lunes, 23 de enero de 2012

Hace un par de días festejamos el cumpleaños de una amiga.
Como siempre en estas celebraciones, hablamos de la edad, de las arrugas, de las dolencias de viejitas...
Pero también hablamos de los conocimientos adquiridos, de la sabiduría, de la experiencia.
Comentábamos que la edad en que la mujer tiene un cuerpo perfecto, en cuestión física, estética y de salud, es como a los 16-18 años. Después de eso, tal vez se mantengan las cosas en su lugar un rato pero después la gravedad comienza a ejercer su poder (Oh Gravitythou art a heartless bitch. Sheldon Cooper) y el cuerpo comienza a pedir cosas, y las hormonas se ponen más exigentes...
Pese a esto, la mayoría de las mujeres no sabemos a esa edad que somos perfectas y no sabemos cómo hacer uso de tanto. Sixteen, clumsy and shy, cantaría Morrisey sobre mi vida.
Sin embargo a los 16 habría querido decirle a quien era a los catorce, que no se estresara tanto, que disfrutara la vida... y a los 18 habría querido decirle a mis 16 que no había por qué sufrir, ni sentir culpas... y a los 21... Y  ya entendieron lo que quiero decir.
De lo que me doy cuenta es que a mis 35, casi 36, aun hay cosas que quiero enseñarme y muchas por aprender y al parecer nunca, nunca, nunca, NUNCA, voy a estar al día.
¿Qué chingados, verdad?


Amo a muchas mujeres, empezando por mis amigas que son grandes maestras y otras que han sido maestras aunque nunca hayamos sido amigas: filósofas, escritoras, antropólogas, científicas, artistas...
Pero el día de hoy, ante los dilemas que el tiempo pone frente a mí, debo elegir de quien aprender (o desaprender) para dar mi siguiente paso.
Ya lo he hecho.


Lean, piensen, reflexionen, comenten entre ustedes y aplaudan:



I'm old enough and cranky enough now that if someone tried to tell me what to do, I'd tell them where to put it.

(Gracias, querida Dolly Parton)

Por eso tengo el propósito de ponerme al día (también de poner al día ciertos documentos en el trabajo... ejem...) conmigo misma. Quiero verme y ante cada cuestionamiento, preguntarme: ¿qué haría yo a los cuarenta?
¿Será la clave?
Tal vez sí, y como quiera cuando cumpla los ochenta podré decir, como Liliana Felipe, que seré vieja vieja, pero no pendeja.






3 comentarios:

El Signo de La Espada dijo...

Ah... los años... la edad. A veces me pregunto... hay alguna diferencia entre el yo de ahora y el de hace 10 o 15 años?

Me dejas pensando en eso de ponerse al día. Y creo que puedo dejarte una frase que quizá te ayude:

"I'm not too old for this shit"
Lo dijeron Mel Gibson y Danny Glover en Lethal Weapon 4 y les sirvió. Saludos

Implicada dijo...

Muy hermoso tu post.
:)

A seguir viviendo con ganas!!!

cumerina dijo...

me encantó el post!!!! y la frase, memorable, de hecho, te la voy a tomar prestada jajajajajajajajajajaja, me levantaste el ánimo! :D