miércoles, 18 de abril de 2012

El colon

Sé que existe porque me duele, pero antes de eso pensaba en él como algo en que creen las señoras hipocondriacas. Igual que el vágido, el tramafat y la angurria.
Será que ya soy una señora y además, gracias a que tenemos médico en la agencia, en camino a convertirme en hipocondriaca.

Pienso que no ayudó mucho irme a comer hoy a una cantina de mala muerte con una prima, y echarnos unas cervezas con comida tailandesa.
Sin embargo yo sigo opinando que la razón para el estado actual de mi colon es el licuado que me he estado tomando últimamente, que consiste principalmente de aserrín sabor a nuez.
El doctor no me cree porque es "saludable". Tampoco cree que a mí lo saludable me hace muchísimo daño.
No quiero tener que contar aquí mi experiencia con la soya, por ejemplo.
Pero sí diré que médicos como él, que no creen en sus pacientes, son la principal razón por la cual una se convierte en asidua seguidora de Dr. Google.
.
.
.
.

¿Que tengo cáncer dónde, doctor?



3 comentarios:

sandygallia dijo...

¡Nooo! no veas a google
Luego resulta que siempre tienes cáncer o Lupus y como hemos visto en Dr. House, nunca es lupus =P

así que...

pero si está del nabo que los médicos no te crean... o que no te cuenten nada pa'l caso, mi dra. de temas femeninos nunca me dice que me receta y menos por qué...

y eso está del nabo, sobre todo cuando ella murmura y yo puedo decir que oí que tenía cáncer o vph o lo ultimo que haya leído en google que puedo tener... chale U_U

Brenda dijo...

Lo del colon... compartimos la misma dolencia. Y créeme que es por angustia, nervios, etc. Así que no andes buscando para no preocuparte más.
Llega el momento en que el cuerpo pide cobrar las facturas pasadas, así que ni modo y a dejar de lado ciertos gustos mana.
Un abrazo.

Ministry of Silly Walks dijo...

Sandy, muy tarde. Lo hice. Pero la culpa la tiene el doctor.

Brenda, no traigo tantas preocupancias... era lo que tenía consternado al doctor, creo... al menos no preocupaciones que me den niveles de angustio o estrés.
Insisto que fue el licuado.