jueves, 2 de junio de 2011

Mi papá tenía un proyector de películas de esas de cintas. El aparato no tenía sonido pero eso no impedía que cuando se le ocurría montar una pantalla (sábana blanca sobre un cortinero) nos reuniéramos alrededor para ver las películas familiares y alguna otra que compraba... nunca completas por cierto (yo siempre creí que La Dama y el Vagabundo trataba de dos perros que comían espaguetis en un restaurante).
Una de esas películas traía una escena de una película japonesa, probablemente de Godzilla o algo así. Lo que recuerdo claramente era que también salían pterodáctilos y un chingo de japoneses corriendo.
A mis tres años, con mi muy escaso vocabulario, se me confundían las palabras. Y la palabra pterodáctilo sonaba tan parecida a relámpago.
El caso es que en la temporada de lluvias, apenas escuchaba que alguien mencionaba "relámpagos", yo corría a esconderme debajo de una mesa. Tantos japoneses no podían estar equivocados.

Hoy en cambio, me hacen muy feliz. Si hay relámpagos puede haber tormenta eléctrica, lo que significa a veces ventarrones, lluvias, problemas en las líneas eléctricas... y como hoy, que truene un transformador cercano al trabajo y que toda actividad productiva se detenga.
Son las 6:50 pm y llegué a mi casa desde las 5:00.
Maravillosos pterodáctilos.

El que no estaba tan feliz cuando llegué a casa, fue Harry. Traía una suspensión de la escuela por bajarle los pantalones a un niño enmedio del ensayo de un discurso. Dice que no sabe por qué no se detuvo, por qué no lo pensó dos veces, que él se dio cuenta que estaba muy mal y se disculpó. El niño le contestó "púdrete".
Yo sé por qué lo hizo pero no se lo voy a decir para que no piense que es una justificación. Creo que al menos ya sabemos quien NO va a participar leyendo un discurso de despedida en la graduación. Total... un reporte por "enamorado" cuando estaba en segundo grado y una suspensión cuando está a punto de salir de sexto, no hace un mal historial.


Llegar a casa temprano tiende a traer más felicidad cuando el marido prepara sushi y lo tiene ya servido en la mesa. Y todavía más, cuando sobre ella también se encuentra una esto:


Un libro que andaba de vago (maravilloso libro) por ahí y que llegó hasta mi puerta gracias a la sobreprotectora Amalthy y al proyecto Bookcrossing.

Yo estoy pensando qué haré... si lo hago llegar a alguno de los lectores del blog a quien podría gustarle, o si después de leerlo, me lance al centro y lo deje en algún café, o si me espero a dejarlo sobre la arena en alguna playa...
¿Ustedes qué opinan?

5 comentarios:

ATC en Mexico dijo...

NO inventes, mi tío tenía uno de esos proyectores y si en efecto, ninguna película estaba completa. Creo que nada mas pasaban los puntos culminantes. Las que teníamos eran la cenicienta, Mary Poppins y no se que otra.

Ojalá haya mas días en donde los pterodáctilos te ataquen.

Saludos hasta asha

Crónicas Urbanas dijo...

Hola Ministry:

Nunca tuvimos proyector de películas, pero mi padre tenía fotografías de tipo "slides", obviamente de reuniones familiares o eventos.
Deben haberme gustado mucho, porque recuerdo esos momentos con cariño.

Lo de tu hijo en la escuela, cosa de niños ¿verdad?

El link de "Bookcrossing", no abrío. Pero si es un buen proyecto, pegale adelante.

Besos C. que estés bien.
D

Ministry of Silly Walks dijo...

Hola Gitana! Gusto en tenerte por acá. Las películas no cabían en esos rollitos, por eso teníamos que inventarnos el principio y el final y además imaginarnos los diálogos.

Sí, Crónicas. Cosas de niños... del tipo "todos lo estaban haciendo pero la maestra me vio a mí" y cómo no si el mocoso lo hizo frente a todos! Harry es muy impulsivo. Piensa las cosas hasta después que las hace. Afortunadamente el 90 por ciento de sus ocurrencias no tienen efectos negativos. Ni están hechos con mala intención. A lo largo del tiempo ha aprendido a controlarse. Entre el karate, la música y su tratamiento, ha logrado muchas cosas. Pero ahorita no trae medicamentos y está batallando. Aun así no es justificación y él entiende que hizo daño aunque no fuera su intención.
Mi papá también tenía un proyector de esos de transparencias, les decían. Era un circo que se le ocurriera sacar todo, proyector, máquina de películas... Había que comprar palomitas y refrescos para la ocasión e invitar a los vecinos. Ahora es tan fácil ver fotos que ni a quien se le ocurra que sea entretenido ponerse a verlas.

Amalthea dijo...

Mi papá también tenía un proyector, pero debió ser más moderrrno porque en dos o tres rollos podíamos ver La Guerra de las Galaxias!! Era EL EVENTO, incluso me acuerdo que en una kermesse del kinder uno de los salones era "El Cine" y todos entraban asombrados.

No creas que no estuve pendiente del envío... Cuando vi "Firmó de recibido: Fefe" me entró el alma al cuerpo. Cuando termine el siguiente empastado avisaré.
Suéltalo en una ziploc en la playa... yo porque soy una cobarde!! pero tu seguro eres más macha.
Muchos abrazos, y gracias Fefe por firmar de Lo he recibido y estoy cuidando.

todavia dijo...

Yo se lo que se siente dejarse llevar por el impulso de hacer una maldad que no deberiamos. No se lo digas a harry pero me cagaba de la risa leyendo lo que hizo!! shh


Que casualidad!!! ayer un Pterodáctilo tronó un tranformador cerca del trabajo y tuvimos que suspender labores. La luz regresó pero ya era demasiado tarde. No nos dejaron ir a casa pero nos pusimos a hacer pendejaditas de esas que no cansan. Benditos Pterodáctilos!