sábado, 12 de mayo de 2012

Corro

Desde febrero que regresé de Cancún tomé la decisión de salir a caminar.
Fue una buena costumbre que tuve unos años antes pero luego perdí por mi horario de trabajo; sin embargo, he enmendado el camino y ya lo retomé.
Me apoyé en esta página HabitForge  para motivarme. Bueno, la verdad no lo hice por eso. Lo hice porque me encanta suscribirme a cuanta página conozco. Es mi versión de ir de shopping sin gastar dinero. Pero la verdad, funcionó. Eso de que te lleguen correos preguntándote si cumpliste con tu propósito y contestar que sí y que veas una frase bonita en la pantalla, no es feo.
Lo triste es cuando no voy a caminar y me llega el pinchi correo con su caCareo de "¿Ya fuiste a caminar?" y te dan ganas de aventar el teléfono, porque, ps ¿a él qué chingados le importa si fui o no a caminar? ¿O sea, que sabe él de mis compromisos y ocupaciones?
Pero las más de las veces ha funcionado, y creo que finalmente adquirí el hábito ya que apenas llego a la casa, la Lula me recibe toda contenta sabiendo que es hora de irnos a caminar. Ok, yo no tengo el hábito. Lo tiene mi perra.

Ya tengo varios meses así y me he sentido muy bien, tan bien, que ya me animé a trotar e incluso ayer, a correr.
¿Se acuerdan cuando corrían?
¡Corríamos todo el tiempo!
Apenas aprendimos a caminar, ya estábamos corriendo y no dejamos de hacerlo hasta la secundaria, en el caso de las niñas que sentíamos muy fuertes las imposiciones sociales de no sudar, no ensuciarse y no enseñar los calzones. ¿Cómo no los íbamos a enseñar si nos obligaban a usar falda? Y usar short bajo la falda era muy caluroso. Otras seguimos corriendo hasta la preparatoria, hasta que nos entró la fodonguez mezclada con los cólicos y las hormonas.

Ayer que corría, me acordé por qué lo hacía y no me supe explicar por qué había dejado de hacerlo (además de los dolores en las corvas).
Por la risa.
Uno corre y no puede dejar de reír.

Lo recomiendo ampliamente.
Lulú también.
Y además recomienda comer una manzana después.

3 comentarios:

sandygallia dijo...

Yo también empecé a hacerlo, y me encantó! y me da una hueva infinita salir a hacerlo (salgo a las 6:40 am) pero mientras corro me divierto horrores, es el minuto más largo del día jajajaja.

Empecé porque el pinche macho alfa perdió 25 kilos ¿¿¿Sabes lo que es eso??? y pos me hirió el orgullo jajajaja.

voy a probar la web ñ_ñ
por cierto pocket me gustó, pero aaaay es otro reader y eso me angustia, no puedo con tanto, así que se tendrá que ir

Brenda dijo...

Quiero correr!! desde hace un tiempo pero no me doy mi tiempo, la verdad es flojera. Pero cómo me gustaría.

Ministry of Silly Walks dijo...

Sandy, qué flojera correr en la mañana! Yo nomás en las tardecitas. Aguantas un minuto?!!! Eres mi ídola!

Brenda, ándele, ándele, no se haga, es cuestión de empezar.