serlo yo.
Y bueno, formé buenas relaciones -que era parte del objetivo de la reunión-, suficientes para realizar mi trabajo y colaborar como equipo y las necesarias para que no se quedaran con ganas de agregarme a su FB.
Un éxito.

PD. Sigo bien intolerante. Tal vez ya sea una condición como la intolerancia a la lactosa. O tal vez comience a creer en eso de que la única intolerancia justificable es hacia la intolerancia misma.
O no.
(No me gusta la palabra tolerancia)

1 comentario:

Brenda dijo...

Ash. Yo como con unos personajes así, y te entiendo, no es nada fácil mantener la armonía en una plática donde no estás de acuerdo en el 95% de los comentarios.