jueves, 11 de noviembre de 2004

Miscelánea

Excursión escolar
Cada churrada que nos aventamos aquí en la escuela para tratar de educar a estas lechugas.
Esta semana es la "Semana de la Ciencia" y no sé en qué momento de la producción de esta semana, salió que la visita a Avena era un acto científico. Posiblemente lo sea, pero soy maestra de literatura así que me lo tienen que explicar con metáforas.
Así empezó esto, mandando a la maestra de Literatura a cuidar a 30 lechugas parlantes.

Quiero mis shashitos con leshe helada
Al parecer sólo yo del grupo que fuimos, había escuchado ese anuncio en alguna ocasión. Si gusta, puede leerlo en voz alta, entonarlo como norteño y marchar la SH como si en eso se le fuera la vida.
Pues precisamente ahí, en ese edificio al que nos dirigíamos, se crearon los populares Chachitos. No son nada especial, sólo trigo inflado con azúcar y sal. Sí, sal. Pero mi papá tenía la creencia de que una bolsa de Chachitos al mes, daba salud y energía. No quisiera quitarle la venda de los ojos, ha sido tan feliz todos estos años, pero haciendo honor a la verdad, los chachitos no son más que aire. A lo mucho, podrías evitar enfermar de bocio, porque eso sí, sodio es lo único que tienen. Y aire.

No fue mala la visita. El ingeniero que nos atendió fue muy amable pero cometió el terrible error de querer ser cómico. Malo, malo, malo, malo..... Con adolescentes no se puede. La única oportunidad para hacer comedia con los adolescentes es aprovechando las circunstancias y la ocasión para burlarse de ellos. Es la única forma, pero alguna gente, lo entiendo, es ignorante a este respecto.
Por fortuna el show sólo duró unos momentos. Nos pasaron rápidamente con los guías que nos llevaron a visitar toda la planta.
Interesante.
Polvoso.
Los infiernos se comportaron y hasta se pusieron el cubreboca y la cofia toda la visita.
Todo iba bien.
Nos regalaron bolsas de Chachitos.
Y remontamos el viaje de regreso en el autobús.
¿Qué puede hacer un adolescente con un cubrebocas en una mano y chachitos en la otra?
.............
¡Usted! Sí, usted, el de la cachucha verde, está en lo correcto.
Un adolescente puede hacer una resortera con el cubrebocas y utilizar los chachitos como municiones. Y eso exactamente hicieron.
Cabrones.
Por la ventana comenzaron a atacar automovilistas. No me di cuenta de esto hasta que un carro se le atravesó al camión y lo obligó a parar. El fulano se bajó del auto y el estúpido del chofer le abrió la puerta. Y que entra el fulano:
FULANO: (gritando histérico al chofer) ¡A ver si cuidas a tus pinches chamacos! ¡Me están aventando cosas por la ventana!
CHOFER: (respondiendo histérico al Fulano) ¡¿Y yo qué chingados hago?! Yo nomás los transporto.
FULANO:¡Qué clase de educación están recibiendo, qué ejemplos les están poniendo? Pendejitos... no saben con quién se meten.
(La maestra observa sin tener oportunidad de intervenir hasta que se cansa y grita)
MAESTRA: (encabronada y en voz muy alta para su tamaño) ¡A ver, a ver! Ustedes dos. Ni uno ni el otro están poniendo el ejemplo, con sus gritos y sus groserías. ¡De la indisciplina y las sanciones me encargo yo!
CHOFER: ......
FULANO:.....
CHOFER:.....
FULANO:..... bueno, es que (nuevamente agarra aire) ¡No puede ser posible que estos cabrones anden en la calle así nomás!
MAESTRA: (calentándose, porque ella puede decirle "cabrones" a sus lechugas, pero que alguien más lo haga...) ¡A ver! Me están cansando sus groserías. Se me calla o llamo a la policía.
FULANO:.... (se calla, se da media vuelta, nos arroja un dedo y se va).
Los alumnos, extrañados ante el evento, un poco sorprendidos, están a punto de aplaudir.
Pero la maestra, contagiada y ya sumamente enfadada se vuelve hacia ellos y les grita:
MAESTRA: ¡Quién chingados fue! ¡Cómo jodidos que no saben quién fue! ¡Reporte general!
Se sienta. Se reanuda la marcha en un silencio sepulcral. Y la maestra se queda pensando en los malos ejemplos.

