lunes, 12 de abril de 2010

El abuelito loco

Mi mamá fue la hija menor del segundo matrimonio de mis abuelos.
Tanto por parte de madre como de padre, mi mamá tuvo muchos medios hermanos y medias hermanas.
La verdad es que eso de "mediohermano/hermana" es una jalada y mi mamá quiso a todos igual que como quiere a su hermano Alex. Ella y mi tío Alex fueron los dos únicos hijos de este segundo matrimonio.
La diferencia en las relaciones radica en la distancia. Las medias hermanas de mi mamá por parte de padre, no vivieron nunca en la misma ciudad. Los medios hermanos y hermanas por parte de mi abuela se mudaron también al crecer. Hubo también una distancia de edad. Tengo una prima de la edad de mi mamá.
Fue con mi tío Alex, cinco años mayor que mi mamá, con quien compartió mayor cercanía. Y nosotros también, llegado el momento.
De su infancia con un hermano mayor cuenta mi mamá que a él le tocaba cargar con ella, contra su voluntad generalmente. Así que cuando iban o venían de la escuela, mi tío Alex comenzaba a caminar más rápido dejando a su hermanita detrás lloriqueando o apurándose para alcanzarlo. A veces tenía que llevarla al cine y a media función de una película de vampiros de Germán Robles, mi tío se iba a sentar con sus amigos varias filas atrás, dejando sola a su hermanita (quien hasta la fecha no puede dormir si no tiene la sábana cubriéndole el cuello).
Una vez le dijo a mi mamá que debía cortarse las pestañas si quería que le crecieran más largas. Mi mamá siguió el consejo y nunca más volvió a tenerlas igual. Se quedó con unas pestañas cortitas cortitas, con las que sigue sufriendo a la hora de rizar.
Mi mamá nos ha contado todo esto entre risas y un tanto de compasión por el hermano que tuvo que cargar con ella adonde quiera.
Ya adulto mi tío se casó, tuvo dos niñas y un niño. La casa de mi abuela fue construida en un terreno adyacente a la casa de mi tío y solíamos ir los fines de semana o a veces entre semana a visitar a mis abuelos, a mis tíos, a mis primos.
Mi tío Alex tenía una moto. Uno de los momentos más emocionantes de mi infancia fue la ocasión en que mi tío me llevó de su casa a la mía en la motocicleta.
Mi tío Alex tenía el don de poder hablar con los niños y con los perros, porque hablar con los niños es un don, no es cualquier cosa, y claro, hablar con los perros también.
Un día convenció a mi hermano menor de que el alacrán que guardaba en un frasco de Gerber, era un dinosaurio. Otro día lo convenció de que para hacer una carne asada no era necesaria la carne sino tener cebollas que arrojar a las brasas (y yo en eso estoy de acuerdo). Mi hermano llegaba a casa de mi tío y le decía "¿Hacemos una carne asada?" y mi tío sacaba las cebollas y juntos las echaban a las brasas de la chimenea.
En el 2003 hicimos un viaje a Beautifulville. William tenía cuatro años y Harry, tres.
Fuimos a visitar a mi abuela, la nana Elena, quien ya estaba en cama en esas fechas. Fue la primera vez que mis hijos conocieron al tío Alex y de entrada quedaron encantados con él. Comenzaron a llamarlo "El abuelito loco". Y él a ellos "Talibanes".
La primera noche de estancia en su casa, Harry no quiso despegarse de su nana. Estuvieron varias horas hablando, no sé de qué --Harry apenas hablaba y mi abuela estaba medio sorda-- pero para la segunda noche, tanto Harry como William decidieron que iban a dormir con el abuelitoloco. Y así lo hicieron.
Al otro día eran los mejores amigos del mundo y mi tío les contaba las historias de su perro "El Gringo", el perro que comía tierra y que tenía ladrillos en la barriga.
Después de ese viaje mis tíos y mis primas vinieron por unos cuantos días para acá, a conocer y visitar a la nana, que ya estaba viviendo con mi mamá.
Fue la última vez que lo vi y estoy confiando que no sea la última.
Mi tío está en el hospital esperando una operación. Las cosas están delicadas. Mi mamá está allá. Mi hermana y yo nos preparamos por si se hiciera necesario viajar.
Me tranquiliza que ya terminaron las vacaciones.
En la semana santa del 2008 murió la nana Elena y en la del 2009, mi prima Lourdes.

¿Han escuchado esa frase, cuando muere alguien, que dice algo así como que la vida será menos alegre o brillante sin esa persona?
Yo la he escuchado varias veces y la verdad nunca creí que "la vida" se viera afectada por la muerte de una persona.
Ahora, cuando pasa por mi mente la posibilidad, genuinamente creo que la vida, así en general, la vida de todo el mundo, sí sería menos brillante y alegre sin mi tío.

Seguimos a la espera de noticias.

11 comentarios:

PHERRO dijo...

Pues sí, sólo con la buena y constante convivencia se atesoran los recuerdos gratos.
Mala onda que la vida sea así y no nos quede más que aceptarla.
Esta tarde mientras este circulando por las calles, mis oraciones serán para pedir por tu Tío, para que su momento de morir se postergue mucho tiempo y pueda seguir iluminando y alegrando las vidas de sus seres queridos.
Sinceramente espero que las noticias sean buenas.
Luego nos leemos.

SandyGallia dijo...

Un abrazote, la parte buena es que tus hijos conocieron al 'abuelito loco' y les contó historias y los hizo felices, igual que a tí =) si don Pherro me lo permite me uniré a sus oraciones

Amalthea dijo...

Me acordaste de un tema que debo (DEBO) postear...

Ministry of Silly Walks dijo...

Gracias, aprecio mucho sus palabras y oraciones.

Cassiopeia dijo...

Querida, cuando nuestros amados no están, nos siguen iluminando sus recuerdos.
Abrazote solidario

Cassiopeia dijo...

Querida, cuando nuestros amados no están, nos siguen iluminando sus recuerdos.
Abrazote solidario.

todavia dijo...

Por la alegría del mundo en general, esa que tanta falta nos hace, deseamos todos que tu tío se recupere.

Ya todos lo queremos =)

Amalthea dijo...

Cómo va el tío??

Ministry of Silly Walks dijo...

Mi tío sigue igual. Ayer le suspendieron la operación a última hora. Se supone que hoy sí lo operan.

trying not to sell dreams for small desires dijo...

with all the work i have.....i wanted to wait and read this post....i wanted to enjoy every word....and i did!

el "abuelito loco" belongs in my club : )

Ministry of Silly Walks dijo...

Yeah, I know you have the gift too.