viernes, 16 de mayo de 2014

Crush

Mis amistades con otras mujeres siempre han empezado como enamoramientos. Mis amigas son todas personas admirables, por diferentes motivos, así que es lógico que de la admiración, el respeto y la compatibilidad surjan emociones así.
Hacia mucho que no me enamoraba de nuevo, hasta estas últimas semanas en que he estado interactuando más con T, la chica sobre la que conté que me había acompañado en una salida a otra ciudad y con quien me sentí identificada por algunas vivencias similares que tuvimos. Incluso pasó sus vacaciones de infancia en el mismo pueblo que yo y hasta compartimos primos.
Últimamente agarramos más el chal, no solamente por el cigarro de las once, sino que le da por pedirme consejos y hacerme confidencias.
Es lindo eso, sentirte la hermana mayor de alguien y ver un cachito de mundo a través de los ojos de una chica diez años menor.
Ahorita estamos, por supuesto, en la fase del crush, de los mensajitos en el comunicador y de las fotos chistosas en Whatsapp.
Se nos va a pasar y entraremos a otra etapa de la amistad (si entramos, porque puede ser que sólo nos quedemos como buenas compañeras) pero por ahora esto es divertido, entretenido y rejuvenecedor.
Qué bonito es tener un crush.

3 comentarios:

pinchegluten dijo...

Disfrute su crush! =D
Yo hace rato que no tengo una amistad así, de llamadas y mensajitos y eso; bueno un crush... sospiro.

sandygallia dijo...

No, noo, el otro comentario es mio, pero salió feo, ash! =P

Ministry of Silly Walks dijo...

Jajaja! Cuando me trolee Pinchegluten ya voy a saber quién es.