lunes, 6 de junio de 2011

¿Les he contado alguna vez que en un arrebato sentimental guardé el cordoncito umbilical de Harry? ¿Y que un día William lo encontró? ¿Y que lo traía en la boca? ¿No?
Ah, bueno... luego se los cuento.

5 comentarios:

Amalthea dijo...

Cuando vi que mi mamá guarda el mío y los de mis hermanos decidí que esas cosas no se conservan... tan rápido se le cayó a Princessa, lo tiré al bote.
La salvo de un susto adulto al ver una costrota conservada en alguno de mis cajones!

jimeneydas dijo...

mmm, yo tiré el de mi hija al mar, cuando le dimos su bautizo de mar a la semana de nacida. Pedí un deseo para ella, que creo que sí se le cumplió :)

sandygallia dijo...

eewww
Mi madre tiene el mio... U_U

Crónicas Urbanas dijo...

Hola Ministry:

Escuché de la costumbre de guardar el cordón.
Sinceramente no sé si se hace por acá.
¿A qué le habrá sabido al chico?

Entiendo que ahora se guardan por algo relacionado a las "células madres"; obviamente en otras condiciones.
Habrá que seguir hasta que cuentes.

Saludos.
D

todavia dijo...

Creo que eso de guardar cordones umbilicales es mas común de lo que pensaba...

Yo no le veo problema a guardar el cordon umbilical físico. El problema es que muchas madres conserven más allá de los 18 el cordón umbilical psicológico.