viernes, 30 de diciembre de 2011

Lo más maravilloso de la celebración de fin de año es que se realiza sin el estrés de las compras.
O al menos eso pensaba yo hasta que se me ocurrió ir a un banco y en los centros comerciales a donde llegué, la gente se veía igual de enloquecida que hace una o dos semanas.
Ya no hay regalos pero ¿qué tal hojas de tamal?

Y por cierto... ¿cómo les fue de merri crismases?
Y por merri crismas me refiero a qué les trajo santa. Y por santa me refiero a su pareja (porque ya a nuestra edad, como bien expliqué a mis hijos, la única persona que te regala es tu pareja --en realidad a los hijos les expliqué que a partir de los quince es la edad legal para que los padres dejen de regalarles cosas a los hijos, conseguirse novi@, un trabajo y comenzar a devolver todas las atenciones recibidas a padres, padrin@s y tí@s--).

3 comentarios:

El Indio Cacama dijo...

me regalaron una playera y unos chones. yo regalé una bufanda y una gorra

Gerardo Huerta Jaime dijo...

Feliz Año Nuevo para Ti, para el buen Fefe y para los príncipes.
Un abrazo fuerte y con harto afecto.

Anónimo dijo...

Hola mana!
Aunque ya es día de reyes, vengo a desearte a ti y a tu linda familia que tengan un 2012 lleno de cosas buenas. Y pues mi marido me regalo un disco de Amy Winehouse y una pelicula. Que estés muy bien.
Brenda