viernes, 6 de febrero de 2015

It's not lupus

Salmonelosis sin síntomas. Sangre para dar y regalar. Bilirrubina a observar. Examen médico en seis meses para ver si sigue apareciendo positivo para enfermedades autoinmunes. Tratamiento para los movimientos involuntarios los próximos meses y hasta que desaparezcan.

Todo bien dentro de la amplia gama de posibilidades que la madre naturaleza nos regala en forma de virus, bacterias, microbios y demás.

Y también muy bien por el lado de su hobby-trabajo. Porque ya considera un trabajo lo de su canal en YouTube. Lo que gana lo invierte en equipo. Ya cambió de computadora, se regaló una consola de videojuegos nueva, compró micrófono, silla ergonómica y el siguiente mes espera comprarse una cámara de mayor calidad, para entrar a un taller de cine. Se organizó también un horario para hacer sus videos, para editarlos y para subirlos.

En diciembre se propuso comprarse un carro. A mí la idea no me gustaba mucho. Prefería que siguiera tomando camiones. Pero lo entiendo. Ahora con el “nuevo y mejorado” sistema de transporte, al cual honestamente yo le tuve fe, el pobre tiene que tomar más camiones y los tiempos de espera de cada uno de ellos aumentaron. El sábado pasado tardó dos horas en regresar de casa de su novia, que vive a no más de 10 kilómetros de distancia. De las dos horas, media hora la pasó a la espera de cada uno de los tres camiones que necesitó. Sólo media hora la pasó dentro de uno. Y de pie. El hijo todavía no conoce lo que es ir sentado. Sin embargo, decidió esperar por su carro hasta que esté completamente bien de sus músculos. Además parece que su hobby le va a seguir dando al menos hasta que sus más de 160,000 suscriptores cumplan trece años. Perdón, más de 170,000. Acaba de aumentar. Y ahora hasta apoyo está recibiendo por parte de una “asesora de desarrollo de socios” o algo así, de Google. Cada mes y medio recibe llamada desde Mountain View (¿ni ellos utilizan Hangouts?) para revisar la implementación de estrategias. Muy interesante el asunto. Pensar que a su edad yo todavía me comía los mocos.

Ah, pero lo más importante de todo, no es la asesoría de Google, ni el número de suscriptores, ni que tenga un club de fans en Facebook, ni los impostores que le han salido. El indicador más importante de su éxito es que tiene un detractor que lo difama en YouTube. Buena estrategia del chavito. Atrae a los suscriptores de William y los hace ver unos enlaces con publicidad. Le pregunté a William si piensa responderle y dice que aun no lo decide. Que al momento lo único que se le ocurre decir es LOL.

Ya estamos saliendo de esto, creo.

Harry sigue mejorando. Practica karate de lunes a viernes, corre los fines de semana, se duerme temprano, se concentra mejor en sus tareas y su nivel de ansiedad ha disminuido.

Ahora siguen los dentistas.

Qué bueno que sí salí sana, caray.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pos que tu y tu hermana se casaron con sus primos? Sus hijos se la llevan enfermos...