domingo, 25 de marzo de 2007

Episodio II

Es mi deber admitir que el juego de Star Wars no contenía material que fuera muy censurable. En realidad, la censura fue más una pequeña venganza, resultado de una conversación con William que fue más o menos así:
- Y dinos, William, ¿qué películas te gustan más: las de Harry Potter, Star Wars o el Señor de los anillos?
- Ay, mamá... obvio... no sé ni por qué mencionas El Señor de los anillos... Mi favorita es Star Wars.
- ¿En... serio?... sniff...
Y me encerré en mi cuarto con mis libros de Tolkien entre los brazos, mientras en mi cabeza se repetían las palabras "Ha nacido un nerd".
Y lloré.

No hay comentarios.: