domingo, 1 de mayo de 2011

La otra

Cuando Fefé y yo comenzamos a vivir juntos, trajo consigo a una mujer. Eso no significó para mí mayor problema -ella entró en su vida antes que yo- mientras estuviera fuera de mi vista (dicen que "ojos que no ven, ponte los chingados lentes"). Sin embargo, a raíz de unos últimos arreglos en el cuarto que simula ser la oficina/taller/cuarto de tiliches, esta mujer volvió a aparecer frente a mí.



Mírenla, con su "enigmática" sonrisa.
¡La manga! Enigmática mi matriz. Esa sonrisa está llena de lujuria y malignidad. Es una pena que no puedan verlo y la califiquen de "misteriosa". Misteriosas mis uñas de los pieses.
Pero ya lo he arreglado todo.
Ya no volverá a molestarme.
No la voy a sacar de aquí, después de todo Fefé me deja tener algunos hombres en los alrededores. Lo que he hecho es mejor:


Ahora sí, nena... sonríe... a ver...

Y que diga que le fue bien porque podría correr la misma suerte que las Tres Gordas, digo, Gracias, de Botticelli.

5 comentarios:

Alexandro dijo...

Buena solución, pa que se le quite lo burlonsita a esa, jajaja.

La Negra dijo...

¿les pintaste brasier y chones? mi abueliota le pintaba brasier a la sirena de la lotería! jajaja, ese bigote es la onda!!!! que no se metan con tu cucu!!

Amalthea dijo...

Yo mudé mi foto en tamaño real de Will Smith, promocional de la película Hitch... nunca pensé que mudar contigo a tu hombre anterior causara un efecto como el que muestras. Temo encontrarlo con una bolsa de papel en la cabeza o algo parecido.
Correré a salvar a Willie!!

Ministry of Silly Walks dijo...

Y se le quitó. En su mirada ahora sólo hay deseos de venganza pero desde donde está no creo que pueda hacer nada.

Con respecto a las Gracias... sólo debo decir que fueron "indebidamente" colgadas junto a un techo que goteaba... por accidente, claro y al parecer les dio alergia el agua.

"G" dijo...

Hahaha gracias al cielo que a su pareja no se le ocurrió nunca colgar algún cromo a todo color de [n]alguna Venus o Danae... ;)