jueves, 27 de octubre de 2011

Socially challenged

Y pues sí salí... total, sería la última noche antes de regresar al rancho.
No es que sea aburrida, es que dada mi limitada habilidad para interactuar socialmente, si no estoy con personas con las que me siento muy cómoda, me comienzo a engentar, a abrumar y de un momento a otro, a evadirme.
Anoche así pasó.
La dicha falta de habilidad me impidió interactuar adecuadamente cuando mis compañeras cantaban en el taxi canciones de Espinoza Paz (no se dejen engañar, pese a su nombre de trovador, creo que es cantante de banda, o algo así interpreté de las conversaciones), pero esto era lo de menos. Como quiera en el radio podría salir alguna canción que sí conociera.
La onda es que me frikée cuando comenzaron a hablar de "buenos partidos" y temas similares. Las tenía por inteligentes y autosuficientes, qué caray.
Y una vez que llegamos a cenar, pasaron un juego de soccer y ahí sí ya me sentí yo muy malita de mi conexión humana.
Claro que vi el partido, comí tacos, cotorrée, pero ya estaba en proceso de engentamiento.
En eso uno de los compañeros invitó a un lugarcito para bailar salsa, con música cubana en vivo y hacia allá fuimos. Qué mejor que un lugar en el cual poderse evadir de la manera menos evidente: bailando. Pero a las chicas y unos chicos no les gustó el lugar. Les pareció na-quí-si-mo y comenzaron a poner jeta y ya ni evadirme a gusto pude. En eso aproveché la cara somnolienta de una de las compañeras para preguntarle si no quería irse al hotel y dijo que sí, y pues nos fuimos juntas. Los demás se fueron a un lugar donde tenían música de banda. Ya no los vi hoy.

Por eso, no es que sea aburrida, porque la verdad es que rarísima vez me aburro.
Había comprado El Aleph, de Borges, y tenía una cita virtual con el maridín, y pasaban una película que quería ver...
¿Sueno antisocial? Prefieron que me llamen Socially-challenged.
Pero, con la gente indicada... no me crean, no me crean, pero soy un polvorín.
Neta.

Miren qué graffiti tan lindo me encontré en el baño del lugarcito de salsa:

Lo que todavía no sé y nadie me puede explicar es ¿qué diablos cenó Pancho?


6 comentarios:

Pherro dijo...

Jajajajajaja yo sé, pero no te digo, porque sólo puedo decirlo de manera vulgar jajaja.
Bueno, sí sabes, no te hagas la inocente.
Luego nos leemos.

El Signo de La Espada dijo...

Creo que el término socially challenged es más adecuado: antisocial es el hijo de puta que no tiene la menor consideración por los demás; ser antisocial es un transtorno de la personalidad, no tiene que ver con la dificultad para sentirte a gusto con la gente y caerle simpática a los demás, de hecho los antisociales tienen una gran capacidad de estar a gusto en cualquier lado, con cualquiera, pero tienen la tendencia a ir al baño y mearse en el bote de basura o en el lavamanos.

El discapacitado social puede llegar a cagarle la noche a los demás por ser "aburrido" o por "no saber divertirse", pero no es a propósito, simplemente no estás a gusto (y no es a güevo eso de estar a gusto, pero la gente suele tener muchas dificultades para comprenderlo), en cambio, el antisocial le echa a perder a los demás la noche, porque les traba la cuenta y se va con la primera (o primer) que encuentra. O hace que los corran del antro o el bar por tocarle las nalgas a la camarera o por tocarle los cojones al bouncer. Y sí, únicamente con el fin de joder a los demás.

(Chet, debí haber hecho un post al respecto)

No te aflijas, al menos no inventarte el facebook porque no puedes soportar ver a la gente.

Cuídate mucho

andrew!ta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
andrew!ta dijo...

Agh te entiendo, me choca ir con toda la actitud de divertirme y pasarla bien, pero aún así no encajar como que muy bien, y todo se me complica con la musica de banda y otras nacadas de verdad nacadas, la cumbia y salsa no son parte de esas nacadas ¬¬ y yo si quiero un post sobre eso! ni conocia ese término

todavia dijo...

Yo te entiendo perfectamente, creeme.

Anónimo dijo...

que cena pancho?
montados de carnita