miércoles, 16 de enero de 2008

Y luego no quieren que uno sea una suegra bien cabrona...

Ayer William salió algo triste de la escuela. Mi sensor materno me dijo que seguramente lo habían reportado. Me falló el sensor. Tuvo problemas con una niña.
Resulta que William, hace unas semanas, comenzó a fijar su atención en una niña. Y comenzó a fijarla porque dicha niña le decía a los demás que él le gustaba, se sentaba junto a él en el salón, lo seguía en el recreo... mi pobre hijo ya estaba muy emocionado.
¡Y ayer, mi pobre criatura se enteró que la lepa (niña ya no) lo usó para poner celoso a otro niño! Le funcionó a la nena.
Ahora William no quiere ir a la escuela. Como si le faltara mucho para no querer ir y ahora con esto.
Qué pedo.
¿De cuándo a acá las lepas de 9 años manipulan de esa forma a los niños?
¿De cuándo a acá los niños se dejan manipular de esa manera?

Harry tiene que darle unas cuantas clases a William sobre cómo tratar a las mujeres.

No hay comentarios.: