miércoles, 18 de diciembre de 2013

Pero a la otra sí hablo.

Cosas que me quedé sin decir en la entrega de boletas de hoy:
Los adolescentes han sido así desde siempre, no nada más ahora.
Si como docente les dices que ya te tienen cansado y no los toleras más, ellos ganaron y tú perdiste.
No veo un problema de disciplina, sino de falta de autoridad (o sea, el adulto eres tú). Puedes remitirte también al punto anterior.
Yo no estoy en la escuela, muy poco puedo hacer por la conducta de mi hijo. ¿Pero sabes quién sí está? Tú.
Y lo poco que puedo hacer desde mi casa (platicar, sermonear, premiar, sancionar, etc.) se queda sin efecto si no me respondes el teléfono o me envías un reporte para saber si hubo avances.
No. Los chamaquitos que hacen chistes de los cuales todos se ríen, no son líderes. Y si se los dices, perdiste.
El punto anterior no sirve para justificar el vacío de autoridad.
Nuevamente: el adulto eres tú.
Ahórrate la molestia con los cursitos de valores que planeas para ellos. No sirven. Porque el problema no es de valores.
Sí. Entiendo lo que debe ser tener 60 estudiantes en un salón. Pero es parte de tu lucha como maestro, mejores condiciones para ti y para tus alumnos. Y también es mía. Yo te apoyo.
Esto no es una justificación materna a las conductas del hijo –la conducta más molesta de William es y ha sido siempre decir chistes-.
Es un desahogo después de una junta de dos horas en la cual resolvimos nada.
También tengo un par de recomendaciones sobre cómo guiar una junta, pero ya será otro día, cuando no haya madres o padres quejándose de tu falta de tolerancia y de los insultos vertidos sobre sus hijos.

2 comentarios:

Tanis Tuns dijo...

Sí habla, por favor.
Gracias por compartirte.

Amalthea dijo...

SI!!!
Bravo! Aplausos!
En 6 años en la escuela de Princesa, ya llevo 4 visitas a la dirección, y todas han sido de septiembre a la semana pasada, la razón? la falta de control de grupo de un pobre profesor que no logra ser el adulto del grupo.
En la tercera visita, ya con la directora presente, le dije, querido maestro, yo no voy a venir cada dos semanas por SU falta de control de grupo, pero SI voy a venir CADA VEZ que alguno de sus alumnos agreda a mi hija, la diferencia es que al 4to incidente (y se lo cumplí) el supervisor de zona tiene que estar presente, y al 5to ya ni le voy a avisar, a la escuela, me voy directo a la SEP para que lo cambien de adscripción y lo dejen ser secretario en vez de profesor de grupo.
Yo con mucho gusto lo apoyo y participo en lo que le haga falta, y le traigo el material que necesite, y encima de todo Princesa es el segundo mejor promedio de la escuela, pertenece a la escolta, participa de todas las clases optativas, y demás merequetengues, pero no solapo a profesores (as) que no tengan los pantalones (y los huevos) bien puestos.

Besos!!