martes, 29 de mayo de 2012

Estrés de temporada

Me quedan como dos semanas de mi primer curso de la maestría. Se me juntó con una auditoría del trabajo, con actividades de otros ámbitos, con el estrés pre-findeañoescolar de mis hijos y la próxima salida de viaje de Fefé.
Pero los veo a ellos y quito mi cara de circunstancia.

William acaba de presentar uno de sus proyectos fuertes que fue el desarrollar un prototipo de vehículo que funcionara con energía alternativa. Y lo hizo. Investigó, desarrolló, hizo pruebas y finalmente obtuve el primer lugar en el concurso que se hizo en la escuela, entre participantes de preparatoria y secundaria.
Harry, por otro lado, aun no descansa. Tiene proyectos del cual el más exigente es una obra de teatro que presenta la semana entrante. Él ya se sabe su papel (es el autor del guión) pero le falta hacer algunas escenografías.
Y mantienen la calma.

Una cosa a la vez, dice William.
Que no te preocupe, que te ocupe, dice Harry.

Cierto.
Estoy en un hotel y aprovecharé para avanzar.

Mis hijos son mis héroes.

3 comentarios:

La Negra dijo...

que bien los educaste, mis respetos! yo soy experta en angustiarme y no hacer nada, jajaja...

Brenda dijo...

Wow! Felicidades William. Harry tiene razón tu hermano, ocúpate. Y de paso nos dan unas clases a las mamis que aún estamos entendiendo eso, jejeje.

Amalthea dijo...

Tus hijos me inspiran!!
Ya recibí tu carta!!!! Hermoso tu regalo y muy útil, muchas gracias! :D:D:D no puedo parar de sonreir, me encanta recibir cartas :D

Ya viaja la respuesta.

Besos a ti, por tomarte el tiempo de unas letras.