jueves, 18 de octubre de 2007

Dice la maestra de educación física que hay ciertas cosas que nomás a mis hijos les pasan.
Hoy a William le picó una abeja en el paladar.
Me lo mandaron a mi oficina, pasó por los besos y abrazos de tres maestras y luego levantó su carita llorosa y dijo: ¿Me puedo ir? Tengo torneo de ajedrez y me toca jugar con Juanpa.
Dignos hijos míos.

No hay comentarios.: