jueves, 9 de junio de 2011

Odio mi cámara

La cita para dar la bienvenida a la caravana fue a las siete de la tarde. La gente comenzó a llegar, a reunir víveres y la cena que se ofrecería. Hubo música, lectura de poemas, grupos de danza, performances y mucha gente querida.
El padre Camilo nos dirigió algunas palabras antes de que los camiones llegaran, a la una de la madrugada.

La espera fue larga, pero fue en excelente compañía. Hubo momentos de charlas serias, de condolencias, de tristezas pero también de bailes espontáneos y de esperanza, de cierta alegría.

Cuando la caravana finalmente llegó, los recibimos con una valla, agradeciendo el viaje y el consuelo.
"No están solos" nos dijeron.

Una gran mujer, entre las muchas personas que había, recitó un poema de Efraín Huerta:

Hoy he dado mi firma para la Paz.
Bajo los altos árboles de la Alameda
y a una joven con ojos de esperanza.
Junto a ella otras jóvenes pedían más firmas
y aquella hora fue como una encendida patria
de amor al amor, de gracia por la gracia,
de una luz a otra luz.
Hoy he dado mi firma para la Paz.
Y conmigo, en cien países, cien millones de firmas,
cien orquestas del mundo, una sinfonía universal,
un solo canto por la Paz en el mundo.
Hoy no he firmado el poema ni los pequeños artículos,
ni el documento que te esclaviza,
no he firmado la carta que no siente
ni el mensaje que durará un segundo.
Hoy he dado mi firma para la Paz.
Para que el tiempo no se detenga,
para que el sueño no se inmovilice,
para que la sonrisa sea alta y clara,
para que una mujer aprenda a ver crecer a su hijo
y las pupilas del hijo vean cómo su madre es cada día más joven.
Hoy he dado una firma, la mía, para la Paz.
Un mar de firmas que ahogan y aturden
al industrial y al político de la guerra.
Una gigantesca oleada de gigantescas firmas:
la temblorosa del niño que apenas balbucea la palabra,
la que es una rosa de llanto de la madre,
la firma de humildad --la firma del poeta.
Hoy he elevado en una el número mundial de firmas por la Paz.
Y estoy contento como un adolescente enamorado,
como un árbol de pie,
como el inagotable manantial
y como el río con su canción de soberbios cristales.
Hoy parece que no he hecho nada
y sin embargo, he dado mi firma para la Paz.
La joven me sonrió y en sus labios había una paloma viva,
y me dio las gracias con sus ojos de esperanza
y yo seguí mi camino en busca de un libro para mis hijos.
Pues ahí estaba mi firma, precisa y diáfana,
al pie del Llamamiento de Berlín.
Parece que no he hecho nada
y sin embargo, creo haber multiplicado mi vida
y multiplicado los más sanos deseos.
Hoy he dado mi firma para la Paz.

Creo que eso fue lo que hicimos todos los que estuvimos ahí esperando la caravana encabezada por Javier Sicilia --aunque parezca que no hicimos nada-- todos dimos nuestra firma para la paz.

3 comentarios:

todavia dijo...

Que bueno que empezamos a movernos. Porque creo que si no empezamos a movernos nosotros, nadie va a regresarle la calma a este pais.

Las fotos estuvieron bien! no odies la camara! felicidades!

Ann dijo...

hay que leer ese poema en voz alta aunque en trozos se te quiebra la voz pero se siente mas adentro de uno, es autoconsuelo.

gracias por asistir.

Implicada dijo...

=)
y seguimos firmando al paz al venirte a leer

gracias