Rivalidad
Hoy, la maestra de Alex, entregó boletas.
Le fue bastante bien. No reprobó religión como creí que pasaría y sacó el segundo lugar en aprovechamiento en su salón. Qué tal.
Pero regresé a la hora del recreo a hablar con Velita, la coordinadora de primaria y entre chiste y chiste le pregunté que si no había ido algún papá a quejarse de Alex.
En ese momento entra Geo, la maestra, y me dice que efectivamente, el papá de Sebastián se había quejado y le había dado autorización al niño de pegarle a Alex si lo volvía a molestar.
O sea, tengo un hijo abusador. El peor de los males. Un bully.
Hablé con la maestra y me fui a buscar a Alex. Me lo traje con la coordinadora y previo plan, hablamos con él.
Finalmente salió el peine. El problema de Alex es de rivalidad. Sebastián es un niño muy inteligente, la imagen del niño modelo: lentecitos, educado, serio, un caballerito. Incluso parece que fue educado en otro siglo, porque habla cotorrón: "Maestra, usted mencionó que en sus clases no hablaría en español; sin embargo, hace unos momentos usted habló en español por espacio de 23 segundos." O como le dijo a Geo sobre Alex: "Alex me molesta utilizando sarcasmos" ¡Qué lepe de seis años sabe qué es un sarcasmo!
Pues a Alex le parece molesto escucharlo hablar y según la maestra de Inglés, méndigo Alex, da en el clavo a la hora de burlarse de Sebastián. Pero no es el caso. La burla no la tolero y se lo hice saber a Alexandro. Le dijo a su maestra que ya no lo haría más. Fue a buscar a Sebastián para disculparse (después me enteré que sus palabras exactas fueron "¿Me perdonas, chilletas chismoso?"). Y prometió que no tendría ni un reporte más.
Hasta la hora de la salida.
Llegó con una cara..... en cuanto me vio me dijo "No voy a salir en la tarde, estoy castigado." Y yo con cara de what. Vuelve a decirme "Tengo un reporte. No te vayas a reír. Castígame".
Tomo el cuaderno, leo el reporte: "Alex estaba jugando a darse besos con una niña en el salón y no atendió cuando se le llamó la atención y se le pidió que se sentara".
Mi respuesta fue: "Alex, acabamos de hablar en el recreo y sucede esto." A lo que Alex respondió: "Mamá, el recreo fue a las 10:30, ¿cómo crees que me iba a acordar dos horas después, de lo que me dijiste?"
Ni hablar.

Darío´s favorite song of the week
"Alegría", soundtrack del espectáculo del Cirque du Soleil del mismo nombre. Está en español, una parte, aún así no se entiende muy bien. Pero para Darío eso no es problema. Él inventa la canción cada vez que la canta. Le evita la molesta costumbre de memorizar.


P.D. Mi pie sigue en recuperación. Ya lo puedo apoyar mejor sobre el suelo.

8 comentarios:

arboltsef dijo...

jajajajaja
ese niño es poca madre (sin ofender pues, sin ofender!)

Espero me lo presentes algún día.

naexass dijo...

También esas maestras, Lagartijaconalas... ¿Cómo váis a igualar jugar a darse besitos con una chamita con pegarle aun compañero? Así se confunden los niños, que después se creen que todo es lo mismo.

Anónimo dijo...

Jajaja, ya me imagino tu aventura. No pare de reirme con tus dos historias. Pinche Beba, estas cosas sólo te pasan a ti. Atentamente La Rana.

Guendi dijo...

Doña Cecilia, es usted una de mis escritoras favoritas. ES todo mi comment. :D

Anónimo dijo...

Propongo que se haga un blog sobre las aventuras de Los Chaquiras y la Tolonchas. Atentamente, Doña Rana

Ministry of Silly Walks dijo...

Ah no, mi querida Caribé.. mi niño será "sarcástico" pero nunca golpearía a un niño. Ha aprendido que los golpes duelen, pero las palabras duelen más. Mala lección.

naexass dijo...

Ah, pues, Lagartija, ¿y por eso tanto rollo?
Yo cuando leí "tengo un hijo abusador" entendí otra cosa, lo confieso.

PS: Quiero ver las fotos del post anterior, y no puedo.

Ministry of Silly Walks dijo...

deje veo que puedo hacer...