martes, 13 de octubre de 2009

Madre orgullosa

Ayer William se sentía un poco mal, sin embargo se puso a terminar lo que le correspondía de un trabajo de equipo (más o menos el 90% del proyecto). Estuvo trabajando en él viernes, sábado y domingo. El lunes le dio los toques finales y nos fuimos a la papelería a comprar hojas de colores, mandar a imprimir en ellas, hacer ampliaciones a color y todo lo necesario para quedara esto:

Lo que William hizo fue la edición de las fotos de sus compañeros, la creación de los billetes, los monitos para jugar, las tarjetas de propiedades, las tarjetas de castigo y de premios y todo adaptado al entorno escolar; es decir, las propiedades son salones, canchas, oficinas y cafetería de la escuela, mientras que los castigos y premios tienen que ver con maestras, tareas, exámenes y reportes. ¡Ah! En inglés, por cierto, porque el proyecto era para esa materia.

Qué lujo verlo frente a la computadora de la papelería indicando a la dependiente "Ahora hojas rojas", "Ahora cartoncillo amarillo", "Impresión a color", "Impresión blanco y negro"... todo con una autonomía que me deja con el ojo cuadrado.

De ahí lo llevé al médico, pues seguía sintiéndose mal y me lo canalizaron a neumólogo, el cual ya tiene pero ahora para atenderlo no sólo de las alergias sino también por asma.
Y con todo y las broncas que traía para respirar se aventó su trabajazo.

Como todas las madres, soy Mamá Cuervo, pero sólo porque mis críos me tienen mal acostumbrada, superando límites como William, o sus propios límites, que está también cabrón, como Harry.

Ayer por la mañana Harry se levantó sin que hubiera que llamarle dos veces, se preparó para la escuela a celeridad e incluso se preparó el desayuno. Hoy después llamarle como cinco veces y a sabiendas que se atraen más moscas con miel que con hiel, le recordé lo orgullosa que me había sentido por lo que había hecho el día anterior. Me volteó entonces a ver con sus ojotes todavía lagañosos y me dijo: "Si lo hiciera todos los días, no te pondrías tan contenta".
Buen argumento. Me recordó aquella tira de Calvin y Hobbes en la que Calvin se baña sin que se le ordenara y ante la mirada sorprendida de su madre, le advirtió: "Pero ni creas que se me va a hacer costumbre".

Soy bien consciente de que los hijos se forjan mayormente a pesar de uno y en muy pocos casos, gracias a uno; sin embargo, no me voy a negar el gustito de exclamar, al menos de vez en cuando: "¡Ésos son mis hijotes! ¡Tan inteligentes y guapos como su madre!" (sic).

9 comentarios:

El Signo de La Espada dijo...

Eso!

qué gusto me da. Algún día será así para mí

Afasia Anómica. dijo...

Puedo orgullosamente decir que se exactamente lo que sientes, yo también tengo unos par de changuitos dignos de presumir y no lo digo yo , me lo dice la gente a cada rato, la neta es que se siente uno como pavorreal no??

Saludos y felicidades por tus "hijotes"

Ann dijo...

eso es!! felicidades!!

que lindo se siente pavonearse de los hijos! y ese William, asi como lo describes con dominio pleno en la compu le auguro un gran gran futuro, y Harry, es mi ídolo, estoy entre el y Mateo Ñets.

Ministry of Silly Walks dijo...

Claro que sí, Ben, te tocarán unos lepes rejijos, inquietísimos y sobre todo, inteligentes. No, sobre todo, rejijos. Son los más divertidos.

Afasia, pavorreal es poco, o más bien pavorreal del tamaño de un avestruz, aunque a veces digan cada cosa, que como digno avestruz, merecería meter la cabeza bajo la tierra.

Ann, sí, se me hace que Harry y Mateo ahí se dan. Leo a Mr. Ñets y me acuerdo de cuando Harry estaba en el kinder.

SandyGallia dijo...

Aah que padrísimo, felicidades por hacer tan responsables a tus polluelos (oyee hay que adjudicarse las cualidades cuando se pueda XD) =D y ojalá no sea nada grave lo de el asma... =S

Anónimo dijo...

Ah que padre, te imaginco, como mamá gallina toda esponjada de felicidad y orgullo, y mas por que todos estos valores y habitos que tienen tus hijos (aparte de los que les trajo su propia personalidad) tu y tu señor se los inculcaron y les dieron ejemplos a seguir,asi que si, sientete orgullosa y que gusto me da que no todos los niños del mundo van a crecer para ser los vagos descuidados e irresponsables como con los que vivo, ay....
La Negrita de sololoi

Ministry of Silly Walks dijo...

Pues haz changuitos, Negrita, porque imposible predecir el futuro.
Un día a la vez.

Cómo van esos papeles?

JChef dijo...

Es para estarlo, saludos!!

P.S. Me encantan estos post dedicados a tus hijos.

Ministry of Silly Walks dijo...

Sí, a veces me pega lo maternal y me vuelvo insufrible.
Gracias.