martes, 21 de diciembre de 2004

Hidras

Boris Vallejo. Pintor de fantasías y sueños


…sólo que a Leticia Nazareno no la tocó, la contempló dormida con una especie de asombro infantil sorprendido de cuánto había cambiado su desnudez desde que la vio en los galpones del puerto, le habían rizado el cabello, la habían afeitado por completo hasta los resquicios más íntimos y le habían barnizado de rojo las uñas de las mano y los pies y le habían puesto carmín en los labios y colorete en las mejillas y almizcle en los párpados y exhalaba una fragancia dulce que acabó con tu rastro escondido de animal de monte (…) él mismo la cubrió con una sábana, le tocaba en el gramófono hasta que se gastó el cilindro la canción de la pobre Delgadina perjudicada por el amor de su padre.

El otoño del patriarca. Gabriel García Márquez


Me senté a contemplarla desde el borde de la cama con un hechizo de los cinco sentidos. Era morena y tibia. La habían sometido a un régimen de higiene y embellecimiento que no descuidó ni el vello incipiente del pubis. Le habían rizado el cabello y tenía en las uñas de las manos un esmalte natural (…) Era imposible imaginar cómo era la cara pintorreteada a brocha gorda, la espesa costra de polvos de arroz con dos parches de colorete en las mejillas (…) Traté de separarle las piernas con mi rodilla por una tentación imprevista. En las dos primeras tentativas se opuso con los muslos tensos. Le canté al oído la cama de Delgadina de ángeles está rodeada…

Memoria de mis putas tristes. Gabriel García Márquez


(Si a alguien copió el Gabo la idea de su más reciente novela, no fue a Yasunari Kawabata, sino a sí mismo, y eso se vale, además al Gabo todo se le perdona)


La primera vez que supe sobre la canción de Delgadina fue en un compendio de ensayos de Pedro Henríquez Ureña. La canción habla sobre un padre que quiere amores con su hija y ella se niega. El padre la castiga dejándola morir de sed, encerrada en su cuarto. Al parecer en varios países latinoamericanos existe una versión de Delgadina, las más antiguas del siglo XVII y XVIII. Cada país le ha dado un toque propio pero no cabe duda que el problema fundamental del romance perdura tristemente hasta nuestros días.
Si alguien quiere escuchar la versión mexicana en el disco de “Norteñas” de Eugenia León la pueden escuchar.

Por cierto, el autor de los ensayos fue exiliado, desterrado, no recuerdo bien, por Trujillo, el Chivo, el dictador de República Dominicana. ¿Razón? Trujillo quería con la esposa del filósofo. Qué cosas. Empecé con el déspota del patriarca y terminé con el Chivo. Últimamente todas las historias se me enrollan como serpientes comiéndose la cola. Generalmente no publico la cola, sólo la cabeza. La cola me la como yo y la digiero tanto que encuentro mil cabezas de monstruos mitológicos en mis sueños.

Hoy no quiero dormir.

5 comentarios:

arboltsef dijo...

No vayamos a dormir entonces ;)
Un saludo.

Ministry of Silly Walks dijo...

Pasan cosas interesantes cuando uno decide permanecer despierto.

la flaca dijo...

Beba, ¿recuerdas que el año antepasado, cuando te llamé pa ver si le podías donar sangre a mi madre, me ofreciste la discografía completa de Eugenia León? En esa ocasión te dije que si los tenías en mp3 podríamos subirlos a mi ftp... Sólo que los trajines de la vida diaria me hacen recordarlo sólo cuando estoy buscando su material en la red, pero es muy difícil de encontrar :S

Ministry of Silly Walks dijo...

tu diras como... o el 25 los mandamos a cd

la flaca dijo...

¡¡¡Quemémoslos!!! ¿Cuántos discos me llevo? :P