sábado, 24 de marzo de 2012

Llego a casa y mis hijos me reciben con un beso y un amable "cómo te fue".
Llega Fefé y ambos revolotean a su alrededor, Harry para contarle sobre la ciudad que acaba de descubrir en Google Earth y cómo hay en ella vestigios prehistóricos y construcciones medievales; William para platicar con él sobre magnetismo (escuchándolos hablar se oye muy interesante y no cómo lo aprendí en la escuela).

Los escucho y me doy cuenta que necesito un hijo estúpido.

* * * * *
Tal vez si les cuento que me saqué 776 puntotes (de un máximo de 800) en el examen de admisión a la maestría me podrían volver a querer... tal vez.

1 comentario:

Libre dijo...

;) que listilla señorita