lunes, 14 de abril de 2014

Citas

Las salidas románticas de las parejas con hijos consisten en cena sin niños en donde la charla gira toda la noche alrededor de ellos.
Los solteros o sin hijos tal vez no comprendan este fenómeno. Yo tampoco lo entiendo y es sumamente difícil controlar cómo es que de la plática cachonda brincamos a las anécdotas infantiles. Además de difícil de controlar, es sumamente perturbador.
Por esto, porque no todas las salidas románticas se prestan a la romanticidad, hay que aprovechar cualquier momento para la plática.
En mi relación las pláticas más profundas, honestas y extensas se llevan a cabo en la lavandería/taller/cuarto de tiliches, generalmente cuando acabamos de levantarnos un domingo o ya para acostarnos cualquier día de la semana, o sea que básicamente en pijamas.
Tengo un aprecio muy cabrón por esos momentos. Son instantes de confesiones invaluables, como Fefé mostrando una vulnerabilidad que desconocía o yo admitiendo el trabajo que me toma asumir riesgos.
Y es muy bueno aprovechar cada minuto de esos encuentros, así cuando nos vamos de cena o café, podemos dejar de estresarnos sobre concentrarnos únicamente en nosotros, como dictan los consejos para parejas y disfrutar ampliamente una de nuestras pláticas favoritos: aquellas en las que nos burlamos de los hijos.

* * * * *
Por cierto...
Hablando del hijo y en un son absolutamente no burlón, les comparto su última canción.


Anoche estaba componiendo de nuevo. Es muy fácil diferenciar cuando compone de cuando ensaya. En el primer caso la guitarra suena diez segundos a lo que le sigue un silencio posterior de medio minuto de toma de notas. No sé a ustedes pero a mí me parece una cosa increíble ésta de la creación musical. Porque uno puede tocar un instrumento o dos. Yo fui una muy limitada practicante de la guitarra y el teclado. Y tuve algunos amigos muy buenos en la música, pero no recuerdo que alguno haya compuesto más allá de una rolita despechada o algún sonsonete de más de dos minutos.
Veo a Harry y, caray, tiene catorce años y en esto de escribir canciones empezó el año pasado.
Y está la otra parte... compone en inglés. No escribe en español y luego traduce. No. Escribe directamente en inglés. ¿Por qué en otro idioma? Lo ignoro. A él le gusta.
Recuerdo que cuando era más pequeño escribía poemas en inglés.
Éste fue el primero y lo pueden encontrar aquí:

You know I Love you, you know always I think is you. 
Everything is all right, I always count on you baby. 
Always tell me the love, the love never ends . 
Poor of you , poor of me, poor of every person that dies in this town. 
Oh yeah, everything in this world die in the dark, 
but the love never ends and I need you. 
Don’t break my heart in 5 five minutes 
because it´s time to keep the promise, I promised.
I tell you I love you, but when I die
I’m not gonna forget you and the love never ends. 
I will never love other girl. 
I’m gonna stay with you, always. 

Bueno, tenía ocho años la criatura.

Ignoro si lo que hace es particularmente especial. Bueno, sé que no. En Youtube abundan videos de niños y adolescentes sobresalientes. Sin embargo para mí es muy especial por el solo hecho de tratarse de él.
Aun no sabe qué va a estudiar. Ha pensado en la carrera de Historia y en Derecho. Estudiar música como carrera es algo que aun no ha pensado mucho y a mí me gustaría que lo contemplara, pero si elige una carrera que lo haga tan feliz como lo es al tocar, cantar o escribir, con eso me doy por satisfecha.



P.D. Y William... William quiere un ukulele.






No hay comentarios.: