sábado, 26 de abril de 2014

Primera vez

Cuando se trata de mis necesidades tecnológicas, en casa soy atendida como la reina que soy.
Y no es porque no sepa conectar un cable o configurar mi pantalla o la computadora. Es sólo que no me gusta agacharme ni llenarme las manos de polvo si me es posible evitarlo.
Si una no tiene hijos para esto, no sé para qué seguimos sobrepoblando la tierra.
Eniwey.
Es sábado y por primera vez en un rato no socializaré en ningún lado así que me pondré al día con mi amante la tele.
No puedo más.
Tuve una semana pesada y le siguen otras.
Pero la semana laboral no pudo terminar mejor que con una desvelada con concierto.
Usualmente me caen gordos los imitadores, pero hubo un tributo anoche para Héroes del Silencio y a Fefé le gustan y a mis amigos también, así que pese al cansancio y el sueño, fuimos y fue chidito fraternizar con la chaviza, la mayoría de los cuales estaban en el kinder cuando nosotros ya escuchábamos a Bunbury en la prepa/universidad.
El grupo del tributo también eran unos lepes argentinos mocosientos, pero buenos músicos y el vocalista bastante metido en el papel. Nos tocó luego conocerlos de cerca en el intermedio-hora del cigarro, donde el bajista tuvo a bien encender mi cigarro porque yo no traía encendedor.
Los bajistas son lo mío.
Y chavitos que podían ser nuestros hijos también fueron los que intentaron flirtear con nosotras en el descanso. Bueno, bueno... con mi comadre, pues.
Dentro de poco mis hijos también querrán andar en esos lares y lo más patético es que a mí todavía me entonan los toquines, y va a ser muy incómodo encontrármelos en los lugares que todavía frecuento. Incómodo y patético.
Espero con ansias esa primera vez.
Y algo que hice por primera vez hoy fue comer escargots.
Pasé un rato hoy a ver a una amiga en la cantina y frente a nosotros estaba un grupo de weyes comiendo caracoles. Así, casual. Después de un rato nos mandaron un plato por vía del mesero. Tuvimos que pedir vino blanco. Ooooobvio.
No saben a pollo.

Me encantan las primeras veces.
La semana que entra por primera vez haré una función que desconozco en mi trabajo.
Y no podría estar más emocionada.

:)

Break a leg.

Si no nos los comiéramos, ellos acabarían con la lechuga del mundo
y entonces ¿cómo podrían ustedes comer ensalada y llevar la dieta? ¿eh? ¿eh?


2 comentarios:

Sandy Gallia dijo...

¿No saben a pollo? ¿Entonces a qué saben? ¡¡Acaben con ellos!! yo tuve plaga de caracoles en mi huertita y le dieron en la madre a muchas de mis plántulas U_U

¡Besitos! ¡Te quiello! =D

Ministry of Silly Walks dijo...

Saben a cocido de res. Un beso!