miércoles, 3 de octubre de 2007

País de vicios y perdición

Fui a recoger visas a Juárez y de paso me di una vueltecita al otro lado del río.
La flaka me hizo el favor de ser mi guía de turista por lo que mis hijos y yo le estamos muy agradecidos.
Algunas imágenes turísticas:

Incienso con olor a fiui.

Incienso con olor a cola. No encontré con olor a Pacuso.

Y lo mejor, en una juguetería... ¡una orgía de peluche! con bondage
y masoquismo y hard core y toda la cosa. My little pony trae un vibrador a control remoto. Ahí se ve.
De haber sabido que la sociedad paseña había cambiado tanto, hace mucho que habría obtenido mi visa.
* * * * *
En otras noticias...
Fui al concierto de la Regina donde hubo ¡más de 5000 personas reunidas!, eso dijo el alcalde. En el helicóptero había como 3000, y en el cerro había gente asomada por las ventanas de sus casas, eran como 1000. Y los 1000 que sí estábamos en el parque, nos dan los 5000 que el servicio de inteligencia del alcalde informó (han de haber sido los mismos que le dijeron de los 8000 el día del Grito).
El alcalde también dijo que el concierto había superado las expectativas y yo me quedé pensando, o sea cómo, no sé qué estaba esperando él, porque yo me esperaba lo que vi y oí: el vozarrón, la cachondez, el talento, la gracia, la irreverencia, y la imaginación de Regina.
Muy bueno.
Y hablando de festivales: el sábado 13 se presenta la Cantata de los Sueños en El Palomar, de Arturo Márquez. Nos vemos allá. Y el 8 de octubre el morrisonless concierto de The Doors. No se les vaya a olvidar.

No hay comentarios.: