miércoles, 4 de noviembre de 2009

Mi momento doméstico de la semana

Tocaron a mi puerta ayer por la mañana y en la paranoia colectiva de mi ciudad, me asomé por entre las cortinas y observé al sujeto que osaba interrumpirme en mi décimo intento frustrado por instalar un editor de video en mi computadora.
Era un mozalbete acompañado de una maleta con productos de limpieza. Me arriesgué a abrir la puerta porque se veía más ñango que yo. En cuanto me vio me soltó una retahíla frecuentemente interrumpida por la muletilla "le digo, le digo". Llegado el momento culminante, lo interrumpí yo diciendo: "No tengo dinero."
La cara que puso... No sé cuántas veces la habrá ensayado frente a un espejo, pero la cara que puso... entre perro apaleado y gato resentido.
¿Qué puedo decir? No pude con esa cara. Yo acepté el producto y él terminó de recitarme sus bondades: además de acabar con el cochambre más cabrón, sirve para quitar manchas en tapicería y ropa; limpia muebles de madera sin dañarlos y equipo electrónico sin dejarlo grasoso; puede desengrasar herramienta y motores, y no reseca las manos ni contamina el ambiente. Una maravilla pues.

Un día antes le había tocado ir a mi Excelsa a ayudarme en la casa y con bastante rencor me echó en cara mi irresponsabilidad al no tenerle debidamente surtido el departamento de productos de limpieza, entre los que faltaban, a saber, el siempre útil Fabuloso y el eficiente desengrasante de Stanhome. Terminó el quehacer sin tocarme la estufa en señal de inconformidad, así que yo me quedé con la mugre de una semana acechando malignamente desde la cocina.
Y es que no era cualquier mancha... era una mancha asentada ahí desde una de esas noches de frío, de duro cierzo invernal, en la que se me ocurrió calentar leche para hacer chocolate. Como a mí se me quema hasta el agua, la leche no corrió con mejor suerte y ahí se quedó, pegada, quemada y renegrida.
Ayer por la noche, cuando vi paseándose tranquilamente una cúcara sobre la estufa, decidí que era suficiente y me dispuse a estrenar el producto.
Rocié un poco, me llegó un agradable aroma a naranja e inmediatamente después comencé a ver cómo se despegaba la plasta del acero inoxidable. Ya nomás tuve que retirarla con un trapo.
Recordé que dijo que podía utilizarse para la ropa y tomé una sudadera de Harry, toda llena de lamparones de grasa de cuando come tacos de barbacoa en la escuela y la rocié con el limpiador, tallé un poco y la lavé. Ya había probado con otros productos sin mucho éxito, y lo maravilloso fue que éste sí funcionó.
La última prueba la pasó con el sillón de la sala. ¿Recuerdan? Aquel sillón nuevo que absorbió toda la tinta del bolígrafo que el director de cine, William, habia dejado por accidente.
Anoche rocié, recogí la cantidad de tinta que iba saliendo, lavé el trapo varias veces, hasta que quedó reluciente, trapo y sillón.

Por todo esto los invito a usar Max Clean, producto mexicano --posiblemente con la fórmula pirateada de algún otro-- económico y rendidor.



(Nadie me ha ofrecido lana para publicidad... aunque deberían)


Qué cenó Pancho Mejorando el mundo, un post a la vez.

De nada.

15 comentarios:

Afasia Anómica. dijo...

Yo quiero uno, no , mas bien una caja completa , mi sala de piel blanca la requiere.....
(en serio donde consigo esa cosa???)

Ministry of Silly Walks dijo...

Yo no la he visto en tiendas, pero la etiqueta dice que la fabrican en Guadalajara. Igual y hay que esperar el momento en que tocan a la puerta y ves al vendedor con su cara de niño berrinchudo.

Sandy Gallia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SandyGallia dijo...

Cuando tenga sillones y estufa te aviso JAJAJAJAJAJAJA, ains...

Ministry of Silly Walks dijo...

Pero qué hay de la ropa! del piso! de los azulejos!

Ann dijo...

que bonito anuncio hiciste!!
yo necesito quitarle unas manchas al uniforme de Tish, aunque no se bien que es, creo que fue frutsi con tinta y algo de corrector

saludines!

Fernando dijo...

Aquí en Juárez un amigo lo vendía, no se si aún lo venda..solo es cuestión de preguntarle.

JChef (internet deconstruída) dijo...

¿Envían a España? Ahora en serio, ¿cuánto te han pagado? O te crees que no me he dado cuenta que este post es fruto de una de esas reuniones de "mon power" bloggeras de las que nos hablastes :)

Ministry of Silly Walks dijo...

Fernando, localízalo de inmedito y de paso dile que se caiga con mi parte.

JChef, en realidad estoy preparándolos para el gran golpe publicitario que daré dentro de unos días.

Ministry of Silly Walks dijo...

Ann, a lo mejor Tish intentó quitar la mancha de tinta con el corrector.
El frutsi, por otro lado, tiene uno de los colorantes artificiales más poderosos. Puedes usarlo como destapador de caños. O para causarle un choque anafiláctico fulminante a alguien alérgico a los colorantes.

El Signo de La Espada dijo...

Ah, yo no me acuerdo con qué limpio mi estufa... usualmente son jabones líquidos para lavar trastes. Los resultados son variables dependiendo del tiempo y de la concentración del cochambre.

Ministry of Silly Walks dijo...

Yo no solía estresarme.También utilizaba jabón. Hasta que llegó Excelsa a mi vida y con ella su perfeccionismo.
Tuve que educarme.

Juano T&S dijo...

No me queda mas que decirte gracias lagartijaaaa!!!

y a buscar donde lo venden jajaja

Ministry of Silly Walks dijo...

Es mi obligación moral.
Esto es un blog con responsabilidad social.
Hey! eso se oyó chido.
Lo voy a poner en mi próximo banner.

pedro velazquez dijo...

la verdad que utilice el producto en diferentes áreas de la casa como es la cocina y el baño y el producto si nos convenció a mi esposa y a mi y estamos interesados en poder se sus distribuidores en la zona de sinaloa y de ser posible si nos pueden proporcionar un numero telefónico o el correo donde se pueda comunicar con usted(s). para ver mas detalles.