lunes, 22 de marzo de 2010

Karma y Club Postal

Bueno pues, tal vez el karma sí existe y se manifiesta por medio de las más adecuadas coincidencias.
Al parecer el camión se comenzó a incendiar en Las Cruces, frente a un restaurante en el que coincidentemente estaban terminando de desayunar el cuerpo de bomberos.
Cuando vieron al autobús deteniéndose y la gente confundida con el humo y tratando de salir, corrieron a ayudar y a apagar el fuego. La gente fue trasladada a El Paso a un hospital para estar bajo observación. Algunos aspiraron bastante humo y se quedaron ahí más tiempo y otros, como mi suegra y mi sobrina, salieron el mismo día: mi suegra con un esguince y Naty perfectamente bien, pese al asma que padece.
¿Qué habría pasado si los bomberos no hubieran estado tomando su desayuno precisamente ahí?
Me asusto al imaginármelo. Pienso en mi suegra tratando de bajar a Naty con su esguince y en Naty aspirando el humo... pero es mejor no pensarlo.
Los bomberos estuvieron ahí.
(Por cierto, la mayor parte del equipaje se quemó. El de mi suegra no sufrió pérdidas.)
La nota aquí.

* * * * *
Entre tantas cosas que pasan no puedo dejar pasar que el sábado me llegó carta de Amalthy.

Los sellos que le dieron están preciosos. Y tanto el sobre como las hojas están diseñadas para escribir cartas. Precioso el color, sólo que se pierde con el flash y sin el flash de la cámara por eso no pude subir las fotos.
Me encantaron todas las historias que me cuenta sobre las "muchachas", que son las amigas jubiladas de su mamá y de sus reuniones. No paraba de sorprenderme y de reírme de alguna de las historias. Amalthy tiene la capacidad de retratar a la gente de una forma en que, aunque la ironía no está ausente, la ternura domina. Y uno lee, y sonríe, y piensa y vuelve a sonreír.
Gracias, Amalthy, por tu carta. Esta semana sale un sobre camino a tu casa.

Tengo que contarles de lo que me pasó el sábado para superar la tragedia y la vergüenza, o la vergüenza de la tragedia, pero luego que regrese porque tengo que salir corriendo.

4 comentarios:

PHERRO dijo...

Te digo. En esta ocasión que buena la coincidencia. Habría que hacer alguna vez algún tipo de prueba con eso del karma, entre varias personas, a ver si se puede provocar, de alguna manera registrar los resultados.
Buena onda lo del club postal ¿ya te llego la de Ave Fenice?, perdón yo aquí de fisgón.

Me dejas intrigado, apúrate para que escribas lo de la tragedia vergonzosa.
Cuídate, luego te leo.

Ministry of Silly Walks dijo...

Zafo ser sujeta de pruebas para el mal karma! Y no me ha llegado la carta de Ave. Yo que había recuperado ya mi confianza en el servicio postal y no me ha llegado esa carta ni la de Cassiopeia.

todavia dijo...

Que suerte el asunto de los bomberos frente al restaurante, a veces las casualidades son tan impresionantes que es casi imposible pensar que solo fue eso, una casualidad.

Ministry of Silly Walks dijo...

La divina providencia, dijo mi mamá.
La provincia divinancia, dije yo.