martes, 2 de noviembre de 2004

Puente

Sabroso puente... Pero como dice la comadre, está llegando a término y se siente como un ordinario y corriente domingo. En el libro que acabo de terminar "El ciudadano de mis zapatos" leí algo muy acertado: el domingo no es un día de asueto. El domingo tiene algo de sábado pero mucho, mucho de lunes. Por eso particularmente me resulta tan insoportable. Pero estando bien descansada, me es más tolerable. Además, no estuvo tan mal el puentecito. Lo más importante fue que pude darme el placer más basico y elemental de mi existencia, el cual, hacía rato no disfrutaba: Dormir con mi viejo.
Así: poder despertar a mitad de la noche con la certeza de que está a mi lado; poder abrazarme, dejarme abrazar; poderme acercar, oler, degustar y escuchar a mi antojo. Abrir los ojos por la mañana y saberlo todavía ahí; acurrucarme, envolver y dejarme envolver; sentir cómo cambia la luz que penetra por la ventana, saber que es tarde sólo por los ruidos exteriores... y poder seguir bajo las sábanas.

Tuvimos también oportunidad de estar con la familia (y consumir 5 kilos de camarones sin temor a las ronchas), de romper una piñata y abrir muchos regalos, de hacer compras innecesarias, de pedir una pizza y ver películas en casa. Mirá que me estoy volviendo burguesa.

Pequeños placeres.

El recuento de los daños:
* Las ronchas de los camarones.
* Dos kilos de más por comer tanta desgraciada hamburguesa en la fiesta.
* Otro kilo por la pizza.
* Uno más porque no me he movido de la cama en dos días.
* La casa llena de envolturas de dulces.
* La casa inundada de piezas de jueguetes que no hemos podido armar.
* $150 pesos extras en el video por quedarnos con las películas tres días más.
* $2000 pesos menos en la cartera por unas compritas de antojo.

In the other hand:
* Peter Pan, deliciosa.
* Kill Bill Vol. 2, no con la cantidad de sangre que yo deseaba, pero deliciosa también.
* Dos libros terminados: "El ciudadano de mis zapatos", de Pescetti y "Miedo ambiente y otros miedos" de Guillermo Samperio. Samperio, increíble. Pescetti, familiar y acogedor.
* Y... una mujer satisfecha. En todos los aspectos.


Felicitaciones
Anita de mi vida, yo ya sabía que esto era lo que seguía.
Todo cambia, el mundo se mueve, gira, se revuelve.
Las personas cambian, se mueven, giran, se revuelven.
Y tú ya tenías tiempo revolviéndote (junto con el Pollo, aunque "revolcándote" sería lo más adecuado, pero se oye mal en un momento tan hermoso) como para que no resultara en esto: el pequeño alebrijito en camino.
Ya la Shelle te felicitó, yo ya lo había hecho antier.
Nos veremos el sábado para celebrarlo en forma.

La idea erótica
Lista y puesta en práctica.
Resultado: la mujer satisfecha y una carta que me derritió los dentros cuando la leí, pero no puedo publicar porque se morirían de la envidia y no quiero tener que ir a haceme una limpia o que me deshagan un mal nomás porque les da envidia.
Voy a leer mi carta de nuevo. Y... esperaría desnuda en la cama, pero el frío está cabrón por acá. La franela puede ser muy sexy.

NOTICIOTA DE ÚLTIMO MOMENTO:
Acabo de platicar con mi amiga La Malena (Malena es un nombre de tango, nótese la referencia musical y cinematográfica, cada día me supero más) y qué creen que me dijo... Así es, señores, otro bebé para este planeta. ¿Qué tiene el mes de octubre? ¿Serán las lunas? Por lo menos, Anita y Male tendrán un par de niños Leo, y por experiencia les digo, son unas preciosidades.
¡Felicidades Malena y Carlos!

Cómo dice la Shelle... ¿adónde se va el tiempo, comadre, adónde?


P.D. Nevó en Namiquipa. Namiquipa está en el patio trasero de mi casa.



Estaba dándome una vuelta por los blogs que leo diariamente. No había tenido tiempo hoy y me encontré con unas calaveras que escribe Árbol Tsef Thaed (en mis links aparece como Árbol de los mil nombres) y me hallé con una estrofita para acá su servilleta. Gracias Arbolito hermoso. Esto de la muerte se siente rebien.

Cito:
Lagartija con alas, ¿qué cenó Pancho?
Unos tacos de carnitas de cabrito macho.
¿Y la lagartija? Se murió de frío,
¡Cómo y tanto le lloró su hijo Darío!

Mas les vale darse una vuelta por su blog. Este árbolito escribe...





2 comentarios:

arboltsef dijo...

Gracias, gracias =)
y ajem, yo quiero saber la idea erótica...
nomás pa lavarle al coco a mi mujer, ajem.

Ministry of Silly Walks dijo...

Mira, la idea es tan cursi y ordinaria, vista en perspectiva, que hasta pena me da contarla. De todos modos funcionó muy suave. Cuando se me quite la pena, te platico. (la pena por la falta de originalidad)