miércoles, 26 de septiembre de 2007

Estigmas

No sé de dónde ni por qué salió, pero ahí está y parece que llegó para quedarse.
He decidido que, a menos que le salgan pelos, no lo llevaré al doctor a que lo revise.

Necesita un nombre.
Aunque, evidentemente, semeja el perfil de Adolf Hittler, creo que voy a llamarle de otra manera.

Se admiten sugerencias.

No hay comentarios.: