jueves, 1 de abril de 2010

Me encanta mi oculista

Es el mismo desde mis primeros lentes, hace más de quince años.
Y es el mismo de mis hijos ahora.

Ayer llevé a Harry a otra de sus revisiones. El doctor me recibió con la plática que dejamos a medias hace medio año --la ópera Carmen y Mercedes Sosa-- en la última consulta a la que había llevado a Harry. Luego, como en cada consulta, me hizo comentarios sobre el libro que está leyendo, que en esta ocasión es el que escribieron Tita Delgado y Lenia Mireles, y que Kabeza ilustró.
Harry interrumpió en ese momento la conversación para preguntarme:
-- Mamá ¿te acuerdas de la vez que estábamos en el café y que yo estaba terco en comer pastel y que Kabeza me dibujó en una servilleta?
El doctor fue el que entonces respondió:
-- Uy, se ha de haber roto la cabeza dibujándote. O sea, ¡Kabeza se ha de haber roto la Cabeza dibujándote!

Mi oculista, además de interesante, es jocoso.
Una faceta que yo desconocía.

* * * * *
En notas alegres...
Harry, aunque trae un desperfecto visual, aun no necesita usar lentes, con lo cual estoy muy complacida, no sólo por las molestias que se está ahorrando sino por lo que nosotros nos vamos a estar ahorrando ($$) en cuestión de lentes rotos y/o perdidos. Dice el doc que a lo mejor para la siguiente consulta --dentro de un año-- ya será necesario, pero para entonces Harry podrá entrar a trabajar y comprarse sus lentes Converse que quiere cada vez que se le rompan y/o pierdan.

7 comentarios:

Ernesto dijo...

Cada vez me tengo que alejar más de los textos que leo, ya estoy cerca de necesitar anteojos.

PHERRO dijo...

Tiene muy buena memoria tu oculista, además ocurrente el señor.

Pues que buena onda por el lado de la economía. Estos chavos de hoy, les gustan las cosas de marca, ¿cuántos años tiene Harry?, digo, si ya mero va a trabajar, no es ya tan niño. Me imaginaba a tus hijos de unos 6 y 8 años. Ya me siento viejo.
Saludos, cuídate, luego te leo.

Ministry of Silly Walks dijo...

Yo uso desde los quince años. Pero les agarré el gusto. Y ahora que Fefé me propone que me operen para que ya no los necesite, la verdad, no quiero. Me gustan los lentes. Además de ayudarme a leer son lindos accesorios.

Sí, Pherro. Creo que gracias a que existe ese marca Harry se animará a usarlos. Cuando el doctor le dijo que en un año o dos iba a tener que usarlos se desanimó un poco. Él no quería. Pero cuando vio que había Converse, se lo pensó mejor.
No son tan chiquitos los nenes. Harry ya tiene diez y William tiene once. Lo voy a mandar a trabajar de cerillito.

Juano T&S dijo...

trabajar de cerillo... mi sueño frustrado... nunca me dejo mi padre, decía que para que. Mis lentes están en casa de mi compadre, xq el martes jugamos dance dance revolution 2 y se me quedaron en su casa, con la emoción de que estaba aquella que vi... pues ni me acorde jeje

todavia dijo...

Un niño que ademas de tener problemas en matemáticas usa lentes! No pueden ser sino buenos augurios =) Ese harry tiene un gran futuro por delante. Que te lo digo yo.

Tienes toda la razón con eso que dices de los anteojos: No te operes.

peiperviu dijo...

Disculpame, perdoname pero el numero dos no tiene problemas con las matematicas; las matematicas tienen problema con el numero 2...

El Ser Supremo dijo...

Yo deberia de usar lentes pero estan en mi mochila desde hace meses y me da taaaaanta flojera ir por ellos...

confio en que en el futuro hagan ojos bionicos y asi me los cambiare por estos