miércoles, 30 de noviembre de 2011

Me contaba mi amiga ayer, esta amiga a quien le asesinaron a su esposo hace dos semanas, todo lo que sucedió desde varios días previos a su muerte (tantas cosas se convierten en señales) hasta este proceso posterior.
Los motivos de este homicidio, como el de tantísimos otros, se desconocen. Hay quien cree que fue una equivocación, que iban tras el vecino de enfrente a quien ya habían denunciado antes porque le conocían nexos con grupos criminales. Otra teoría es que se trata de una venganza contra el papá de mi amiga, quien hace unas semanas atrapó en su bodega a un ladrón y lo retuvo hasta que vino la policía por él. Lo soltaron. El día de la muerte del esposo de mi amiga, volvieron a entrar a la bodega, mataron al perro guardián y dejaron un desmadre. El padre de mi amiga hizo algunas pesquisas entre conocidos que pertenecen a alguna corporación de seguridad o investigación y lo que le dijeron fue: "no le muevas, esa persona a quien detuviste está trabajando para (inserte el nombre del grupo criminal que guste, aquí)".
Mi amiga ha sufrido mucho. No falta el pendejo que le pregunta: "¿Ya estás mejor?" que no es más que una forma de decir, a sólo dos semanas del funeral: "Ya quiero que estés bien porque me causa incomodidad tu dolor." Mi amiga dice que sí, pero me cuenta que no, por supuesto, que en todo caso cada día se siente peor.
Pero se siente en paz, me dice.
Que un par de minutos antes de morir, su esposo entregó su alma a dios, pidió perdón por sus pecados y se arrepintió de ellos.
Que no se ha comunicado con ella nadie de ninguna corporación. Que no espera que lo hagan y que no quiere que lo hagan. Que no quiere sentir coraje.
Que lo bueno es que no estaban los niños afuera de la casa y que a ellos no les pasó nada.
Que dios la estuvo preparando previamente y le dio la oportunidad de despedirse de su esposo.
Que esto es voluntad de dios.

Sus hijos van a pedir un rifle a Santa Clós de navidad, para matar al dragón que mató a su papá.


Y en otro orden de ideas:


1 comentario:

SandyGallia dijo...

No sé que decirte, dale un abrazo a tu amiga, a sus hijos; un abrazo a tí, a los tuyos a fefé, un abrazo a mi... con cada pérdida humana arrebatada de manera tan estúpida perdemos todos. Ay mi país tan adolorido