domingo, 4 de abril de 2010

Fatalidad y temor

Regresé a mi casa anoche de ver a unos amigos.
Mientras manejaba fui consciente de una sensación que ya había traído en días anteriores. Tras mucho intentar describirla pude finalmente definirla como "fatalismo".

Aquí como en muchos lugares, la gente tiene que salir, día o noche a sus ocupaciones cotidianas, laborales, familiares o sociales.
He oído a mucha gente decir: No me pienso quedar encerrado por culpa del miedo. Lo he dicho yo también.
Nos enteramos de que a alguien le pasó esto, al vecino le sucedió aquéllo... y de forma sutil comienza a instalarse en la persona cierto fatalismo. A lo mejor ya traemos el programa, ya nomás nos falta algo que lo eche a andar. Y así salimos a la calle pensando "bueno... si me toca, me tocó".
Eso pensaba anoche mientras regresaba a casa y veía los demás autos, y por primera vez me asomaba al espejo retrovisor fijándome si alguien me seguía.

Esta mañana recibí dos correos de mi amiga "Y". A su novio y a ella los secuestraron anoche a punta de pistola y les exigieron dinero para dejarlos en libertad. Después de muchas vueltas y amenazas, pudieron escaparse. Los secuestradores se llevaron el auto, las carteras, los celulares.

Voy a seguir fatalista el día de hoy (porque además nada bueno me ha dejado nunca este cambio de horario).
Mañana intentaré revertir el curso de mi fatalismo.

Me robo las palabras de Pherro:

No desconfío de nadie,
con cada cual soy amigable;
igual trato al ceñudo, al afable,
el de mirada hosca o el de faz noble,
no juzgo apariencia, me brindo amable;
sin embargo la precaución es indispensable,
con todos voy atento, ante peligro probable.

... como mantra, para ver si puedo recuperar quien era.


9 comentarios:

Amalthea dijo...

Yo no puedo...
El sábado pasado mientras guardaba mi coche me asaltaron con amenaza de pistolazos si no les daba lo que tenía, solo traía mi celular y se lo dí... guardé el coche, cerré el zahuán y me tiré a llorar en el piso muerta de miedo, de impotencia, de más miedo, de soledad, de más más miedo...
El domingo mandé a otro a guardar mi coche, desde entonces no voy sola, ya pasó una semana y cada vez que me bajo del coche reviso toda la cuadra a ver quién anda por ahí... y sigo muerta de miedo.

La Negra dijo...

Ya seeee, es horrible esa sensacion, todos conocemos a alguien que ha sido asaltado, secuestrado o.. cosas peores, si es que no nos ha pasado en carne propia y eso es muy triste y comprendo tu fatalismo, de hecho hay una palabra en aleman: weltschmerz y es tristeza, pero una tristeza especifica por que es la que se siente cuando uno se da cuenta de que el mundo en el vive es una porqueria... ya se, yo soy mas fatalista que tu, pero aprovechando me ventilo aqui, jejeje. Pero bueno, de todas maneras debe de haber cosas buenas en el mundo, no puede exisistir lo malo sin lo bueno... animo y ojala te sientas mejor...

PHERRO dijo...

Muy feo todo este asunto de la inseguridad y la violencia.
Me da coraje cada que leo de los abusos hacia las mujeres, son con las que más se ensañan, muchas veces no es únicamente el robo.
No hay nada nuevo que decir, pero si mucho que hacer, poco a poco cambiar cada persona su manera de comportarse con los demás. Yo ya no me la paso mentándole la madre a todo el mundo, ni en voz alta, ni en mi interior, un poco de comprensión, tolerancia y amabilidad hacia los demás; cuesta trabajo pero vivo con tranquilidad.
Claro que los malvivientes no entienden razones. Espero estes bien y poco a poco dejes de sentirte así.
Cuídate, luego nos leemos.

Ministry of Silly Walks dijo...

Qué pena con lo que te pasó, Amalthy. No puedo imaginar lo que pasaste. Desde mi fatalismo me veo bien macha y me digo "Pos si te tocó te tocó" pero ni es cierto. Y como no es verdad, hay que desecharlo.
Prometo deshacerme del fatalismo. Eventualmente.

todavia dijo...

Esta difícil eso de deshacerse del miedo, no tanto porque el miedo es un virus que cuesta trabajo matar, sino porque, en estos dias, el miedo no es prodcto de rumores o nuestra imaginación, hay verderas razones para contagiarse.

Ann dijo...

fatal leerte fatalista, pero la situación aveces no da para más, que te digo? que no te dejes vencer por el miedo, espero el fatalismo y las fatalidades queden pronto atras.

saludos

Ministry of Silly Walks dijo...

Supongo que el fatalismo es un sentido? sensación? sentimiento? que adoptamos cuando perdemos un poco o sentimos que perdemos el control de los acontecimientos. Otro es el miedo. El miedo no nos permite salir, nos encierra. El fatalismo nos permite hacerlo, pero siempre con una carga extra en la espalda y negativa por cierto. Si voy a seguir saliendo y haciendo mi vida, como todo el mundo por acá, me gustaría no hacerlo con un costal de pesimismo en el hombro. Pero para hacer eso tengo que practicar. Y tener un buen soundtrack sonando en el estéreo del carro.
Alguna sugerencia?
(gracias a todos)

Ave Fenice dijo...

Sabes, de un tiempo para acá ya no me corre atole por las venas. Ya siento miedo muy facilmente. :(

PHERRO dijo...

Mujer Hermosa y Valiente, hay muchas buenas rolas para acompañarnos en esta incierta vida; a mi me gustan (entre muchas otras):
No hacen falta alas, de Silvio Rodriguez.
La vida puede ser, de Eros Ramazotti.
Cuando ando loco y no hay mucho tránsito en la ciudad, pongo:
Stay Away, de Nirvana o My Genocide de The OffSpring.
Hay que salir a la vida sin miedo, cada día, si no ¿qué nos quedaría?
Cuídate, luego nos leemos.