domingo, 27 de julio de 2014

Keep swimming

Ya van tres ocasiones en que compañeras del trabajo me invitan un café con el fin de plantearme alguna consulta laboral.
La primera vez pensé: qué linda ella, no creí que me considerara su amiga.
La segunda vez, como dice la canción, pensé: se ha equivocado, porque no tenía ni la más remota idea de lo que me estaba planteando. Igual le di mi opinión, pos qué.
La tercera vez me cayó el veinte: estas hijas de la chingada me ven vieja y creen que sé.
He ahí el meollo.
Entré mayorcita a la empresa, he sobrevivido dos liquidaciones y los nuevos ingresos son cada vez más jóvenes. Y pendejos, considerando que creen que les puedo ayudar.
Me preparo para una eventual liquidación pues la tendencia es despedir y contratar con sueldos menores.
Sigo con la escuela, tomo cuánto curso pone a disposición la empresa y mientras tanto, just keep swimming.

Sí.
La última frase fue una excusa para subir esta fotografía.



No hay comentarios.: