domingo, 3 de febrero de 2008

Memorias de mis gordas golfas

La edad hace cosas extrañas.


El festejo del primer cumpleaños del 2008 (Año de la Liendre Encabronada en el Mundo Disco) de las Gordas trajo algunas reflexiones interesantes, como darse cuenta que ya no es posible seguir cantando con el karaoke porque:
· Nos da dolor de caballo.
· Nos deja sin aire.
· Tenemos que usar nuestros lentes de lectura para alcanzar a ver el televisor.


También es curioso cómo se aferra uno a la edad que ya no tiene.


- Oye, Beba. Tú eres de las chiquillas no? Qué edad vas a cumplir? 32?
- Oye, hijodelachingada, cómo te atreves a…
- Psttt… Bebita, vas a cumplir 32.
- Ah, mmm… sí. Sí?


Y sin embargo, parece que con la edad uno retoma ciertos pudores (chiquitos, claro).


- Que te dijo qué?!!
- Ay, sí, tu mamá tu mamá, a poco a ti no te gusta que te digan cosas sucias?
- Pues sí, siempre y cuando usen pronombres.


Adquirimos ciertos anhelos.
- Chingado, por qué no puedo ser también bien puta?
- Todo está aquí, mira. Tú ten fe.


Y nuestros consejos son cada vez más maduros.
- Si vas a andar de zorra, pues siquiera hazlo bien. No es mal candidato el que gana arriba de cien mil mensuales. Mejor que el tipo que entretiene viejas en el hotel. Digo, si de todos modos vas a andar de zorra, que te convenga.


Otro año, nuevas bubis, menos panzas, otros viejos, nuevas dietas, cero pelos.


Y apenas vamos en febrero.

No hay comentarios.: