viernes, 21 de marzo de 2014

Content

Uff...
Escribí cuatro líneas de un asunto laboral y lo borré.
Porque ese asunto me lleva a otras cosas y de esas, brinco a otras más.
Y no tengo ahorita nada para la panza o el corazón.
Algo así me caería bien...


Es viernes y el cuerpo lo sabe.
El mío pide tele, comida y cama.
Ya le dí tele (estoy cada vez más enamorada de Paul Rudd).
Ya le di comida (me regalaron medio litro de un ceviche bastante decente en el trabajo).
Y ahora estoy en la cama.
Lo que el cuerpo pida.
Pero si te pide trabajo, me aconsejó mi papá, mándalo mucho a la chingada, que no vas a estarle consintiendo todo.
Es viernes y hace aire, y cuando hace aire el cuerpo pide cama y algo más.
Algo más está echándose una cerveza en este momento, después de cuatro horas de intenso estudio en un diplomado de masaje terapéutico que está tomando (luego tendré que acompañarlo porque necesitará hacer sus prácticas... todo sea por su desarrollo).
Es viernes y me voy a dormir.
Ya mañana tocará desvelo, amigos, tacos, música y alcohol, entre otras muchas cosas que hacen la vida bastante más llevadera.




No hay comentarios.: