miércoles, 22 de junio de 2011

A mí que me rechoca todo lo camuflajeado (peor moda, eeeever), ayer llegó al hotel donde me hospedo en Juárez una delegación de militares. El motivo fue una reunión de vinculación cívico-militar. Además de la gente de la SEDENA, llegaron representantes de diversos frentes y organizaciones. Entre ellos llegó mi amiguita "F" junto con su doncella, con quienes me di a la tarea de aspirar algunas cantidades de cerveza mientras yo me preparaba para mi tercer día de cursos y ella, para su participación en las mesas de diálogo.
Más tarde nos acompañó una amiga de "F" y se dio la discusión.
Es muy compleja la situación de la participación ciudadana en el país y se complica cuando se trata de dialogar con las autoridades. Algunas organizaciones están de acuerdo, otras no, unas desconfían completamente, otras también pero saben que es la única posibilidad al menos por ahora, de propuesta y exigencia.
Yo las escuchaba y pensaba en mis participantes del curso que imparto, todos ellos comerciantes y en sus quejas compartidas. Decía uno que es una molestia toparse con un retén de federales porque ya van dos veces que lo detienen y lo revisan y encuentran el dinero que él no deja en el negocio y lo devuelven a su local para que les demuestre de dónde obtuvo el dinero. La mitad de los participantes le dijeron que era muy afortunado, que a ellos los federales les habían quitado el dinero que llevaban, que preferían un asaltante al que contentaban con mil pesos, o a un extorsionador, que cada vez salen más baratos.
SEDENA ha mostrado apertura al diálogo. No puedo decir nada sobre los resultados de las denuncias, porque el panorama en ese sentido sigue siendo triste, pero al menos hay espacios. Incluso en su página se agregó una pestaña donde pueden buscarse los casos documentados de denuncias por violaciones a derechos humanos y su seguimiento.
¿Cuándo habrá oportunidad de dialogar con la policía federal?

Sigo en Juárez, pero pensando en una amiga en Chihuahua a quien le acaban de levantar a su hermano.
:(


*****
Acabo de pasar por el hotel para recoger mis cosas. Había un auto dentro del estacionamientoi con los vidrios rotos por balas y al menos dos personas heridas o muertas. Ya habían llegado dos camionetas de federales. El sitio estaba resguardado por militares desde ayer.

*****
Sólo lesionados. Los venían siguiendo y se metieron al hotel donde estaban los militares. Para protegerse.

*****
Salió la noticia. El cuerpo del hermano de mi amiga ya fue encontrado. De los asesinos por supuesto, ninguna pista.

4 comentarios:

Conde dijo...

interesante, sí señor. sigue, sigue.

Rexito MaraÑa dijo...

hey yo vivo en juarez :D

Cassiopeia dijo...

Hace rato que temo por tu seguridad!
Y me sigues dando razones... cuídate!!!!!!!!!!!

todavia dijo...

Si no fuera porque todos sabemos que la razón para enviar al ejercito a combatir el narco no es combatir el narco, sino a ciertos narcos y como un intento de legitimización que al ejecutivo le urgia y que ni así consiguió, yo no tendria nada en contra de que patrullaran calles.

Pero por supuesto creo que un organismo que no esta hecho para patrullaje civil sino para combate y, sobre todo, con los negros antecedentes que tiene el ejército en la historia nacional reciente, es imposible evitar que cometan abusos.

Urge que regresen al cuartel. La lucha contra el narco tendria mas exito por otras vías.


Y opino como Cassiopeia: nos preocupas.